Campo petrolero Chipirón apoyará a producción de Caño Limón | Infraestructura | Economía | Portafolio

Chipirón, el campo que sacará la cara en Caño Limón

El proyecto se encuentra en una agresiva campaña de desarrollo que lo llevó a arrancar el año con una producción de 14.000 barriles por día.

Fue tendida una red férrea elevada de 3,5 kilómetros.

Fue tendida una red férrea elevada de 3,5 kilómetros.

Fue tendida una red férrea elevada de 3,5 kilómetros.

POR:
Alfonso López Suárez
febrero 13 de 2017 - 08:41 p.m.
2017-02-13

El campo Chipirón, conocido como ‘el offshore de los Llanos Orientales’, le dará un segundo aire a Caño Limón (Arauca), al aumentar la producción de crudo, para unos pozos que se encontraban en su declive natural.

Así, y como lo señala Ecopetrol, Chipirón se convierte en uno de los campos con alta producción del territorio nacional, lo que compensara en los próximos meses el decrecimiento en la extracción de crudo de Caño Limón.

Este proyecto, operado por Occidental, y supervisado por Ecopetrol, se encuentra en una agresiva campaña de desarrollo que lo llevó a arrancar el año 2017 con una producción ‘récord’ de 14.000 barriles por día.

En la actualidad, Chipirón cuenta con 19 pozos en producción, pero recientemente se iniciaron las labores para perforar cuatro adicionales, tarea que se desarrolla desde una plataforma multipozo.

Los presidentes de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, y Occidental de Colombia, Robert Palmer, realizaron el viernes pasado un visita al campo para inspeccionar de primera mano el desarrollo de la operación.

Es satisfactorio ver que nuestra relación con Occidental se consolida cada día, no solo en Caño Limón por más de tres décadas, sino en otras inciativas como los es Chipirón o la alianza para aumentar la producción en La Cira Infantas”, dijo el presidente de la petrolera colombiana.

Cabe recordar que Caño Limón fue descubierto en 1983 gracias a la alianza entre Occidental de Colombia y Ecopetrol, que luego llevó a construir el oleoducto Caño Limón-Coveñas que entró en operación en 1986, año en el que Colombia recobró su condición de autosuficiencia petrolera que ha mantenido hasta la fecha.

Así mismo, la región de Llanos Norte tiene hoy una producción de 50.000 barriles por día, que ha girado alrededor de Caño Limón, un campo cuyo factor de recuperación supera el 60% sin necesidad de recurrir a proyectos de inyección de otros fluidos o de otras tecnologías de recuperación. El crudo de esta región del país es liviano, lo que permite compensar parcialmente la gran producción de crudos pesados que hoy tiene Colombia.
Información de Ecopetrol indica además que las posibles reservas de crudo en la zona del campo Caño Limón, considerado uno de los mayores descubrimientos petroleros del país, en producción pueden alcanzar los 1.400 millones de barriles en 31 años de operación.

Reto técnico y Ambiental

En Chipiron, Occidental ejecutó un trabajo de perforación de pozo con un complejo nivel técnico lo que permitió encontrar reservas petroleras, bajo un estero denominado El Lipa.

Los ingenieros Occidental, supervisados por Ecopetrol, sabían de antemano que si superaban el reto que tenían por delante para acceder al yacimiento, una vez encontrado, tendrían menos dificultades, técnicas y ambientales para desarrollar reservas.

En este sentido, la perforación del pozo Chipirón, significó un complejo desafío de ingeniería y de responsabilidad social y ambiental, ya que se debía operar en medio de un ecosistema extremadamente sensible.

El presidente de Ecopetrol aseguró que “Chipirón es la mejor muestra de la sana convivencia entre agua y petróleo, así como una demostración de la ingeniería, innovación y tecnología al servicio del país”.

El campo fue construido en una pequeña isla artificial en medio de un estero de 20.000 hectáreas, que alberga a miles de especies vegetales y animales, entre los que se cuentan caimanes, ranas y nutrias.

Para no altera el hábitat, los ingenieros de Occidental decidieron crear una vía férrea suspendida sobre pilotes, a la manera de los puentes que unen islas en Europa o en Estados Unidos, para no afectar el agua ni la libre circulación de los animales.

Así, se tendió una red férrea elevada de 3,5 kilómetros para llegar a una plataforma multipozo, que permite hacer unos 30 pozos desde una misma locación. Es decir, desde un mismo punto se hacen las perforaciones que pueden ser direccionadas en el subsuelo gracias a las nuevas tecnologías de perforación dirigida.

Un comunicado de prensa de Occidental con fecha del 21 de diciembre de 2015, resalta que esta obra fue “ganadora de la categoría ambiental de los premios Acipet, por hacer lo que se creía imposible: una plataforma de perforación en la mitad de un estero, respetando y preservando el medio ambiente”, expresaron los jurados”.

En la construcción de Chipirón, según la nota de prensa, “Occidental empleó a más de 200 habitantes del área de influencia directa, y aseguró el acompañamiento permanente de las autoridades ambientales y de prestigiosas firmas internacionales y utilizó tecnología de punta para construir las instalaciones dando prioridad a la conservación del ecosistema”.

Además, durante el desarrollo del proyecto, distintos grupos de interés del orden nacional, regional y municipal visitaron las obras para comprobar de manera directa que el desarrollo de la obra se dio dentro del máximo respeto y cuidado por el medio ambiente.


Alfonso López Suárez

Siga bajando para encontrar más contenido