“No hay una economía prospera estable si esa prosperidad no es compartida”: Stiglitz

El premio Nobel de Economía afirmó que el posconflicto ofrece la oportunidad de hacer grandes cambios en el sector rural e industrial de Colombia.

Foro Economía y Justicia Social

Joseph Stiglizt

Joseph Stiglizt

POR:
Portafolio
febrero 16 de 2017 - 10:45 a.m.
2017-02-16

Para una paz sostenible se debe asegurar el acceso a la tierra y a los trabajos para aquellos afectados por el conflicto, trabajar por una sociedad con menos desigualdad y unos impuestos progresivos que imponga tributos a los dividendos, aseguró el premio nobel de economía Joseph Stiglitz, en el foro ‘El futuro de Colombia: justicia social y económica'.

El economista también afirmó que se necesita una fuerte inversión para promover el desarrollo rural, reduciendo la gran división que existe entre el sector rural y urbano, promoviendo la propiedad de los pequeños propietarios y la redistribución de la tierra con el gobierno reclamando la tierra cuando haya títulos en disputa.

Stiglitz advirtió que el momento de transición que vive el país no es el más favorable por la debilidad de la economía global, por lo que los dividendos de la paz solo se materializarán con fuertes medidas gubernamentales, una coordinación entre las autoridades monetarias y fiscales, reconocer que el daño de una inflación media es menor a los beneficios de tener una economía fuerte con la capacidad de responder a las nuevas oportunidades de paz.

(Los consejos de Stiglitz a Juan Manuel Santos). 

En cuanto a las políticas industriales manifestó que para responder a los retos de la economía global actual estas deben estar dirigidas a la diversificación económica, creación de empleo y desarrollo económico (especialmente en las áreas donde se desarrolló el conflicto), responder al calentamiento global (anticipando los futuros precios al carbono), sustitución de importaciones y desarrollo de exportaciones, especialmente en áreas donde Colombia se puede mover a la parte más compleja de la cadena para avanzar en el potencial de ser una sociedad más moderna.

Estas políticas industriales, sostuvo, necesitan diversificar para evitar la ‘maldición’ de las materias primas, ya que la volatilidad en el precio de estas llevan también a una volatilidad en el crecimiento del Producto Interno Bruto. “Además, la economía global va a entrar en una era larga de bajos precios de las materias primas”, opinó el reconocido economista.

Así mismo, los países deben estar preparados para la nueva era de proteccionismo que limita el margen del crecimiento de las exportaciones y se hace necesario proveer una nueva racionalidad para la sustitución de importaciones.

Aclara que hay que tener cuidado porque los mercados subestiman los beneficios sociales de la creación de empleo y del desarrollo económico de las áreas afectadas por el conflicto y no le prestan atención a las consecuencias de la desigualdad social.

Advirtió que la economía global permanecerá débil por mucho más tiempo debido a un problema de debilidad de la demanda agregada global, que se nota en la austeridad en muchos países (incluido Estados Unidos), reformas estructurales en todo el mundo, una persistente crisis de la Unión Europea y la desaceleración de la economía china.

Con duras críticas al nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió en que la situación en ese país deja lecciones para el mundo como no ignorar a grandes fragmentos de su población al basarse solamente en cifras macroeconómicas pues mientras estas mostraban grandes avances, gran parte de la población estadounidense vio decaer sus ingresos, reducir sus oportunidades laborales y la expectativa de vida. “No hay una economía prospera estable si esa prosperidad no es compartida”, finalizó Stiglitz en el foro organizado por la universidad del Rosario.

Siga bajando para encontrar más contenido