El crédito del Banco Agrario sería devuelto en septiembre próximo | Infraestructura | Economía | Portafolio

El crédito del Banco Agrario sería devuelto en septiembre próximo

Luis Fernando Andrade, presidente de la ANI, confirmó, además, que ya está lista la nueva APP del río Magdalena. 

El contrato de la Ruta del Sol sector dos fue adjudicado en el 2009.

Andrade señaló que, en el caso de la Ruta del Sol II, está a punto de terminar el acuerdo de liquidación del contratista Consol.

archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
mayo 10 de 2017 - 08:39 p.m.
2017-05-10

El crédito por $120.000 millones que el Banco Agrario le dio al consorcio Navelena (integrado mayoritariamente por Odebrecht) y que tiene en líos a los directivos de esta entidad, sería devuelto a finales de septiembre de este año.

(Lea: Gobierno colombiano no tiene previsto privatizar ni Ecopetrol ni el Banco agrario

Lo anterior se lo confirmó a Portafolio Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), quien, además, indicó que el nuevo contrato para recuperar la navegabilidad del río Magdalena ya quedó listó, luego de que se llegara a un acuerdo con gremios navieros y portuarios.

(Lea: Banco Agrario busca lograr un mayor acceso al crédito, centrado en el pequeño productor

“Como abrimos una nueva asociación público - privada (APP), tras la caducidad a Navelena, aprovechamos esto para recibir las recomendaciones de los interesados en el proyecto y estas vienen siendo incorporadas en el nuevo contrato que se adjudicará a comienzos del próximo año”, agregó el presidente de la ANI.

(Lea: Superindustria ordena dar por terminado contrato de Ruta del Sol 2

AJUSTES A LA APP

Entre estas, están por ejemplo, incluir dos kilómetros del canal de aproximación al corredor fluvial, “que puede verse afectado en ciertos momentos”, añadió Andrade.
Además de esto, se agregará al nuevo contrato el mantenimiento de los tajamares, “que son claves para mantener la velocidad del agua, saliendo al mar, lo cual hace que se lleven los bancos de arena por fuera del corredor”.

Igualmente, el funcionario indicó que el nuevo contrato también incluirá la ampliación del canal de acceso al puerto de Barranquilla, sobre todo para “momentos de mucho oleaje y vientos en esta zona”, e incluso se añadirán las obras para el giro de barcos en este mismo punto del río Magdalena.

Sumado a lo anterior, para el resto del proyecto (que va desde Barranquilla hasta Puerto Salgar), se incluirá el encauzamiento en el tramo entre Barranquilla y Barrancabermeja, “lo cual nos llevará a un ahorro de dragados, que perfectamente servirá para cubrir la construcción de las barreras en este trayecto”, indicó Andrade.

Así, el directivo confirmó que entre enero y febrero del 2018 se espera adjudicar la nueva APP, situación que llevaría a que las tareas culminen a finales del 2022, “lo cual muestra que nuestra experiencia en optimización de obras hizo que el retraso fuera de un año –se esperaba para finales del 2021– y no de tres y cuatro, como se podría pensar”.

En este orden de ideas, en febrero del 2018 comenzaría el año de preconstrucción del nuevo contratista y en enero del 2019 iniciarían los trabajos de encauzamiento entre La Dorada y Barrancabermeja –tramo que actualmente es el único no navegable–, y la construcción iniciaría este mismo año, con una duración total de otros cuatro.

RUTA DEL SOL II


A su turno, Andrade señaló que, en el caso de la Ruta del Sol II, está a punto de terminar el acuerdo de liquidación del contratista Consol –también impactado por la multinacional brasileña–, con el fin de que terceros de buena fe (trabajadores, financiadores y proveedores) no se vean más afectados por la terminación de la APP.

Incluso, el jefe de la ANI aseveró que se está pensando en que los trabajadores vinculados al anterior contratista vuelvan a ser llamados para desarrollar las obras con el concesionario entrante.

OBRAS EN BOGOTÁ

De otro lado, y como continuidad a las obras intraurbanas por parte de la ANI, Andrade le aseguró a Portafolio que se está evaluando la idea de que el aeropuerto Dorado II (que quedaría en Facatativá) se convertiría en un hub de desarrollo para las industrias que tengan similtud a las actividades aeroportuarias.

“Para esto, estamos llevando a cabo reuniones con la Andi, con el fin de aprovechar este megaproyectos, de modo que se convierta en uno de los pilares del desarrollo de estas industrias en Bogotá. Esto último, se sumaría entonces a que el Dorado II también despejará el potencial déficit de operaciones de aterrizaje y despeje, que llegaría en unos 10 años”, concluyó Andrade, indicando también que, para esto, se está trabajando en que al Regiotram sese le dé vía libre rápidamente e inicen las obras de la nueva terminal.

Sebastián Londoño V.
seblon@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido