Infraestructura y transporte, claves para la competitividad

Empresarios y gremios esperan la optimización de los recursos destinados a estos sectores.

paz 7

Empresarios del sector respaldan el acuerdo de paz y le apuestan al crecimiento de la economía.

Archivo

Economía
POR:
Portafolio
septiembre 26 de 2016 - 09:46 a.m.
2016-09-26

La infraestructura y el transporte han sido dos de los sectores que más se han visto afectados en más de 50 años de conflicto armado que ha vivido el país, y ahora hacen parte de los más optimistas con los resultados que traerá el acuerdo de paz con la guerrilla de las Farc.

Empresarios y dirigentes gremiales de estos sectores le apuestan a los beneficios que les traerá el hecho de tener un país en paz y se basan, incluso, en el avance que experimentaron mientras transcurrían las conversaciones en La Habana.

Para la Cámara de Transporte de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), tener un país en paz “va a ayudar a dinamizar la economía”, por lo que cree que es algo que es importante “trabajar de la mano para apoyar, no al gobierno, sino la idea de paz en el país y contribuir a generar una mayor dinámica en nuestro negocio de transporte”, dijo Mario Lozano, presidente de la junta directiva en el marco del VII Congreso de Transporte de Pasajeros.

El ejecutivo agregó que “en la medida en que tengamos un país mucho más sano y en paz, vamos a tener mejores indicadores (...) con un ambiente más sano en el país, la economía crece mucho mejor, y los sectores de la misma se van a ver favorecidos, que más que el de transporte, que sabemos que en condiciones seguras vamos a tener mejores resultados”.

En este sentido, Juan Carlos Rodríguez, presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga (Colfecar), resaltó la importancia del sector de transporte en el posconflicto, ya que a partir de que se dé la firma definitiva de un acuerdo de paz “se deben brindar oportunidades reales de reinserción a la sociedad de quienes han estado vinculados a este grupo al margen de la ley”.

MÁS Y MEJORES VÍAS

En materia de infraestructura, empresarios tanto extranjeros como locales también vislumbran los beneficios de trabajar en un país que viva en paz.

Por ejemplo, Albert Alhadef, gerente general de la empresa israelí Shikun & Binuí en Colombia, que se encarga de ejecutar el proyecto vial de cuarta generación de la perimetral de Cundinamarca, dijo que entiende la importancia del proceso de paz en el país y “por experiencia sabemos que la economía se dinamizará”.

Alhadef destacó que Colombia ofrece oportunidades de crecimiento y es atractivo para la inversión, “por este motivo, Shikun & Binuí está aquí, cuando llegamos a un nuevo país lo hacemos para trabajar en el largo plazo, después de que hemos analizado la perspectiva que tiene”.

Por su parte, el empresario Mario Huertas, que tiene a su cargo diferentes proyectos de infraestructura vial en Colombia, como la concesión costera Cartagena-Barranquilla o la vía Honda-Girardot-Puerto Salgar, asegura que “es una magnífica solución si se logra, porque además de la ayuda social y las oportunidades de trabajo y de tranquilidad, permitirá optimizar los recursos asignados a infraestructura por el beneficio de reducción de tiempos en la ejecución de los proyectos a construir y que actualmente están en construcción”.

El empresario Mario Huertas concluyó que “debemos darnos esta oportunidad para nuestra sociedad y para el futuro de las nuevas generaciones del país”.

De igual manera, el presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), Juan Martín Caicedo, respaldó el acuerdo de paz y recordó los retos que el país y el sector de infraestructura tendrán durante la etapa del posconflicto.

Para Caicedo, son fundamentales cuatro aspectos en este escenario: “la puesta en marcha de las vías terciarias, la lucha contra la corrupción en la adjudicación de los contratos, la participación activa de las Pymes de ingeniería en los proyectos del sector y la generación de empleo”.

El directivo sostuvo que la ejecución de las vías terciarias redundará en el hecho de que aquellas zonas que han padecido la ausencia del Estado, como Putumayo, San Vicente del Caguán, La Uribe, Arauca, El Catatumbo o el Urabá, finalmente podrán conectarse entre sí, y con las principales ciudades del país.

“En ese sentido, la reciente aprobación del Conpes 3857 orientado a intervenir 140.000 kilómetros de vías terciarias, ya representa un paso sin precedentes”, agregó Caicedo.

A esto se suma el proyecto sobre vías terciarias para el posconflicto que emprendió la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), cuyo plan piloto empezará en las carreteras de Putumayo. El objetivo es incentivar a pequeñas y medianas empresas del sector para que participen e inviertan en las regiones golpeadas por el conflicto armado.

EN 2018, EL PAÍS TENDRÁ MÁS KILÓMETROS DE DOBLE CALZADA

El sector de transporte destaca la importancia de las inversiones que se realizan en infraestructura vial, tanto con el programa de autopistas de cuarta generación como con el de Vías para la Equidad.

Por ejemplo, la Cámara de Transporte de la Andi destacó que mientras que en el 2012 el país tenía 956 kilómetros de carreteras con doble calzada, en el 2018 se espera que sean 2.234 kilómetros de vías con estas características, lo que a su vez contribuye con la seguridad tanto del transporte de pasajeros como el de carga, lo que se complementa con el acuerdo de paz al que llegó el Gobierno Nacional con las Farc.