Dura crítica de España a Colombia por caso de Gas Natural Fenosa con Electricaribe

El ministro de Economía de España, Luis de Guindos, aseguró que la decisión afecta la credibilidad de Colombia.

Luis de Guindos

AFP

Infraestructura
POR:
Portafolio
marzo 17 de 2017 - 08:48 a.m.
2017-03-17

El ministro de Economía de España, Luis de Guindos, criticó este viernes la decisión del Gobierno de Bogotá de intervenir y liquidar a la filial colombiana de Gas Natural y dijo que la medida pone en riesgo la credibilidad del país latinoamericano.

Lea: (Gas Natural Fenosa anuncia que acudirá a instancias internacionales por liquidación de Electricaribe).

De Guindos sostuvo que la liquidación de la empresa Electrificadora del Caribe (Electricaribe), subsidiaria de Gas Natural, "no es la adecuada (...) creo que es importante para la propia Colombia la seguridad jurídica (...) no es tanto el hecho en sí mismo, sino que efectivamente un hecho específico te puede afectar a un valor intangible pero que es vital, especialmente para una economía en desarrollo, que es la credibilidad, la seguridad jurídica".

Lea: (Gas Natural Fenosa evaluaría salir de Electricaribe).

Tras manifestar que el gobierno español apoyará los reclamos de la energética española, De Guindos añadió que "este tipo de actuaciones no son ideales desde el punto de vista de los flujos de inversión que este tipo de países necesita de forma muy clara".

El Gobierno colombiano ordenó el martes pasado la liquidación de Electricaribe por una supuesta "incapacidad de la compañía para prestar el servicio de manera adecuada". La matriz española, que según fuentes con conocimiento de la disputa presentará un reclamo ante el Coadi, se ha mostrado abierta a una solución negociada si el país latinoamericano modifica su regulación.

Lea: (Electricaribe salió de cuidados intensivos).

Mientras Colombia argumenta que la filial de la española no ha invertido suficiente y corre el riesgo de suspender pagos y no prestar el servicio público comprometido, Gas Natural se queja de "una situación crónica de impagos", con un impacto que estima en 1.300 millones de euros para lo que exige un cambio del marco regulatorio.