Instituciones y transparencia minero energéticas fortalecidas

Con apoyo del BId, el Gobierno trabaja en la consolidación de plataformas que divulguen el uso que reciben los recursos públicos.

Piden mayor transparencia en información al inversionista.
Economía
POR:
Portafolio
diciembre 08 de 2016 - 05:56 p.m.
2016-12-08

Más transparencia, mayor eficiencia y mejor comunicación, son los tres pilares para ayudar a preservar el sector de las industrias extractivas, que atraviesa por una época de crisis mundial.

La era de la abundancia minero energética parece haber culminado y la fuerte caída de los precios de las materias primas viene ahora acompañada por los síntomas de incertidumbre de la economía mundial y una sensación de debilidad y malestar en el sector extractivo, uno de los más golpeados en Colombia y toda la región.

Para Diego Arisi, Especialista Líder en Modernización del Estado del BID en Colombia, “es imperativo fortalecer la confianza, tanto a nivel interno como externo, y la clave para lograrlo pasa por tres ejes: incrementar los estándares de transparencia, aumentar la eficiencia para para cumplir oportunamente y con calidad con sus procesos y mejorar la comunicación para para que los colombianos logren entender los impactos positivos y negativos que genera el sector de actividades extractivas”.

Para ello, Gobierno Nacional, de la mano con el BID, trabajan para fortalecer la institucionalidad y hacer más amigable la información de cara a la ciudadanía, el sector privado y el público, que es el consumidor más fuerte y toma decisiones a partir de la información que tenga a disposición.

Construyendo el proceso

Para el alto ejecutivo del BID, Colombia tiene que trabajar muy fuerte en el fortalecimiento de la calidad de la información, que está relacionada directamente con la gestión de ésta, para que quienes tomen decisiones puedan hacerlo de una manera más oportuna y precisa.

“El Banco ha trabajado en ello con entidades como la Agencia Nacional de Minería para hacer más expeditos sus procesos estratégicos y eso tiene un gran impacto, porque para un inversionista la renovación de un título minero o una prórroga, que son resorte de la Agencia, necesitan una respuesta rápida, expedita y de calidad”, afirma.

Desde el 2013, trabajan el Gobierno y el BID para construir una agenda conjunta que fortalezca la institucionalidad del sector minero energético colombiano, a través de una cooperación técnica que otorgó el Banco para apoyar la etapa preparatoria y la entrega de un crédito por USD$30 millones, que inició su ejecución hace unos meses.

La cooperación técnica apoyó fuertemente el primer informe que presentó Colombia ante la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas EITI (por sus siglas en inglés), que fue extremadamente exitoso y lo convirtió en país candidato para adherirse a esta coalición global de gobiernos, empresa privada y sociedad civil, creada para garantizar la transparencia sobre el uso de estos recursos. “Eso significa que Colombia está elevando muy alto la vara de la transparencia, lo que hace que inversionistas y compañías serias del sector quieran establecerse en el país” concluye el experto del BID.

Además, el proceso también involucra la construcción de herramientas y metodologías para mejorar la gestión de información y conocimiento del sector, reingeniería de procesos, pilotos para mejorar la medición de la producción en el sector minero, mejoramiento de la información geocientífica a cargo del servicio geológico y el fortalecimiento de los procesos de fiscalización de minas e hidrocarburos, entre otros.

El valor de las herramientas

En cuanto al desarrollo de TICS para perfeccionar el control y el acceso público a la información, Colombia ha avanzado de una manera importante desarrollando herramientas como Mapa Regalías, diseñada para proporcionar a la ciudadanía una trazabilidad comprobable desde el origen del recurso natural en un pozo o una mina, hasta la construcción de una escuela u otra obra ejecutada con el producto de lo que el Gobierno Nacional les gira por concepto de regalías.

“A través de un mapa interactivo, con información accesible, cualquier colombiano puede comprobar el monto de los recursos por concepto de regalías que recibió una alcaldía, cómo los está ejecutando e incluso, ver las fotos de la obra que se está construyendo. Por eso, es una herramienta muy poderosa que ayuda generar la trazabilidad e incentiva para que las cosas se hagan siempre de la mejor manera”, asegura Arisi.

El valor real de Mapa Regalías está en generar los incentivos adecuados para un sector que en el pasado no podía certificar la transparencia y eficiencia en el uso de las regalías, pues se usaban sin control específico. Lo que aporta esta tecnología es un control orientado desde el Departamento Nacional de Planeación DNP y el Ministerio de Minas y Energía, que permite no solo la toma de decisiones oportunas antes de que se presente alguna dificultad en la ejecución, sino que además, la ciudadanía puede conocer el avance real de las obras y los proyectos en sus jurisdicciones.

El Especialista en Modernización del Estado del BID opina que las entidades territoriales en Colombia deben ser fuertes para diseñar cada día mejores proyectos y controlar su ejecución. “Antes no existían herramientas tecnológicas para demostrar que el uso de las regalías puede ser eficiente, pero ahora, gracias a la presión ciudadana, se ha facilitado la generación de incentivos para que todos los actores sean juiciosos y precisos en la ejecución de los recursos”.

Otra de las entidades que cobrará especial relevancia con este proceso es la Unidad de Planeación Minero Energética UPME, pues pasará a convertirse en el Chief Information Officer (CIO) sectorial y ahora, con el apoyo del BID y la competencia que se le otorgó en el 2012, quedará dotada de dientes para consolidar su función y tornarla de la mayor importancia para generar informes gerenciales a partir de la información que proporciona el sector. Dichos informes serán los insumos para la toma de decisiones fundamentales a nivel del Gobierno Nacional.

En tiempos de cambio es imperativo innovar, y por ello, el sector y el BID le apuestan a las instituciones y la transparencia como pilares fundamentales para mejorar la gobernabilidad minero energética del país.