El plan 'B' del Gobierno para las obras de navegabilidad en el río Magdalena

El presidente de la ANI y director encargado de Cormagdalena dice que si se declara la caducidad con Navelena, se haría un proceso de obra pública.

Navelena, Cormagdalena

Este martes Cormagdalena socializó las características del contrato de dragado del Canal del Dique que tendría una inversión de $9.000 millones.

Archivo.

POR:
Cynthia Lewis
enero 31 de 2017 - 07:41 p.m.
2017-01-31

Con la negativa del banco Sumitomo de participar en la financiación del proyecto de Asociación Público Privado (APP) adjudicado a Navelena desde el 2014 para garantizar, de manera permanente, la navegabilidad por el río Magdalena; se encienden de nuevo las alarmas sobre el futuro de esta iniciativa, que durante el año pasado se jugaron todas las cartas posibles para no cancelar el contrato.

Estamos preocupados porque ya no tenemos una fuente de financiación clara para hacer las obras del río y, además, el tiempo pasa”, dijo Luis Fernando Andrade, presidente de la ANI y director encargado de la Corporación Autónoma regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena).

El nuevo plazo que tiene Navelena vence el próximo 22 de febrero. Esta vez parece ser definitivo para concretar si realizan o no el proyecto.

(Además: ¿Cuál fue el papel del Banco Agrario en el caso Odebrecht?)

Al respecto, Andrade comentó que le pedirán al consorcio -que hasta la fecha tiene como socio mayoritario a Odebrecht- que expliquen “cómo van a sacar adelante el proyecto y con quién, y, pues si no tenemos una respuesta satisfactoria de aquí a esa fecha, nos tocaría declarar la caducidad, que es lo que no queremos, para no demorar la obras”.

Como están las cosas, la probabilidad de que Navelena consiga un cierre financiero después del escándalo de corrupción en el que está inmerso Odebrecht son casi nulas, una muestra de ello es la retirada del banco japonés Sumitomo. Por eso, la salida que tendrían es la cesión de todas las acciones de la empresa brasileña y tocar nuevas puertas de entidades financieras.

Al respecto, Jorge Barragán, presidente actual del consorcio Navelena, confirmó que continúan las conversaciones con los interesados, aunque no reveló ninguno de sus nombres. “Los nuevos accionistas que lleguen a Navelena pueden tener su propio esquema de financiación”, dijo Barragán, al referirse al cierre financiero sin el respaldo del banco japonés.

(Lea: Las inversiones del exviceministro Gabriel García, detenido por el caso Odebrecht)

No obstante, frente a esta incertidumbre del futuro del contrato que se firmó en el 2014, Andrade aseguró que Cormagdalena está en la capacidad de garantizar la navegabilidad por el río Magdalena y para ello tiene una alternativa que se ha estructurado desde el año pasado.

Este plan ‘B’ del Gobierno Nacional tiene dos componentes: uno para el corto plazo y otro para el mediano, para el escenario en que se decrete la caducidad del mencionado contrato.

Si uno decreta una caducidad, las cosas se demoran, pero ya no nos quedan muchas opciones”, agregó el funcionario.

Para el corto plazo la idea sería abrir un proceso de contratación por obra pública, a través de Cormagdalena, para “asegurar los dragados -desde Bocas de Ceniza, en Barranquilla, hasta Barrancabermeja- este año y que no se generen problemas en la navegación”, indicó el Director (e) de Cormagdalena.

Paralelo a este proceso, la Corporación iniciaría el trámite para la contratación de la nueva APP, que puede tardar en adjudicarse un año mientras cumple con los requisitos para la aprobación del Ministerio de Hacienda y del Departamento Nacional de Planeación de la nueva concesión.

(Vea: Así se destapó la 'olla podrida' del escándalo de Odebrecht en el país)

Como sabíamos que esto podía pasar, la tenemos lista. Básicamente, le haremos unas mejoras a los pliegos de condiciones del contrato anterior. Con esto podemos abrir una nueva licitación, una vez tengamos el visto bueno de estas entidades”, precisó Andrade.

Para el contrato de obra pública no son necesarios dichos permisos, esto es lo que hace más rápido el proceso y permite asegurar la navegabilidad por el río en el corto plazo, pues se adjudicaría en un periodo que oscila entre dos y tres meses.

Cormagdalena tiene un presupuesto de inversión para el 2017 que se iba a utilizar en otras cosas, pero esto se vuelve prioritario y lo demás se posterga para el año entrante. Los recursos se dedican a lo principal, que es asegurar la navegabilidad”, dijo Andrade.

En este orden de ideas, dentro de las obras que se aplazarían para el próximo año estaría la ampliación de la zona de maniobra en Barranquilla y el fortalecimiento de bajamar en la salida de Bocas de Ceniza.

No hay diferencia en que se hagan ahora o el año entrante. Nosotros podemos garantizar la navegación con nuestro dragado mientras se hace todo el proceso de la nueva APP”, puntualizó el funcionario.

Cynthia Lewis

Siga bajando para encontrar más contenido