Obras de navegabilidad del río Magdalena se atrasarían hasta el 2022

Cormagdalena confirmó anoche la caducidad del contrato a Navelena. El Gobierno podrá disponer de $110.000 millones para adelantar trabajos.

Navelena

Archivo Portafolio.co

La audiencia de caducidad será reanudada el 21 de noviembre por Cormagdalena.

POR:
Portafolio
abril 17 de 2017 - 08:32 p.m.
2017-04-17

La Corporación Autonóma Regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena) confirmó este lunes la caducidad del contrato para recuperar la navegabilidad del río Magdalena (entre Puerto Salgar y Barranquilla), al consorcio Navelena.

Lea: (Cormagdalena busca salidas ante caducidad de contrato a Navelena). 

Esta decisión se da tres semanas después de que la Corporación anunciara que Navelena no podía seguir como consorcio contratista en esta obra, por cuenta de la participación accionaria de la cuestionada brasileña Odebrecht, vinculada a escándalos de corrupción en el país y la región.

Lea: (Mintransporte confirma la caducidad a Navelena). 

En este sentido, y con la caducidad confirmada, el Gobierno podrá disponer de $110.000 millones del Invías y Cormagdalena para garantizar, provisionalmente, la navegabilidad en el corredor fluvial, tal y como lo confirmó en su momento el ministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas.

Esto, mientras se vuelve a adjudicar el contrato de alianza público - privada (APP), el cual comenzaría su contratación en julio próximo y para diciembre de este año ya estaría listo. Sin embargo, esta situación llevó a que la culminación de las obras se retrase dos años más, con lo cual su finalización se estima para el año 2022.

“La caducidad ya está en firme y con esta decisión y la que tomó el Distrito de Barranquilla con relación a la declaratoria de calamidad pública, podemos proceder a hacer contratación por urgencia manifiesta de dragado en el canal de acceso al puerto de Barranquilla”, manifestó, Luis Fernando Andrade, director (e) de Cormagdalena.

Según explicó, ahora iniciará el proceso de liquidación del contrato para pagar a los acreedores de buena fe, empleados y proveedores.

“Con esta decisión podemos proceder a hacer un pago a todos estos participantes de buena fe, porque, aunque el objetivo de la caducidad es afectar al contratista que no hizo el trabajo debido hacia el Estado, es sobretodo mantener la integridad de quienes participaron y creyeron en este proyecto”, aseveró Andrade.

El Director ejecutivo explicó así mismo que inmediatamente se empezará la contratación de emergencia para solucionar el problema del canal de acceso a Barranquilla y la puesta en marcha del Plan de contingencia que ya la Corporación tenía preparado en caso de caducidad para garantizar en todo momento la navegación por el Río Magdalena.

“Tenemos tres etapas, en la primera, con la urgencia manifiesta, el objetivo es remover el material que está causando el bloqueo en el canal de acceso a Barranquilla. El monto de esta contratación no deberá superar los 2.000 millones de pesos.  Hay una segunda etapa de contratación normal para asegurar el funcionamiento apropiado del río hasta diciembre de este año. Esa la dividimos en dos, una parte a través del INVIAS en la zona entre Calamar y el canal de acceso, y otra con Ecopetrol en el tramo de Calamar hasta Barrancabermeja”, explicó.

En cuanto a la tercera etapa, es la referente a la nueva APP que deberá estar lista hacia el mes de enero de 2018, según señaló el Director ejecutivo (e).

“El gran daño para el país de este incumplimiento es que las obras de encauzamiento entre La Dorada y Barrancabermeja quedan suspendidas hasta que una nueva APP sea adjudicada. Ya la tenemos estructurada, pero toma tiempo y esperamos que en el primer mes del año entrante ya podamos contar con un nuevo concesionario que realice estas obras”, concluyó Andrade.

Siga bajando para encontrar más contenido