Este miércoles inicia el ‘cónclave’ de los cafeteros colombianos

El 83° Congreso Nacional de Cafeteros será instalado por el presidente Santos. Durante tres días discutirán los retos del sector caficultor. 

Cafeteros podrían volver a paro.

Archivo Portafolio.co

Economía
POR:
Portafolio
noviembre 29 de 2016 - 04:54 p.m.
2016-11-29

Con la participación de representantes cafeteros de todo país inicia este miércoles el octogésimo tercer Congreso Nacional de Cafeteros, en la ciudad de Bogotá.

Bajo el lema ‘La Rentabilidad del Caficultor, un Compromiso de Todos’, los representantes cafeteros de 15 departamentos del país trabajarán, durante tres días, para evaluar el año que termina y trazar la hoja de ruta para 2017.

“El panorama actual, que se refleja positivo gracias a los precios del mercado y la producción de grano, será la motivación con la que avanzará este gran equipo de trabajo para enfrentar los desafíos actuales y aquellos nuevos que vendrán”, dijo Roberto Vélez Vallejo, Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC).

Temas de gran relevancia como adaptabilidad de la caficultura al cambio climático, sostenibilidad de la industria, relevo generacional, mano de obra, cosecha asistida, comercialización de cafés e inversión social, entre otros, serán abordados en el marco del Congreso, cuya instalación estará a cargo del Presidente de la República, Juan Manuel Santos.

Durante estos tres días, los representantes cafeteros tendrán la oportunidad de escuchar también a Ministros y altos funcionarios del Gobierno Nacional como el de Agricultura, Aurelio Iragorri; el de Postconflicto, Rafael Pardo; la de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture; el director de Planeación Nacional, Simón Gaviria, y el de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien clausurará el Congreso.

En la agenda de la máxima cita cafetera también se abordará el Programa 100/100, que busca lograr una caficultura 100% sostenible cuando la FNC cumpla 100 años en 2027.

Como cada año, presentaciones por parte de altos directivos de la institucionalidad cafetera enriquecerán la agenda del evento, que además tendrá como invitado internacional al experto brasileño José Donizetti Alves, con la presentación “Café en Brasil: de la floración a la cosecha”.

Además de su importancia gremial, el Congreso Nacional de Cafeteros es también una oportunidad única para conocer el panorama actual de la caficultura colombiana y las tendencias de la industria global.

CAFETEROS BUSCAN US$ 130 MILLONES 

Los cafeteros no tienen la plata, tampoco el Fondo Nacional del Café (FNC) ni el Gobierno, a través del Ministerio de Hacienda, para hacer el primer experimento con un fondo que de estabilidad a los precios de compra del café a los cultivadores.

Por esto, la propia Federación, en cabeza de su gerente, Roberto Vélez, saldrán ‘a maletiar’ la propuesta, que llevarán a entidades como la Corporación Financiera Internacional (IFC) el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entre otras.

“La idea es que los precios de compra del grano mantengan un ritmo similar al del mercado mundial, pero que la caída abrupta sea atenuada o se logre un mayor ingreso cuando suban”, explicó Roberto Vélez.

La idea fue concretada por un grupo de expertos economistas internacionales a los que trajo el gremio cafetero al país para que conocieran, en detalle, el mundo cafetero, particularmente la comercialización y la fijación de los precios.

Básicamente, el negocio financiero estructurado consiste en que los cafeteros adquieran opciones put (de venta de un activo, en este caso el café) con lo que se garantiza un precio, es decir, se pacta en la bolsa de valores un precio de mercado por el café para un momento futuro, teniendo en cuenta el análisis de mercado.

Si al momento de vender el café éste ha bajado de precio, gana el cafetero porque ya tiene un precio de venta asegurado; en caso contrario, puede deshacer el negocio (por eso se llama opción) y venderlo al mejor postor. Solo pierde lo que pagó por el put.

“De llegar a funcionar como se espera, este sería un instrumento revolucionario en el mercado mundial de las materias primas”, concluyó Vélez.