En 2018 arrancaría ampliación del aeropuerto de Cartagena

La ANI y Sacsa trabajan en la estructuración del proyecto de Asociación Público Privada de Iniciativa Privada para abrir la licitación el próximo año.

Lista remodelación del aeropuerto de Cartagena

Archivo/portafolio.co

Archivo/portafolio.co

Infraestructura
POR:
Portafolio
octubre 09 de 2016 - 09:27 p.m.
2016-10-09

Este año, la Sociedad Aeroportuaria de la Costa S.A. (Sacsa), que administra el Aeropuerto Internacional Rafael Núñez de Cartagena, presentó ante la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) una propuesta de Asociación Público Privada de Iniciativa Privada (APP-IP) para la estructuración, diseño, construcción, mantenimiento y operación de la ampliación del terminal aéreo.

De acuerdo con el representante legal de Sacsa, Ramón Pereira, este proyecto da respuesta a las necesidades de crecimiento del tráfico aéreo en los próximos 20 años, con un nivel de inversión que supera los 400.000 millones de pesos en los primeros cuatro años.

En el 2015, el aeropuerto Rafael Núñez recibió 3,9 millones de pasajeros y se espera que en este año termine con la movilización de 4,3 millones de personas.

De acuerdo con Maria Claudia Gedeón Cuéter, gerente de Asuntos Corporativos de Sacsa, la capacidad actual del aeropuerto alcanza para atender cinco millones de pasajeros anuales, y según los cálculos realizados en el sector, estos se estarían atendiendo a partir del 2018, por lo que en ese año debería arrancar la construcción de la ampliación del mismo.

“De acuerdo con las proyecciones de tráfico aéreo, en 20 años la ciudad estaría recibiendo alrededor de nueve millones de pasajeros; con este proyecto nos prepararíamos para eso y sería en los primeros cuatro años de la concesión que se haría la construcción de la obra planeada”, precisó Pereira.

El representante legal de Sacsa explicó que con el desarrollo de este proyecto, aproximadamente en el 2022 la infraestructura aeroportuaria de Cartagena estaría en capacidad de recibir más de 8,5 millones de pasajeros.

Según el proyecto que estudia la ANI, la concesión tendría una duración de 20 años y cuatro de ellos serían para adelantar los trabajos requeridas.

Portafolio conoció que el proyecto de ampliación contempla la construcción de un nuevo terminal internacional con un área de 10.000 metros cuadrados, por el cual empezarían los trabajos si la ANI lo aprueba y le da la respectiva viabilidad.

Así mismo, se tendría un nuevo muelle de embarque de 400 metros lineales con 9 posiciones asistidas con puentes de abordaje, cada una con sistema de distribución de combustible fijo. “Esto reduce la cantidad de vehículos que se movilizan en plataforma”, dijo Gedeón.

Esta sería una de las principales diferencias respecto al terminal actual, pues después de estas obras, la mayoría de los vuelos se atenderían con puente abordaje, es decir, ya no serían necesarias las escaleras. El número total de puertas de embarque sería superior a 20.

De igual manera, se planea la ampliación de la plataforma secundaria para aumentar la capacidad de atención a la aviación privada en el aeropuerto; la construcción de una nueva calle de rodaje paralela a la pista, que permitiría atender 28 operaciones por hora y un sistema de distribución de combustible fijo alimentando a cada posición.

Otro grupo de empresarios de la Costa Caribe le presentó una propuesta a la ANI para trasladar el Rafael Núñez y construirlo más grande en un espacio diferente al que se encuentra actualmente.

El terreno que tiene la Aeronáutica Civil, donde está ubicado el Rafael Núñez, permite ejecutar obras de ampliación para recibir máximo hasta 14 millones de pasajeros.
“Nuestro estudio nos arrojó que lo más conveniente era construir sobre lo construido, además porque no sabemos cómo cambian las dinámicas de transporte aéreo año tras año”, comentó Pereira, al tiempo que agregó que la meta de los 14 millones de pasajeros no se alcanza en menos de 30 años.

Pereira dijo que esperaban respuesta de la ANI, si se aprueba o no el proyecto, en aproximadamente 9 meses. En caso de ser positiva, la entidad daría inicio a la licitación en el que otras empresas podrían presentarse y participar del proceso.

Cynthia Lewis
cynlew@eltiempo.com