Inició el desmonte de la tasa Libor en EE. UU.

Se pronostica su entierro oficial para el 2021. EE. UU. inició pruebas del nuevo indicador que sería SOFR (Secured Overnight Financing Rate), algo así como tasa de financiación garantizada de la noche.

Tom Hayes

El matemático inglés, Tom Hayes, es el único condenado por la manipulación de la Libor.

Archivo

POR:
Portafolio
abril 18 de 2018 - 09:36 p.m.
2018-04-18

A comienzos de este mes, el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos -FED- ha comenzado a probar un nuevo índice de referencia de la tasa de interés de préstamos interbancarios, pronosticando así la sepultura de la más famosa tasa financiera de Londres, la Libor.

(Lea: Servido en bandeja de plata un nuevo recorte en la tasa de interés)

La tasa Libor, que diariamente ha dado la pauta para las negociaciones financieras a nivel mundial, prácticamente quedó herida de muerte a raíz de los escándalos producidos por su manipulación, entre varias de las más grandes entidades bancarias de Estados Unidos e Inglaterra, en hechos que salieron a flote en el 2012.

(Lea: Los frentes para que el gasto público sea más eficiente)

La nueva tasa, que más probablemente será su sustituta, ha sido bautizada como SOFR (Secured Overnight Financing Rate), algo así como tasa de financiación garantizada durante la noche.

El tema ha despertado especial interés en las escuelas de negocios y derecho de varias de las más importantes universidades estadounidenses y se desconoce hasta el momento algún desarrollo sobre la materia que hayan planteado las autoridades británicas.

En un reciente foro a instancias de la Universidad de Chicago, el asesor de la Junta de la Reserva Federal, David Bowman, sostuvo que es necesario ir haciendo la transición hacia un nuevo sistema de tasas de referencia, ya que el proceso de extinción de la tasa Libor puede cerrarse en el 2021 definitivamente.

La Libor, se ha caracterizado por su inestabilidad, los mercados frágiles y los escándalos, por lo cual desenrollar las operaciones heredadas, no será fácil, señaló Bowman.

En la actualidad, los contratos pactados sobre la tasa londinense, que ha sido calificada como la cifra más importante del mundo financiero de hoy, abarcan la extraordinaria suma de 200 trillones de dólares, de los cuales el 92 por ciento tiene vencimiento en la fecha mencionada.

El problema desde el punto de vista legal, es que en los mismos contratos no se previó ninguna cláusula de transición a otro sistema, advirtió el profesor de derecho, Eric Posner, de dicha Universidad, lo cual tiene amplias e inciertas implicaciones para los negocios.

Entre tanto, la nueva tasa de interés se aplica a pruebas teóricas que abarcan operaciones financieras del orden de US$900.000 millones diarios, en repos; US$75.000 millones en fondos federales y US$13.000 millones en bonos del Tesoro.

LA MANIPULACION QUE DERRUMBÓ LA LIBOR

El manejo fraudulento de la tasa Libor, pasó casi inadvertido para las autoridades de ambos continentes, apremiados por la crisis financiera e hipotecaria de Estados Unidos, que se extendió globalmente en el 2008.

Solo hasta el 2012, producto de alarmas emitidas desde algunos bancos, la Comisión del Mercado de Futuros de Productos Básicos (CFDC), en Estados Unidos abordó el problema, encontrando que varios de los más grandes bancos se habían puesto de acuerdo para manipular hacia abajo o hacia arriba, la tasa Libor que habían creado ellos mismos y que servía desde 1986, como referencia para los prestamos diarios interbancarios.

Aunque ninguna institución gubernamental la regulaba y la vigilaba, pasó de ser referencia de un mercado local (Londres) a ser indicador para los negocios globales, explicó por su parte el profesor de la escuela de negocios de la Universidad de Maryland, Clifford Rossi.

Hasta la fecha las multas impuestas por las autoridades estadounidenses a una decena de bancos, alcanzan los US$2.840 millones, según cifras de la CFDC. Pero solo hay una persona en la cárcel, pagando una pena de 11 años. Se trata del matemático inglés, Tom Hayes, representante de los bancos UBS y Citigroup, a quien se le ocurrió la idea de comprometer a varios colegas de nivel medio, para colocarle unos centavos de más, o de menos, a la liquidación diaria de la tasa de interés, con la anuencia - por supuesto- de los máximos jefes de la élite bancaria.

Esta historia hace parte de un libro que acaba de ser lanzado por el periodista colaborador del New York Times, David Enrich, titulado The Wild Story of a Math Genius (la historia salvaje de un genio matemático), algunos de cuyos apartes compartió recientemente en un foro de la Escuela de Negocios de la Universidad de Pensilvania.

Por ahora- sostuvo Enrich- los accionistas están preocupados por las multas y los bancos por fomentar una cultura más transparente; pero cuando se desvanezca la preocupación, la cultura se echará por la ventana y volverá la presión, para que sus ganancias aumenten de cualquier forma. Entre tanto, señaló, reguladores y jueces, evitarán agarrar esas papas calientes.


Germán Duque Ayala
Miami

Siga bajando para encontrar más contenido