Invertir en Colombia es más riesgoso hoy que hace 5 años

Un estudio revela que 3 de cada 4 compañías han sufrido al menos un evento negativo en el último año. Las grandes empresas y el sector industrial son los más afectados.

FTI

Andrés Gómez, ‘country manager’ de FTI Consulting.

Archivo particular

POR:
Portafolio
octubre 18 de 2017 - 10:44 p.m.
2017-10-18

Colombia es un país que cada vez presenta más dificultades para hacer negocios: falta de estabilidad jurídica e impositiva, desaceleración económica, corrupción y deficiencia en la infraestructura nacional, aparecen como las grandes preocupaciones que enfrenta el sector empresarial del país.

(Lea: 'La economía del país no se reactivará el próximo año')

Así lo revela un estudio de FTI Consulting con base en una encuesta realizada entre más de 100 directivos de firmas grandes, medianas y pequeñas que trabajan en diferentes actividades económicas. Esto a propósito de los 15 años de operación en el país, prestándoles asesoría a las principales compañías en consultoría de comunicaciones, asuntos forenses y de litigios, peritaje y construcción.

(Lea: Así es el perfil de los colombianos que invierten en bitcoin)

“Las compañías están en constante riesgo. La labor de los CEO y de los directivos es tomar todas las medidas para evitar que esos hechos pasen, pero si pasan, lo clave es saber cómo manejarlos y, sobre todo, tomar las medidas para que no se vuelvan a repetir. La reputación es un activo que se debe medir y cuidar, como el margen o el Ebitda en cualquier empresa”, señaló Andrés Gómez, country manager de FTI Consulting en el país.

De acuerdo con la presentación hecha ayer por Javier Restrepo, exdirector de Ipsos en Colombia, y ahora director del área de Investigación de FTI, seis de cada diez CEO y empresarios dicen que las compañías no saben cómo manejar una crisis reputacional y casi todos (95%) creen que las redes sociales han incrementado los riesgos. Señalan que aproximadamente tres de cada cuatro firmas han sufrido al menos un evento negativo en el último año, y que las grandes empresas (80%) y las del sector industrial (86%) han sido las más afectadas.

La situación económica, los riesgos jurídicos, impositivos y la corrupción son los temas que más preocupan a futuro a los empresarios consultados. Así mismo, la medición muestra que las empresas grandes se preocupan por los riesgos gubernamentales, financieros y laborales, mientras que las pequeñas lo hacen por temas de fraude, legales y estratégicos.

Ocho de cada 10 de los CEO piensan que actualmente en el país hay un ambiente más complejo en cuanto a riesgos que el de hace cinco años.

De igual forma, la encuesta arrojó que la mayoría de empresas ha sufrido riesgos durante el último año. Solo el 5% dice no estar en condiciones para monitorearlos y las situaciones adversas afectan la reputación.

En Colombia, los mayores peligros percibidos son los gubernamentales o de corrupción. Hoy en día hay más adversidades que un lustro atrás.

Adicionalmente, el estudio asegura que aunque para los CEO lo más importante es proteger la reputación, seis de cada diez entrevistados consideran que sus empresas no están preparadas para manejar una crisis, y solamente la mitad de las firmas cuenta con manuales para ello.

De acuerdo con los resultados del informe, una de cada tres empresas piensa o sabe que ha sido víctima de fraude, el cual ha afectado sus ingresos y su reputación. Lamentablemente, solo el 40% de los encuestados asegura que logró sancionar a los responsables de esta conducta que ahora es considerada delito en el territorio nacional.

“Los riesgos son cada vez más latentes en las compañías: desde los que surgen por temas de fraude y corrupción, hasta los reputacionales. Por eso, deben tomar las precauciones del caso y actuar siempre como si fueran empresas que están cotizando en la bolsa. El objetivo es proteger su valor”, enfatizó Gómez.

Cuando se les preguntó sobre los problemas del país, la corrupción fue señalada como uno de los grandes flagelos. El 31% de los consultados cree que los procesos de contratación y/o licitación están mal hechos y no permiten la participación de las mejores empresas. Así mismo, el 28% dice que falta planeación y que los estudios previos, por lo general, presentan deficiencias.

Finalmente, la mitad de las empresas coincide en que las condiciones de la infraestructura del país dificultan su actividad económica y percibe que el sector de construcción de grandes obras también afronta desafíos importantes, como la corrupción y el impacto de decisiones políticas.

Siga bajando para encontrar más contenido