La Refinería de Barranca sigue con la llama viva

El complejo industrial cumplió 96 años de operación. Inició tareas con la refinación de 1.500 barriles por día y, en la actualidad, procesa 230.000.

Refinería de Barranca

En los últimos años ha invertido US$4.290 millones en su actualización.

Ecopetrol

POR:
Portafolio
marzo 12 de 2018 - 09:19 p.m.
2018-03-12

El sector petrolero del país no duda en señalar, que a través de los 96 años de existencia de la Refinería de Barrancabermeja, el crecimiento de su infraestructura y el aumento en su complejidad tecnológica ha ido a la par del desarrollo económico de Colombia.

La historia de esta planta industrial comenzó con la primera luz del día, el 18 de febrero de 1922, cuando llegaron por el río Magdalena y en barcazas los primeros alambiques, los cuales fueron traídos desde el municipio de Talara (Perú).

(Lea: Refinería de Barrancabermeja, la ‘joya’ de Ecopetrol para enfrentar los tiempos difíciles

Los grandes tanques, diseñados para destilar crudo, fueron instalados cerca de la entrada principal, donde hoy precisamente se encuentran las oficinas de la gerencia general del complejo industrial.

Pero solo hasta seis años después, el 28 de febrero de 1928, la planta llegó a su capacidad máxima de operación, y luego de que concluyeran las obras del oleoducto Infantas - Barrancabermerja.

(Lea: En marcha, primera refinería con capital privado del país

“Los primeros procesos de refinación se realizaron con leña y su techo de producción alcanzaba una destilación de solo 1.500 barriles por día para obtener solo cuatro productos derivados del crudo”, señaló uno de los voceros de Ecopetrol.

PRIMERAS REFORMAS AL COMPLEJO

(Lea: La refinería de Barrancabermeja va en la ruta hacia el Euro VI) 

Con el aumento en los volúmenes de petróleo producidos, no solamente en los campos cerca al citado puerto fluvial, sino también de los crudos que se traían desde el departamento del Meta, la refinería experimentó sus primeras transformaciones y crecimiento en infraestructura.

Así, en las décadas de los 30 y 40 se realizaron ampliaciones y adecuaciones industriales, para elevar los volúmenes de refinación a través de la denominada destilación combinada.

“Después de la reversión a la Nación de la Concesión de Mares, pero bajo la administración de Intercol, la firma Foster Wheler Co. realizó un ensanche para llegar a los 38.000 barriles diarios”, señala el profesor Hernán Vásquez , en su artículo ‘La historia del petróleo en Colombia’, publicado en la revista Eafit (No. 93).

El citado catedrático señala a renglón seguido que “estas instalaciones, que fueron inauguradas el 28 de agosto de 1954 e incluían unidades de destilación primaria, viscorreducción, ruptura catalítica, alquilación, recuperación de ácido sulfúrico, tratamiento de agua, generación de vapor y electricidad”.

Para la década de los 60, la planta entra en una nueva adecuación con la construcción de dos unidades de crudo y vacío, así como la segunda de cracking y la primera de polietileno, esta última considerada la más moderna de la época.

Y diez años después, la planta ya en manos de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol) se lleva a cabo el montaje del tren de lubricantes y parafinas, la planta de aromáticos y el conjunto de Unidad de Balance.

“Con el paso de los años y el avance de la tecnología, la Refinería de Barrancabermeja ha ido creciendo, aumentando los rendimientos, calidad y rentabilidad”, señala un texto de Ecopetrol sobre la historia de este complejo industrial.

ÚLTIMOS 40 AÑOS


Desde la década de los 80, la planta inició una tercera fase de modernización con la ampliación de la capacidad para el procesamiento de crudo de 130.000 a 170.000 barriles por día.

“En la actualidad, el complejo es un activo estratégico para Ecopetrol, actualizado tecnológicamente y preparado para atender, junto con la Refinería de Cartagena (Reficar), la demanda de combustibles de los colombianos, ya que procesa 230.000 barriles al día”, aseguró el vocero de la petrolera.

Desde hace 16 años, el complejo industrial ha desarrollado un proceso de transformación centrado en el mejoramiento de las competencias técnicas y organizacionales de su talento humano, en la incorporación de altos estándares de la industria y en la modernización de su infraestructura.

En los últimos ocho años, ha invertido US$4.290 millones en proyectos de actualización y US$1.913 millones en mantenimiento de las unidades de proceso para garantizar operaciones limpias, confiables y rentables. En total son más de US$6.000 millones.

El margen de refinación pasó de US$4,41 por barril en 2009, a US$13,5 por barril en 2017 y alcanzó un Ebitda de $1,9 billones.

“La gasolina que entrega la planta tiene como máximo 285 partes por millón de azufre, promedio año, y el diésel que se produce como máximo en 38 partes”, asegura el vocero de Ecopetrol.

En twitter: @AlfonsoLpezSur2

Siga bajando para encontrar más contenido