‘Acuerdo con alcaldes, clave para hacer ciudades de calidad’

Según la presidenta de Camacol, construir muchos proyectos no garantiza que las urbes sean buenas. 

Sandra Forero, presidenta de Camacol.

Archivo Particular

Infraestructura
POR:
Portafolio
junio 06 de 2016 - 09:16 p.m.
2016-06-06

Los cambios sociodemográficos han obligado a los urbanistas a planear las ciudades a largo plazo y a no hacer intervenciones mediáticas, sin mayores proyecciones.

Según Sandra Forero, presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), es un proceso en el que es imprescindible la generación de oferta de vivienda para todos los segmentos de la población. Sin embargo, para que esto sea posible también es necesario habilitar suelo, además, con equipamientos y servicios complementarios.

La directiva habló de este y otros temas, a propósito del Congreso Colombiano de la Construcción que se inaugura mañana, en Cartagena, cuyo eje central serán las ciudades de calidad.

Además de generar suelo, ¿qué otros elementos deben tenerse en cuenta en los nuevos desarrollos?

Hay que pensar bien dónde se harán las nuevas construcciones y, por lo tanto, debemos mirarnos regionalmente, ya que somos un país de aglomeraciones urbanas.

También es importante entender que si las ciudades se vuelven atractivas impulsarán el desarrollo a su alrededor.

¿De qué manera se trabaja para lograrlo?

Particularmente, Camacol está interesada en llevar este concepto a las administraciones de las diferentes capitales; para ello están nuestros aportes a los planes de desarrollo, tanto en el ámbito nacional como en el regional.

¿Cómo se puede consolidar la construcción de las ciudades integrales que usted plantea?

La información es clave. Infortunadamente, estamos lejos de que el territorio se conozca integralmente para tomar las mejores decisiones.

De hecho, este vacío ha limitado el buen desarrollo de los Planes de Ordenamiento Territorial (POT). También falta hacer proyecciones, es decir, mirar cómo están cambiando las exigencias de la población.

Lo otro es la estabilidad jurídica, que se obtiene con información real y científica, y con una norma de calidad, pues genera estímulos para la inversión. Así, las urbes se vuelven atractivas y seguras.

¿Cuál es el papel de los constructores en la idea de hacer ciudades de calidad?

Hay que partir de la base de que no necesariamente la sumatoria de muchos proyectos da como resultado una ciudad de calidad.

Los constructores necesitan una mejor planeación para aportar a la transformación y en esto son claves los mandatarios locales.

Con ese entorno, ¿cómo será el rol de los alcaldes y gobernadores?

Ya se está superando la idea de que la oferta depende de los municipios. Muestra de ello es que en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) está la figura de los modelos de actuación urbana integral; el territorio donde vayan a existir corredores y vías 4G también puede ordenarse y planearse.

Esto significa que el gran esfuerzo lo tienen que hacer los alcaldes para fortalecer y consolidar la oferta de suelo con el fin de que estos programas sean realizables.

¿Qué están haciendo para lograrlo?

Precisamente, durante el congreso, en Cartagena, firmaremos un acuerdo con 18 alcaldes de las regiones donde el gremio tiene presencia. El objetivo es hacer un acompañamiento para saber qué oferta institucional hay en cada caso y cómo implementarla.

Esto será de la mano de la Vicepresidencia de la República, del Departamento de Planeación Nacional (DNP), de la Financiera del Desarrollo (Findeter) y del Ministerio de Vivienda, entre otros.

La idea, además, es que los POT cumplan unos estándares internacionales de calidad mínimos, dar la asesoría técnica para reglamentarlos, desarrollar acuerdos de plusvalía, e incluso implementar las Asociaciones Público Privadas (APP) en las ciudades.

¿Qué papel tendrán las ciudades en el posconflicto?

La seguridad de las ciudades deberá garantizarse; lo que implica ofrecer condiciones para estar en un entorno de calidad urbana. Además, será necesario preparar el territorio y generar confianza.

LA CONSTRUCCIÓN SIGUE IMPULSANDO LA ECONOMÍA


El sector constructor mostró un buen comportamiento en el primer trimestre del año, con un crecimiento de 5,2 por ciento respecto al mismo periodo de 2015.

Según el Dane, esto se explica por el alza de 10,9 por ciento en las edificaciones, contra el 0,4 por ciento de obras civiles. Los proyectos de vivienda tuvieron un buen desempeño, con un aumento de 13,1 por ciento en el periodo analizado.

Al respecto, la presidenta de Camacol, Sandra Forero, señaló que “el crecimiento obedece al buen comportamiento de los segmentos medios de la demanda, donde se han aprovechado de manera efectiva los beneficios e incentivos disponibles para acceder a vivienda nueva”.

Incluso, la directiva destacó que a esto hay que sumarle la respuesta de los empresarios del sector para seguir fortaleciendo la oferta con proyectos de vivienda para todos de los segmentos de la población, en particular, los que son objeto de los programas de vivienda.