Megaproyecto para transmisión de energía quedaría listo en 2018

Los nodos Medellín, Antioquia y Norte sellarán dos anillos para fortalecer el sistema interconectado.

Las tres subestaciones recibirán líneas de 500.000 voltios.

Las tres subestaciones recibirán líneas de 500.000 voltios.

CEET

POR:
Portafolio
julio 06 de 2017 - 08:08 p.m.
2017-07-06

La entrada en operación de las subestaciones de energía Medellín, Antioquia y Norte, programadas para los próximos 18 meses, no solo cerrarán dos anillos estratégicos para darle mayor confiabilidad al Sistema Interconectado Nacional (SIN), sino que de paso ayudarán a reforzar las líneas de transmisión hacia el norte y sur del país.

(Lea: Falla eléctrica en subestación de Termoflores dejó sin energía a Barranquilla

La Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) es la entidad que está a cargo de la supervisión de las obras, y su director, Jorge Valencia, le confirmó a Portafolio, que las subestaciones Medellín y Antioquia son las primeras que entrarán en operación, mientras que Norte lo hará meses más tarde.

(Lea: La automatización se está tomando a las subestaciones

“El primer paso para consolidar los anillos fue la puesta en funcionamiento de la subestación Nueva Esperanza que, por ahora, recibe de manera directa las líneas de transmisión de 220.000 voltios del Guavio”, explicó el funcionario.

(Lea: Hasta con venta de agua fría, Celsia espera quintuplicar sus ingresos en 10 años

Cabe recordar que Nueva Esperanza está interconectada a través de una línea a 230.000 voltios con la subestación El Guavio (situada en el municipio de Ubalá y de propiedad de la Empresa de Energía de Bogotá), y una línea a 500.000 voltios con la subestación Bacatá (situada el municipio de Tenjo y de propiedad de Intercolombia).

ANILLO PARA EL CENTRO DEL PAÍS 

La estructura Nueva Esperanza se conecta con la subestación Bacatá, que a su vez se enchufa con los nodos Primavera y Sogamoso.

Así, una vez con la entrada en operación de la subestación Norte se cerrará el anillo para fortalecer la transmisión y suministro de energía en los departamentos de Cundinamarca, Boyacá y Meta.

“La línea no tiene que venir por el costado oriental de Bogotá, pero lo que hace es que eléctricamente sella el circuito para dar mayor seguridad, ya que no solamente llegará energía de 500.000 voltios por Bacatá, sino que adicionalmente arribará con la misma capacidad de potencia por los puntos Norte y Nueva Esperanza”, destacó el director de la Upme.

Así mismo, el anillo se cerrará con la conexión Norte y Nueva Esperanza, lo que fortalecerá aún más el flujo frecuente de energía.

Pero no solamente la subestación Norte busca hacer parte de este anillo, sino que además tendrá la tarea de ser un doble circuito de 230.000 voltios con la subestación Chivor 2, que entrará en construcción en los próximos meses.

Este nuevo punto, que estará cerca de Chivor, permitirá no solo la interconexión con la estructuraNorte, sino que además conectará esta subestación con otras que están localizadas en el piedemonte llanero, gracias a que tendrá una capacidad de 1.000 megavatios.

ESLABÓN PARA EL SEGUNDO ANILLO

La subestación Nueva Esperanza servirá también de eslabón a otro anillo que se está conformado en el occidente del país, ya que se conectará a través de una línea de 500.000 voltios con el punto La Virginia en el departamento de Risaralda.

“Con la entrada en operación en los próximos meses de las subestaciones Medellín y Antioquia se clausurará este segundo circuito con una línea de 500.000 voltios ya que se conectará con el nodo Porce 3, que a su vez tiene un puente directo con la estructura Sogamoso”, precisó Valencia.

El proyecto para tender la línea entre las subestaciones Nueva Esperanza y La Virginia actualmente se encuentra en su etapa inicial de obra civil, y garantizará la seguridad del SIN en los departamentos de Antioquia, Caldas, Risaralda, Quindío, norte del Valle, Tolima y Santander.

“Este segundo anillo interconectará importantes centros de consumo y de generación”, indicó Valencia, al precisar que el circuito también servirá para fortalecer líneas como las que une a Porce 3 con la subestación de San Carlos en Antioquia.

Vale destacar que con la entrada en operación de las tres subestaciones, el SIN seguirá reforzando sus líneas de transmisión.

La próxima semana, la Upme adjudicará el proyecto que unirá a las subestaciones Copey - Cuestecitas y Copey - Fundación con líneas de 500.000 voltios, gracias a que también se construirá la subestación La Loma en el departamento del Cesar y para fortalecer el sistema en la región norte del país.

Hacia el sur, desde el nodo La Virginia se tenderá una línea que pasará por las estructuras de San Marcos, Alférez y Jamondino para llevar energía hasta Ecuador.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido