Navelena cederá contrato del Río Magdalena a PowerChina | Infraestructura | Economía | Portafolio

Navelena cedería el contrato del río Magdalena a PowerChina

Cormagdalena inició el proceso de caducidad por el incumplimiento del consorcio con el cierre financiero. 

Navelena

Fuentes han indicado que la negociación se basa solamente en el pago de las deudas del consorcio.

POR:
Portafolio
febrero 22 de 2017 - 11:29 p.m.
2017-02-22

Este miércoles, Cormagdalena confirmó que recibió la carta de interés de PowerChina para la cesión del contrato de Asociación Público Privada que busca garantizar la navegabilidad del río Magdalena y le fue adjudicado a Navelena S.A.S. en el 2014 y no pudo lograr su cierre financiero dentro de los plazos establecidos por el Gobierno Nacional a través de Cormagdalena.

Ayer se venció el último plazo que le dieron a Navelena S.A.S. para que acreditara su cierre financiero, requisito que no logró después del escándalo de sobornos en 11 países en el que está inmerso Odebrecht, socio mayoritario del problema.

Antes de conocer las condiciones como la firma brasileña se había adjudicado a algunos contratos de infraestructura en el país, el banco Sumitomo se negó a continuar con el respaldo financiero a este proyecto que había ofrecido en diciembre pasado.

Por este incumplimiento, Cormagdalena inició ayer mismo el proceso de caducidad del contrato con Navelena, que, de acuerdo con Luis Fernando Andrade, director encargado de la Corporación, esperan que se pueda realizar en el menor tiempo posible, aunque la ley no especifica un determinado periodo, pues “esto ya no da más espera”.

Así las cosas, este proyecto, adjudicado hace casi 3 años, hoy tiene dos nuevos escenarios: cesión o caducidad del contrato; y para cualquiera que pase “Cormagdalena está preparado”, aseguró Andrade.

Sin embargo, la firma china está condicionada a terminar ciertas actividades y negociaciones con Navelena S.A.S para lograr esta cesión del contrato que implica que el consorcio entregue todas sus responsabilidades contratadas.

Aunque no es confirmado, parece que la negociación entre el consorcio y PowerChina se basan solo en el pago de las deudas que hay hasta el momento (que sería el crédito con el Banco Agrario).

El actual presidente de Navelena, Jorge Barragán, confirmó que además de la carta de intención de PowerChina, también recibieron el interés formal de dos grupos, uno conformado por una empresa de Colombia, una holandesa y una española; y el otro conformado por una firma colombiana, una italiana y una española. Aunque no reveló los nombres de estas compañías porque “son confidenciales”.

No obstante, mientras se llevan a cabo dichas negociaciones, Cormagdalena adelantará el proceso de caducidad.

Así mismo, como había sido anunciado por Portafolio, Andrade recordó que están preparados para estos dos escenarios.

Si se da la cesión del contrato a PowerChina o cualquier otra empresa, antes de que culmine el proceso de caducidad, se daría inicio a las obras. O si se llega a la cancelación del mismo, Cormagdalena contrataría el dragado directamente, a través de obra pública, mientras se adjudica la nueva APP, que no sería en menos de un año.

“Estamos listos para asumir el dragado del río a través de obra pública, en el caso de que la cesión no se materialice”, dijo Andrade, al argumentar que “para el país sería mejor una cesión porque nos permitiría dar inicio a las obras de encausamiento mucho más rápido, pero estamos preparados ante cualquier eventualidad”.

El funcionario precisó que en caso de que la caducidad quede en firme, ya Cormagdalena tiene los recursos necesarios para asegurar el dragado del río entre Barrancabermeja y Barranquilla. “Todos los puertos, comerciantes y navieras puedan estar tranquilos”.

“Los dos procesos van en paralelo, no tienen ningún problema en que se den en simultánea. Power China va a terminar su debida diligencia y en función de eso va a tomar las decisión pertinentes, nosotros mientras tanto vamos a iniciar el proceso de caducidad y le daremos todas las garantías de defensa al contratista. Lo que termine primero, será lo que vale”, puntualizó Andrade.

Crédito Banco Agrario

En cualquiera de los dos escenarios, el crédito con el Banco Agrario por $120.000 millones y que ya supera los $130.000 millones se cancelaría.

Así mismo, la Fiscalía indicó que ya iniciaron las diligencias para identificar las irregularidades que se dieron en la aprobación de este crédito otorgado a Navelena.

A esto se le agrega una nueva irregularidad: la supuesta falsificación de un documento que respalda una supuesta asesoría a Navelena de la oficina de abogados del ahora fiscal general, Néstor Humberto Martínez, quien negó tal asesoría, por lo cual le están pidiendo que se aparte de la investigación. Ahora se quiere establecer quién metió el documento falso en la carpeta del préstamo.

Odebrecht fue embargado por Tribunal en Colombia


Los representantes de Odebrecht en Colombia fueron notificados por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca de que no pueden mover un solo centavo de sus cuentas hasta que avance la acción popular que interpuso la Procuraduría para que la brasileña responda por su conducta ilegal en Colombia.

En providencia firmada por el magistrado Luis Manuel Lasso González, el alto tribunal dice que de los $191.000 millones, que les tienen congelados desde hace dos semanas, solo se pueden pagar impuestos, servicios y nómina, sujeto a autorización.

El resto queda como reserva para que la multinacional responda por las inminentes sanciones pecuniarias por sus actos de corrupción en Colombia, que superan los 11 millones de dólares.

Ahora, Lasso entrará a analizar si son procedentes las solicitudes elevadas por el procurador Fernando Carrillo, que pidió, entre otras cosas, la terminación inmediata del contrato de la Ruta del Sol segundo tramo, que ya fue ordenada mediante resolución por la Superintendencia de Industria y Comercio.

El Tribunal denegó la apelación de Odebrecht en la que argumentó que la terminación del contrato no recaía sobre el Ejecutivo y que antes de pedir indemnizaciones se debía probar que el soborno pagado por esa obra, US$6,1 millones, salió del contrato e incidió en su adjudicación.

Siga bajando para encontrar más contenido