Luz verde para completar obras en la Ruta del Sol 1

La Agencia Nacional de Infraestructura analiza una APP privada, con la cual se conectarían Villeta y Guaduas.

Deciden trazado para tramo 1 de Ruta del Sol

Así, se eliminaría el cuello de botella de este punto y se uniría el centro de Colombia con la costa Atlántica, a través de dobles calzadas.

archivo portafolio.co

Infraestructura
POR:
Portafolio
agosto 13 de 2017 - 08:29 p.m.
2017-08-13

El principal cuello de botella, que actualmente tiene el centro del país, lograría una salida entre el próximo año y el 2019.

(Lea: En obra, parte del tramo que tenía en jaque a la Ruta del Sol 1

Se trata de 18 kilómetros entre Villeta y Guaduas (Cundinamarca), correspondientes a la Ruta del Sol 1, para los cuales la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) está estudiando una propuesta de privados, que busca conectar el primer municipio con la vía concesionada.

(Lea: Ruta del Sol II recibiría casi medio billón de peso

La asociación público - privada de iniciativa privada (APP-IP), que actualmente está en análisis de factibilidad en la Vicepresidencia de Estructuración de la ANI, fue presentada por la Promesa de Sociedad Futura Conexión Vial el Nuevo Sol S.A.S. - Corredores Integrales de Movilidad.

CONEXIÓN TOTAL

Este grupo está conformado por las firmas Pavimentos Colombia, MHC (del contratista Mario Huertas), Coherpa Ingenieros Constructores y Concap. Los anteriores presentaron la idea, luego de que el contratista tuviera que cambiar el trazado inicial, por cuenta de las afectaciones que trajo la ola invernal del 2011.

En ese entonces, se priorizaron las tareas hasta la mitad de la vía entre Guaduas y Villeta, con lo cual la IP incluiría el tramo restante en su propuesta y así lo hizo.

El tema está siendo estudiado con tanto cuidado en la ANI, que aun cuando la IP se presentó en septiembre del 2014, pasó a estudio de factibilidad a finales del 2016 y hoy está en proceso de cierre financiero y de socialización. Sin embargo,está frenado por el rechazo de la comunidad de instalar un peaje entre los dos municipios de Cundinamarca mencionados anteriormente.

El proyecto prevé la unión total de la concesión con Villeta, con el fin de que no se pasen de cientos de kilómetros de dobles calzadas a un cuello de botella, en el que además de que solo hay un carril, es un corredor por donde se mueven altos volúmenes de carga.

De este modo, el Consorcio Vial Helios –a cargo de la vía– trabaja a toda máquina en el llamado túnel 8 (hoy en construcción), que es de los últimos trabajos que le faltan a la concesión, y su avance general está a punto de llegar al 70%, con corte al 31 de julio de este año.

Este tramo faltante comprende técnicamente 5 kilómetros de dobles calzadas; 0,20 de viaductos y puentes; 3,74 de túneles y 3,03 de vía en superficie.

Su terminación está prevista para el 8 de enero del 2020, con lo cual la obra de $962.076 millones quedaría lista.

TÚNEL 8

Y aun cuando los tiempos que restan son cortos, el túnel 8 es una megaobra de ingeniería, que comenzó trabajos en febrero de este año. En realidad son dos –uno por cada calzada– que es donde se están adelantando las tareas a toda marcha, teniendo en cuenta que uno tiene ya excavaciones de más de 190 metros y el otro de casi 270 metros.

Lo que se busca con estos es que, cuando terminen de estar listos, conecten con la APP-IP, la cual empalmaría directamente con un viaducto, para finalmente llegar a Villeta en doble calzada. De hecho, no se descarta que estos trabajos comiencen a ejecutarse a la par que se terminan las obras de la concesión, siempre y cuando se les dé finalmente el visto bueno.

“Con el avance de construcción de esta importante obra, el Gobierno continúa en su plan de revolucionar la infraestructura vial, pues esta es la principal autopista de Colombia, una vía moderna, de altas especificaciones y que se convierte en un eje de conexión fundamental del centro del país con la costa Atlántica”, resaltó Luis Fernando Andrade, presidente de la ANI.

MÁS DE 1.000 KILÓMETROS

La iniciativa va en la dirección de conectar totalmente a Villeta con la concesión Ruta del Sol 1, de modo que este municipio cundinamarqués se una al trayecto que irá hasta El Korán, es decir, unos kilómetros después de Puerto Salgar (sector 1).

Es importante resaltar que casi el 70% de avances que lleva el Consorcio Vial Helios corresponde a la vía después de la vereda San Miguel (que es cerca a donde estaría el túnel 8) y que actualmente está abierta para su utilización. Incluso, el intercambiador ubicado en la entrada a la vereda fue habilitado la semana pasada y en este momento se le están ultimando los detalles finales, con lo cual se terminó de conectar el sector El Korán, cercano a Puerto Salgar, con Guaduas.

Siguiendo con el camino, el trayecto buscar llegar hasta San Roque, en el Cesar, tramos correspondientes a la Ruta del Sol 2, la cual se encuentra hoy en día parada por el conocido escándalo de Odebrecht, pero que en menos de 20 días se espera pueda retomar su proceso de contratación en el Instituto Nacional de Vías (Invías).

Esta entidad prevé publicar a comienzo de septiembre los pliegos definitivos de cinco licitaciones para desarrollar las obras durante los años 2018 y 2019.

El valor de este grupo de contratos será de $630.000 millones (entre obras e interventorías) y estará dividido en dos partes. Primero, tres contrataciones para el corredor principal (Puerto Salgar - Puerto Serviez - Puerto Araujo; Puerto Araujo - La Lizama - San Alberto; San Alberto - La Mata - San Roque). Y las otras dos para los tramos entre Gamarra - Aguaclara y Aguaclara - Ocaña.

Con los anteriores se busca también darle tiempo a la ANI para terminar la estructuración de la nueva APP, que volvería a ser adjudicada en el 2019 y entraría en operación en el 2020.

Por último, la Ruta del Sol 3 completará los más de 1.000 kilómetros de dobles calzadas, para lo cual la vía desembocará en tres puntos: Valledupar, Ciénaga y Carmen de Bolívar. Allí está operando Yuma Concesionaria, la cual espera poner el corredor en operación el 31 de diciembre del 2019.

Sebastián Londoño V.
seblon@eltiempo.com