Cómo revolucionar la matriz energética de un país en tres años

El megaproyecto que desarrolla Siemens en Egipto será capaz de producir 14,4GW, lo que supone el 86% de la capacidad de Colombia.

La planta de Beni Suef, una de las tres que compone el proyecto de Siemens.

La planta de Beni Suef, una de las tres que compone el proyecto de Siemens.

CEET/Rubén López

Infraestructura
POR:
Portafolio
julio 10 de 2017 - 10:00 p.m.
2017-07-10

La palabra ‘apagón’ no es desconocida para Colombia. Ya sufrió uno en 1992 con el fenómeno del Niño, y estuvo a las puertas de otro episodio en 2016, lo que hace que el debate sobre la necesidad de diversificar la matriz energética del país esté presente. “El país estuvo ad portas de una nueva crisis cuando los embalses bajaron al 25%. Colombia tuvo que poner en funcionamiento todo su parque térmico, incluso utilizando combustibles líquidos de alto costo”, explica Daniel Fernández, CEO Siemens para Suramérica (sin Brasil).

(Lea: Proyectos de energías no convencionales ya son más comunes en Colombia)  

Ante esto, cabría preguntarse, ¿es tan difícil revolucionar la matriz energética de un país? La respuesta es no y el ejemplo más reciente se encuentra en Egipto.

Aunque salvando las distancias, el país africano tenía un problema parecido al que podría haber afectado a Colombia: “En 2012, Egipto enfrentaba apagones de una o dos horas, una situación que se incrementó hasta las cuatro horas al día en 2014”, indica Emad Ghaly, CEO de Siemens Egipto.

(Lea: 'Colombia tiene potencial para producir energía con biomasa'

Esto, por supuesto, tenía en ‘jaque’ a la economía. Tal como afirma Ahmed El Sewedy, presidente y CEO de Elsewedy Electric, “aunque el apagón sea de 10 minutos, eso es capaz de destruir cualquier industria, ya que reactivar el sistema tarda seis o siete horas. No tener electricidad es un impacto incalculable para la economía, no solo por no poder producir, sino porque hace que el país no sea confiable para las inversiones”.

(Lea: Servicio de energía, en ‘corto circuito’

Ante esta problemática, Egipto decidió cambiar toda su matriz energética. En un acuerdo que contó con la presencia de la canciller, Angela Merkel, el país contrató a Siemens para un megaproyecto eléctrico con el que logrará incrementar su capacidad en un 45% en tan solo tres años.

Este proyecto, que se espera esté concluido para la segunda mitad de 2018 comprende la construcción de tres plantas eléctricas de 4,8 GW, es decir, que añadirá 14,4 GW a la matriz en 36 meses.

Cabe destacar que hoy en día, Colombia cuenta con una capacidad instalada de 16,6 GW, por lo que un desarrollo como este en el país supondría el 86% del total que se produce actualmente.

“Una vez terminado, este megaproyecto proporcionará energía para más de 45 millones de egipcios, lo que será una garantía de que el territorio no va a volver a sufrir problemas de suministro”, considera Ghaly.

Con todo esto, la otra gran pregunta sería, ¿cuánto cuesta esta revolución energética? En el caso de Egipto, el costo del proyecto fue de 8.000 millones de euros, es decir, unos $27 billones.

SITUACIÓN DE COLOMBIA

Aunque es cierto que Colombia no ha presentado hasta el momento problemas tan graves como los que tenía Egipto en el momento de iniciar la construcción del megaproyecto, el país no está exento de riesgo.

“Según el plan de expansión de la UPME, en la próxima década Colombia necesitará aumentar la generación de energía aproximadamente en 5,18 GW y el consumo de energía eléctrica del país puede llegar a duplicarse”, señala Fernández.

No hay que olvidar que, como explica el CEO de Siemens para la región, el 70% de la capacidad del país es generación hidráulica, mientras que el 29% corresponde a térmicas, principalmente gas y carbón. “Tal concentración prueba la alta dependencia que aún tenemos del recurso hídrico y los consecuentes riesgos de abastecimiento energético frente a un país altamente vulnerable al Cambio Climático”, considera.

Eso sí, a diferencia de la apuesta de Egipto por la generación a través de gas, la empresa cree que en la Nación se debería probar con otras opciones: “Colombia por su riqueza natural, tiene casi todos los recursos energéticos con potencial para la generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables no convencionales como la eólica, la solar, la biomasa y la geotermia”, apunta Fernández.

Con todo, los portavoces de Siemens afirman que la compañía está preparada para replicar el proyecto en cualquier lugar del mundo. “Siemens cuenta con la experiencia y las tecnologías para la generación de energía eléctrica con combustibles fósiles y renovables para cumplir con el objetivo de equilibrar la matriz energética del país, entregando energía más eficiente y confiable para mitigar el riesgo de un apagón por la dependencia que aún tenemos del recurso hídrico”, concluye el directivo.

Rubén López Pérez
Egipto