‘A. Latina debería invertir 5% de su PIB en infraestructura’

A esta meta anual, Víctor Pavón, de Oxford Competition Economics, le suma la necesidad de competir legítimamente al importar insumos de construcción.

Víctor Pavón Villamayor

Víctor Pavón Villamayor, presidente ejecutivo de Oxford Competition Economics.

Cortesía: Oxford Competition Economics

POR:
Portafolio
mayo 22 de 2017 - 10:05 p.m.
2017-05-22

El desarrollo de infraestructura debe ser un tema clave para el sector constructor en Colombia y, con este, la sana competencia, a la hora de apostarles a las importaciones.

(Lea: Sector privado aumentaría la infraestructura en Latinoamerica

Así lo advirtió el presidente ejecutivo de Oxford Competition Economics (OCE), Víctor Pavón Villamayor, quien estuvo en Bogotá, donde participó en Expoconstrucción & Expodiseño.

(Lea: Construyendo el futuro en América Latina y el Caribe

El directivo habló con Portafolio de la importancia de ampliar la base industrial de su economía y, de paso, de alcanzar un régimen de competencia económica sano y eficiente.

(Lea: Sector privado, clave para cerrar la brecha en infraestructura

En materia de infraestructura, el problema no es únicamente de Colombia. De hecho, Latinoamérica aún está lejos de lograr niveles óptimos, ya que –según Pavón– “debería estar invirtiendo aproximadamente el 5% de su PIB en este segmento”.

Tras esa búsqueda, el Presidente de OCE anotó que, por ejemplo, debería empezar a discutir sobre cómo impulsar el desarrollo de Asociaciones Público Privadas (APP) para la inversión. “Un programa bien estructurado de APP puede generar una amplia gama de oportunidades de negocios”, enfatizó.

Sin embargo, con esto no basta. En línea con recientes advertencias de la industria cementera porque está llegando producto al país con cero arancel, no está certificado por normas colombianas de calidad y –además– ingresa sin cumplimiento de normas técnicas y ambientales, Pavón señaló que es clave “un régimen de competencia económica sano y eficiente”.

Para el directivo, esto garantiza a cualquier empresa, doméstica o extranjera, que pueda competir libremente en los mercados, con la certeza de que su éxito o fracaso dependerá solo de los méritos económicos de su oferta comercial: precio, calidad, diferenciación en el mercado, procesos de innovación o canales de distribución, entre otras variables.

SIN VENTAJAS ILEGÍTIMAS 


En el ámbito del comercio internacional –explicó Pavón–, esto no debería permitir que ninguna compañía concurra en los mercados con una ventaja ilegítima de ninguna índole.

Y agregó que “cuando una empresa importadora, sea de acero, cemento o cualquier otro insumo básico, entra al mercado con una ventaja comercial derivada de un subsidio, el incumplimiento de una norma técnica o cualquier otro tipo de distorsión, es claro que no existen condiciones de sana competencia y es necesario intervenir para corregir la distorsión”.

Finalmente, el directivo anotó que “el futuro de la economía colombiana y de la región estaría en ampliar la base industrial, fortalecerla con una política inteligente e identificar ramas para impulsar el desarrollo de sus posibilidades exportadoras”.

Siga bajando para encontrar más contenido