Los inconformes: al comercio y a la construcción no les cayó muy bien la reforma tributaria

Fenalco y Camacol señalan que se premiará al contrabando y se desincentivará la inversión. Preocupa el corto tiempo para su trámite en el Congreso.

Consejo Gremial

Archivo particular

Economía
POR:
Portafolio
octubre 20 de 2016 - 01:13 p.m.
2016-10-20

Luego de que se anunciara que el Impuesto al Valor Agregado (IVA) subirá al 19 por ciento a partir del 1 de enero de 2017, y que los cigarrillos y las bebidas azucaradas tendrán un alza en sus impuestos específicos, el gremio de los comerciantes fue el primero en manifestar su preocupación frente a la reforma tributaria presentada por el Gobierno y radicada en el Congreso.

El presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero, dijo a Portafolio.co que el proyecto radicado en el Congreso "parece una medida tomada para los contrabandistas, por cuenta de que perjudica al comercio, el cual tiene que competir más contra los ilegales, los contrabandistas y los lavadores de dinero".

Es que las bebidas azucaradas y el tabaco fueron los más 'golpeados' en el Proyecto, al contar con un alza en sus impuestos de $300 por litro y de $2.100 por cada cajetilla de cigarrillos, respectivamente. 

A otro sector al que tampoco le cayó muy bien el ajuste al estatuto tributario del país propuesto fue al de Construcción.

Según la presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Sandra Forero, es evidente que la estabilidad macroeconómica depende de unas finanzas públicas sanas y de un contexto de sostenibilidad fiscal en el mediano plazo, y que el país debe preservar su grado de inversión e incentivar un entorno favorable para las iniciativas de las empresas locales.

Sin embargo, “como sector edificador debemos advertir que algunos puntos abordados en el texto del proyecto de reforma presentado por el Gobierno al Congreso de la República, incluyen cambios y medidas que podrían afectar la dinámica del sector constructor e impactar la economía del país”.

La directiva llamó la atención sobre la eliminación de la exención del impuesto de renta derivada de la enajenación de vivienda de interés social (VIS). “Eliminar este beneficio haría nula la posibilidad de ofertar nuevos proyectos y afectaría profundamente la ejecución de los programas de política pública.

“Por ejemplo, los 230 mil subsidios vigentes estarían en riesgo de perderse. Esto corresponde al 77 por ciento de los recursos que ha dispuesto el Gobierno para fortalecer la política integral de vivienda”, señaló.

Lo anterior, sumado a que hoy en día la vivienda social mueve inversiones anuales por 4,8 billones de los hogares de menores ingresos (0,6 por ciento del PIB), y su construcción genera cerca de 337 mil empleos al año.

De todas maneras, la inconformidad no es general. Otras 'cabezas' gremiales manifestaron su satisfacción con lo presentado por el Ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas.

"Sin duda, Colombia necesita una reforma tributaria antes del 31 de diciembre porque eso es lo que están esperando los mercados internacionales. De otra forma, nos bajarían el grado de inversión y eso sería catastrófico para las empresas y, por ende, para el empleo y la inversión", señaló Santiago Montenegro, presidente del Consejo Gremial Nacional.

Con Montenegro coincidió el presidente de la Asobancaria, Santiago Castro, quien aseguró que "se puede decir que sí va a ser una reforma tributaria estructural, porque esta recoge los principios de equidad, y eso se demuestra también que va a ser progresiva".

En general, de la propuesta que empezará su trámite en el Legistativo y que se discutirá hasta el 20 de diciembre aproximadamente, a los gremios les preocupa más el corto tiempo que tendrá en el Congreso para su tramite, si se tiene en cuenta que las sesiones ordinarias del mismo terminan el próximo 16 de diciembre y que fue radicada con carácter de urgencia.

Al presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, le gustó la propuesta definitiva del Minhacienda y señaló que, si bien no ha estado de acuerdo con muchas de las políticas del actual Gobierno, este proyecto de ley le parece adecuado para su sector.

Hay que destacar que, apenas se entregaron detalles de lo que será la reforma tributaria de 2016,  las centrales obreras del país anunciaron que harán protestas y paros a partir de la próxima semana, buscando que el texto final sea modificado, en pro de no afectar a la clase baja y media, según anunciaron sus voceros.