El invierno le está ‘pegando duro’ al sector agropecuario

Aunque no hay una alerta nacional por la temporada invernal, voceros gremiales de agricultores manifestaron su preocupación.

Una grave situación se registró ayer en el municipio de Palmira (Valle) por una horda de palos y maderas que trajo el río Nima, afectando cultivos de pancoger.

Una grave situación se registró ayer en el municipio de Palmira (Valle) por una horda de palos y maderas que trajo el río Nima, afectando cultivos de pancoger.

Foto: Juan Pablo Rueda / CEET

Economía
POR:
Portafolio
marzo 21 de 2017 - 10:36 p.m.
2017-03-21

Tras haber tenido una primera temporada seca ‘pasada por agua’ y una también primera invernal con lluvias por encima de los promedios normales, las aguas y la humedad están causando los primeros estragos en el sector agrario.

(Lea: Lluvias no generan alerta, pero cafeteros toman precauciones)

Estos, particularmente, son los retrasos en la preparación y siembra de las áreas de cultivos transitorios como maíz y otros cereales; los arroceros, por su parte, sembrarán en abril y mayo.

Las mayores afectaciones las reportaron para los cultivos de caña azucarera, por anegaciones en los lotes, y en la palma aceitera, donde la enfermedad de la Pudrición de Cogollo (PC) y la Marchitez Letal (ML) están afectando los cultivos.

(Además: Medio país con heladas, medio país con sequía)

Los cultivadores de cereales, agremiados en Fenalce, dijeron que hay retrasos en las siembras por excesos de agua en los lotes, impidiendo las labores de preparación y fertilización de suelos.

Las afectaciones se reportan en los departamentos de Tolima, Huila y Valle del Cauca, informó Henry Vanegas, gerente del gremio de los cultivadores, Fenalce.

Hay reportes de anegamientos en las áreas sembradas en la zona del Ariari y en el pidemonte llanero, en el departamento del Meta; allí hay plantadas unas 10.000 hectáreas”, indicó Vanegas.

Los reportes son preocupantes para los cultivos de palma aceitera, donde las enfermedades anotadas han afectado las diferentes zonas; por ejemplo, en el gremio se habla de que en los últimos diez años se han erradicado 150.000 palmas afectadas por la ML en los Llanos orientales.

Aunque no hay un reporte específico de Fedepalma acerca de las afectaciones en las áreas sembradas en lo corrido del año, sí se tienen temores acerca de la incidencia que puedan tener estas dos enfermedades, que resultan letales para la palmas sembradas en el país.

Por otra parte, la representación gremial de los cultivadores de caña de azúcar, Procaña, sí manifestó preocupación por la temporada invernal que ha venido afectando al departamento del Valle del Cauca.

Martha Betancourt, directora de Procaña, dijo que hay afectaciones por saturación de agua en los suelos de varias zonas. La dirigente gremial indicó que solo hasta mañana se tendrá el inventario de las áreas afectadas.

Sin embargo, adelantó que muchos de sus afiliados le han notificado del encharcamiento de los lotes y la imposibilidad de hacer labores como fertilización o cosecha, bien sea manual o mecánica.

Las zonas cultivadas con caña azucarera más afectadas en el Valle del Cauca se localizan en los municipios de Palmira, El Cerrito y Ginebra.


Por último, lo arroceros, por su parte, no han tenido mayores inconvenientes, solo los derivados de los taponamientos o cierres preventivos de las bocatomas de los distritos de riego. “Solo en Campoalegre se reportó el daño de varios lotes, pero la cifra no es mayor a 200 hectáreas”, dijo Rafael Hernández, gerente de Fedearroz, el gremio arrocero.

PESE AL ALTO RIESGO, EL CAFÉ ESTÁ A SALVO DE CAERLE LA ROYA

Al parecer, el café es el único cultivo que está limitándose a ver pasar el agua sin que le afecte su ciclo productivo.

Esto, debido a que el 74 por ciento del área sembrada del país es con variedades resistentes (Castillo y Colombia) al ataque de esta plaga, que aparece justo por las épocas invernales.

En cifras, de los 4.650 millones de árboles plantados 3.441 millones de árboles son resistentes al hongo.

Las únicas afectaciones en los cultivos se deben a factores externos, derivados de la temporada invernal, como las avalanchas.

Este fue el caso del municipio de Algeciras (Huila), donde una avalancha ocasionó el daño de 100 hectáreas de café, informó Álvaro Espitia, miembro del Comité departamental Cafeteros del Huila.

El dirigente agregó que estos fenómenos se han presentado también en Rivera y Campoalegre.

“No hemos tenido afectaciones por causa del invierno, aunque sí debemos aceptar que la cosecha de la zona norte está retrasada por el invierno”, indicó Álvaro Espitia.


Por último, Alejandro Corrales, del Comité de Cafeteros de Risaralda, indicó que las lluvias han sido muy intensas desde diciembre pasado, ocasionando floraciones retrasadas y dispersas, por lo que la cosecha de fin de año tendrá igual comportamiento. “Eso nos hace más difícil controlar la broca”, dijo.