Licitaciones, cuello de botella en la ejecución del Plan Pacífico

Según Luis Gilberto Murillo, algunos temen que su imagen se lesione por el ambiente de corrupción de la zona.

Luis Gilberto Murillo, gerente para la Región Pacífico.

Luis Gilberto Murillo, gerente del Plan Pacífico.

Infraestructura
POR:
Portafolio
mayo 01 de 2016 - 02:21 p.m.
2016-05-01

El Plan Pacífico de la Presidencia de la República, que busca acelerar el desarrollo de esa zona del país, comenzará en los próximos días una etapa crucial, en la cual invertirá 631 millones de dólares prestados por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Luis Gilberto Murillo, quien abandona la gerencia del Plan para asumir como ministro de Ambiente desde el 9 de mayo, aseguró que 231 millones de dólares del BID ya fueron desembolsados para proyectos en Chocó y Valle del Cauca, mientras que a mediados de año deben llegar los 400 millones de dólares del BM para Cauca y Nariño. Las prioridades son acueducto y alcantarillado, energía y conectividad a través de las vías fluviales.

El funcionario indicó que los 16 meses previos han servido para desbloquear muchos proyectos y compromisos que tenía el Gobierno Nacional en la región. “En Buenaventura teníamos cerca de 80 compromisos y pudimos destrabar la gran mayoría. Igualmente se logró poner a funcionar todo el esquema institucional para implementar los proyectos del Plan Todos Somos Pacífico”, dijo.

Fuera de eso, se creó una Comisión Intersectorial para el Pacífico en la Presidencia, en la que participan los ministros, para articular toda la oferta institucional de inversión en la región.

De acuerdo con Murillo, de los 50 proyectos que se priorizaron en diciembre del 2014, por casi 4,5 billones de pesos, ya han entregado 25, por casi 2 billones de pesos, no obstante las dificultades surgidas de la debilidad institucional y la presión de actores
ilegales.

Otro cuello de botella ha sido la pobre respuesta a la convocatoria para concursar por las obras. “Con Findeter veníamos analizando el tema, porque se abren las licitaciones, pero no hay mucho interés de buenas firmas para irse a trabajar en la región y eso lleva a que hay que hacer mucho esfuerzo para sacar adelante los proyectos”, añadió. Esa dificultad se vio por ejemplo para las 1.500 viviendas construidas en Quibdó.

Murillo indicó que en algunos casos las empresas no conocen la región, otras temen salir con mala reputación debido al ambiente altamente permeado por la corrupción. No obstante, resaltó que en el Pacífico hay un nuevo liderazgo que está superando estos vicios, además de que se espera ganar confiabilidad a través del nuevo esquema en el que la Unidad de Gestión del Riesgo coordina la ejecución.

Agregó que el reto del Plan Pacífico a cinco o diez años es apoyar a los municipios y a las gobernaciones de la zona para que agilicen la ejecución de proyectos financiados con regalías, pues hay casi 2,3 billones de pesos embotellados. “Se necesita mucho acompañamiento para que estos recursos se inviertan bien, de manera transparente y rápido”, puntualizó.