Ecopetrol denuncia oleada de atentados contra la infraestructura petrolera

La compañía informó que en lo corrido de noviembre van seis atentados contra oleoductos Caño Limón-Coveñas y Trasandino.

Atentados

Derrame de crudo y explosiones, algunas de las acciones contra la infraestructura petrolera.

Archivo particular

Infraestructura
POR:
Portafolio
noviembre 21 de 2016 - 03:36 p.m.
2016-11-21

En las últimas dos semanas se produjo una arremetida de grupos ilegales contra los oleoductos Caño Limón-Coveñas y Trasandino, y la tubería que conecta los pozos del campo Tibú, con seis atentados y la instalación de 41 válvulas ilegales para hurtar crudo.

Esta denuncia fue hecha por Ecopetrol, que indicó que estos hechos afectaron el medio ambiente y las poblaciones rurales aledañas a la infraestructura petrolera en Arauca, Norte de Santander y Nariño.

El atentado más reciente se registró este domingo en el oleoducto Transandino en la vereda San Jorge, municipio Mallama (Nariño), donde hubo un derrame de crudo en el río Güiza.

La compañía petrolera indicó que se activó un plan de contingencia para atender la emergencia.

El fin de semana también se detectaron seis nuevas válvulas ilícitas en tuberías (líneas de flujo) de pozos del campo Tibú, en las veredas La Cuatro (3), Serpetino (2) y P15 (1)
(Norte de Santander).

(Lea también: ¿Por qué van ocho meses con una producción petrolera debajo del millón diario de barriles?). 

Por su parte, el viernes 18 de noviembre se produjo un derrame de hidrocarburo y un incendio en una línea de flujo del pozo TB-293 del campo Tibú, ubicado en la vereda Palmeras, por la instalación de otra válvula ilícita. La emergencia fue controlada inmediatamente por brigadistas de la Empresa y el cuerpo de bomberos de Tibú.

Así mismo, el jueves 17 de noviembre se registró un atentado terrorista al oleoducto Caño Limón- Coveñas, en la vereda Guamalito, municipio de Arauquita (Arauca), que produjo abolladura en el sistema de transporte.

Desde el mismo jueves, Ecopetrol activó otro plan de contingencia para controlar un derrame de crudo en el río Catatumbo ocasionado por una válvula ilícita en el Oleoducto
Caño Limón-Coveñas, vereda Vega Larga, municipio Teorama (Norte de Santander).

En total, en 2016 se han producido 42 atentados a los oleoductos (38 a Caño Limón-
Coveñas y 4 al Trasandino). De estos, seis han ocurrido en lo corrido de noviembre.

RIESGO PARA LAS PERSONAS Y EL MEDIO AMBIENTE 

Entre dos y tres válvulas ilícitas se identifican diariamente en la infraestructura petrolera en las zonas rurales de los municipios de Tibú, Teorama, Sardinata, El Tarra y El Carmen
(Norte de Santander).

En noviembre se han detectado 41 válvulas ilícitas en los oleoductos Caño Limón-
Coveñas y Transandino, y en líneas de flujo del campo Tibú. En lo corrido de 2016, se registran 481 válvulas ilícitas.

El hurto de crudo es un delito que se ha incrementado en los últimos dos meses. En octubre, al oleoducto Caño Limón-Coveñas le hurtaron cerca de 62.000 barriles de petróleo, con un promedio diario de más de 2.000 barriles, mientras que en el campo Tibú las pérdidas ascienden a 7.900 barriles, un promedio diario de 255 barriles.

La manipulación indebida de las líneas de transporte de combustibles genera un alto riesgo para la vida de las personas, las comunidades y produce contaminación al ecosistema.