‘Proyectos de la altillanura, en vilo por la ley de tierras’, Asorinoquia

La dirigente gremial asegura que empresarios han retrasado inversiones en la zona debido a la inestabilidad jurídica en la acreditación de propiedad.

Clara Leticia Serrano dice que los proyectos hoy frenados serían una buena fuente de empleo y desarrollo.

Clara Leticia Serrano dice que los proyectos hoy frenados serían una buena fuente de empleo y desarrollo.

Cortesía Asorinoquia

POR:
Portafolio
agosto 16 de 2017 - 09:23 p.m.
2017-08-16

La ley de tierras, que aún sin ingresar al Congreso para buscar aprobación, ha generado controversia en torno a su posible alcance y efectos en torno a los cambios que introducirá en la manera de acreditar la propiedad así como sobre los límites a la acumulación de terrenos, tiene frenados muchos proyectos en la zona de la altillanura, considera como la de mejores perspectivas de desarrollo agrícola en el país.

Así lo reveló la directora ejecutiva de la Asociación de Empresarios de la Orinoquia (Asorinoquia), Clara Leticia Serrano.

¿Qué porción del país es la Orinoquia?

Es como el 30%. Son siete departamentos, mientras que la Altillanura –que hace parte de ella– es todo el departamento de Vichada y cerca de medio Meta.

¿Qué tanto han avanzado los planes económicos para la Altillanura?

Veníamos con un gran impulso y se fue frenando con la incertidumbre jurídica sobre la propiedad de la tierra, porque si usted tiene una plata para invertir en un proyecto agroindustrial y no sabe si lo que está comprando de pronto se lo van a quitar, porque la ley no está clara, espera un poco. Hay muchos inversionistas que están aguardando a ver qué pasa con la ley de tierras, que debe salir en esta legislatura.

Ya salió el decreto 902, de la Presidencia de la República, que es muy bueno, pero no aclara totalmente el tema de la incertidumbre jurídica.

Este creó el Fondo de Tierras, que abre la posibilidad de titular predios en zonas de Reserva Forestal, y simplifica los trámites para hacerlo.

¿Qúe falta por resolver?

La ley de tierras que esperamos que salga, debe aclarar muchas cosas de la Ley 160 de 1994, que es la vigente hoy. Llevamos 24 años con ella y nunca fueron clarificadas, entonces se espera que la gente pueda hacer sus inversiones con seguridad jurídica.

¿Habla de la acumulación de tierras en UAF?

La UAF (Unidad Agrícola Familiar) se utilizó para adjudicar tierras, inicialmente por el Incora, luego por el Incoder y ahora por parte de la Agencia de Tierras, pero es para baldíos de la Nación. Para terrenos que ya están en propiedad de particulares no hay ningún problema de que se compre más de una UAF. El problema es que eso aún no esta totalmente claro, porque algunos que interpretan la Ley 160 de manera errada y dicen que nadie puede adquirir en Colombia más de una UAF.

¿Por qué está errada esa interpretación?


Si fuera así, entonces en el resto del país cómo harían. Lo que se espera es que queden claros todos los conceptos para hacer proyectos agroindustriales que generen empleo y una cadena de suministros de valor que traigan riqueza.

¿Eso es lo único que frena los proyectos en el área?

El otro problema es la falta de infraestructura. De Puerto Gaitán para adelante no hay nada de esto y sacar una cosecha o llevar insumos para sembrar es una lucha y los fletes son los más caros del mundo por tratarse de una carretera inexistente que solo es barro en invierno y polvo en verano.

¿Cuántos proyectos están frenados?

Nadie posee un censo o información muy detallada, pero conocemos de inversionistas, colombianos y extranjeros, que tienen en el congelador sus decisiones hasta que se sepa cómo va a quedar la legislación en torno a este tema.

¿Puede mencionar alguno?

Hay proyectos forestales de caucho, cacao y otros productos, e incluso están haciéndose pruebas de café en la altillanura. La misma Federación de Cafeteros y Corpoica están investigando en el tema, porque en Brasil el café suave y robusta se produce en zonas muy parecidas. Las pruebas han salido muy bien y son todas posibilidades que seguramente tendrían inversionistas dispuestos a entrar, pero están pendientes.

¿Qué quisieran que diga la Ley de Tierras?

En este momento hay un grupo de abogados de distintos gremios trabajando para hacer sugerencias.

¿Sí mejoró la seguridad tras la paz con las Farc?


Claro que sí. Hoy el obstáculo no es la seguridad. Consideramos que esa una cosa muy positiva, y que precisamente los proyectos agroindustriales generarían una gran oportunidad para que las personas que estuvieron comprometidas en el conflicto armado puedan tener una opción de futuro ligada al campo de una manera digna y contribuyendo al desarrollo del país.

Siga bajando para encontrar más contenido