Incertidumbre por el cumplimiento de la meta de inflación en el 2017

Sin embargo, según las minutas del Emisor los datos recientes muestran hay más riesgo en la desaceleración del crecimiento que en una mayor inflación.

Banco de la república

Archivo Portafolio.co

Economía
POR:
Portafolio
octubre 14 de 2016 - 01:40 p.m.
2016-10-14

Como es costumbre, dos semanas después de que se realiza la junta mensual del Banco de la República, la autoridad monetaria revela las 'minutas' de la reunión, que reúnen las consideraciones tenidas en cuenta durante la discusión de la actualidad económica que vive el país.

En septiembre pasado, el Emisor dejó inalterada su tasa de intervención en 7,75 por ciento. Los datos de crecimiento, la inflación, el déficit en cuenta corriente y la confianza de los consumidores y empresarios "muestran que el ajuste de la economía al ciclo de precios de los productos básicos sigue siendo ordenado".

Además, las minutas señalan que "los pronósticos de crecimiento para 2016 y 2017 son compatibles con la reducción que ha sufrido el ingreso nacional en los últimos dos años y revelan una notoria resiliencia de la economía a los choques externos, en comparación con otras economías emergentes exportadoras de productos básicos.

La inflación -desanclada-,
el tema que trasnocha al Emisor, comenzó a reducirse en agosto "lo que muestra que las medidas de política monetaria han sido efectivas".

Estos factores le dan confianza al Emisor frente al control de la inflación: la caída en el precio de los alimentos, de los transables y el efecto de la reducción de precios de los alimentos importados, de la revaluación moderada de la tasa de cambio, así como la terminación del impacto negativo del paro de transportadores sobre el abastecimiento de productos. 

Con respecto al déficit en cuenta corriente, "ha mostrado un ajuste más rápido que el inicialmente previsto asociado en gran medida a la reducción de las importaciones y a los menores egresos por renta de factores. Este ajuste debe continuar ayudado por la desaceleración de la demanda interna, el comportamiento alcista de los precios del petróleo y los efectos de la devaluación real acumulada".

Sin embargo, admite la junta del Banco que la inflación y los indicadores de inflación básica continúan siendo altos, y al igual que algunas medidas de expectativas, superan el rango meta.

"Esto genera incertidumbre sobre el cumplimiento de la meta de 2017 y hace aconsejable y prudente mantener la actual postura de política monetaria". 

Ante este panorama, uno de los miembros señaló que los datos del último mes muestran que el balance de riesgos se inclina más hacia la desaceleración del crecimiento que hacia la inflación, y afirmó que, "si ese fenómeno se acentúa, habrá que pensar en una reducción de la tasa de intervención".