La estrategia para alcanzar el desarrollo

Rafael De la Cruz, Representante del BID en Colombia, explica la ruta a tomar por la economía colombiana para crecer en 2017.

paz 7

La construcción de obras de infraestructura permitirá generar más empleo en regiones apartadas.

Archivo

Economía
POR:
Portafolio
diciembre 08 de 2016 - 05:51 p.m.
2016-12-08

Colombia continúa trabajando para erradicar completamente la pobreza extrema y para que la clase media sea más robusta y cuente con mejores ingresos. Será necesario interpretar una fórmula que requiere un alto nivel de compromiso y sacrificio, pero que puede dar excelentes resultados.

“Al igual que otros países latinoamericanos de ingresos medios, entre 12 y 15 mil dólares per cápita, el país tiene la gran oportunidad de dar un gran salto hacia adelante e incrementar sus ingresos, de tal manera que pueda llegar en 20 años a unos 30 mil dólares per cápita” afirma Rafael De la Cruz, Representante del Banco Interamericano de Desarrollo BID en Colombia. Para contribuir con ese propósito, el BID adelanta esfuerzos significativos en el marco de su Estrategia de País 2015-2018.

La propuesta es esencialmente aumentar de manera considerable la inversión pública en infraestructura, en servicios públicos, en logística, para permitir que la economía privada avance mucho más rápido de lo que lo ha hecho hasta ahora y sea mucho más productiva y competitiva”, afirma De la Cruz.

Para el experto, tanto en Colombia como en la región, este es un tema fundamental si se busca acelerar la economía y alcanzar niveles óptimos de desarrollo, “máxime si se tiene en cuenta que en el caso colombiano, el 55% de la población está catalogada como de clase media, pero al mismo tiempo, cerca de una tercera parte de ese número continúa aún muy cerca de la línea de pobreza y puede volver a ella con mucha facilidad”, indicó.

Qué se debe hacer

Para lograr la fórmula: infraestructura de calidad + inversión extranjera = mejores empleos, es necesario que el país entienda que el aumento de la inversión pública a través de mecanismos como las Asociaciones Público Privadas (APP), tal como se está haciendo con los proyectos viales 4G, se debe imitar en otros sectores como el ferroviario, el sistema de puertos y los aeropuertos del país. Eso sin duda, atraerá la inversión extranjera y estimulará la nacional.

Para el BID también es muy importante sanear la política fiscal y monetaria, porque eso le da una gran estabilidad al país y aumenta su capacidad de previsión a futuro. “Eso es muy apreciado por los capitales extranjeros y locales, porque les permite hacer una proyección juiciosa de cómo puede irles a lo largo de unos años y decidirse a invertir recursos importantes, que es lo que necesitamos”, asegura De la Cruz.

Añade que: “el país ha aprendido mucho sobre cómo estabilizar su economía, y mejorar su proyección internacional. Desde afuera se ve a Colombia muchísimo mejor que lo que Colombia se ve a sí misma y efectivamente, es un país que desde el punto de vista del atractivo para la inversión privada es muy grande ¿Por qué?.

De un lado, el país ha mantenido políticas macroeconómicas estables (fiscales y monetarias); eso le da una gran estabilidad y capacidad de previsibilidad hacia el futuro que es muy apreciado por los capitales internacionales y nacionales. De otro, porque tiene un recurso extraordinario que son los colombianos mismos, son gente muy trabajadora y con deseos de superarse lo cual es muy valorado y reconocido”.

La caída minero energética

Para el alto ejecutivo, la baja en los precios del petróleo y la caída de la productividad en las industrias extractivas colombianas, provocó un disparo en la capacidad instalada de la industria colombiana. “El crecimiento de la producción industrial local se mantuvo en el 14%, incluso con la crisis minero energética, lo que habla de una industria nacional muy importante que pudo reaccionar inmediatamente, y una economía colombiana mucho más robusta y diversificada de lo que a veces podemos nosotros mismos creer”.

Sin embargo, aclara que el gran problema colombiano es que muchos no están pagando. “Hay mucha evasión y gasto tributario, que no es otra cosa que las exenciones que se dan a ciertos productos; entonces, entre ambos hay ocho puntos y medio del PIB que no se están recaudando y eso hay que atacarlo seriamente para tratar de conseguir recursos y duplicar la inversión pública”, afirma.

A pesar de ello, el BID se muestra optimista. “Colombia está haciendo muy buen trabajo en muchos frentes con lo cual está atrayendo la atención de capitales. Ahora bien, lo que no podemos hacer es pensar que vamos a eliminar las industrias extractivas ya que son recursos económicos fundamentales para el desarrollo, pero sin ninguna duda, si se mejora de manera sustantiva la infraestructura, la logística del país, los incentivos en otros sectores, indiscutiblemente nuestros países van a crecer y van a tener una economía más fuerte y más diversificada que lo que tienen ahora”, precisó.

Un socio estratégico

El Banco Interamericano de Desarrollo trabaja con el Gobierno Nacional para seguir siendo un aliado y socio estratégico en el logro de estos objetivos. Gracias al apoyo técnico, la producción de investigación y el desarrollo de políticas públicas, además de la inyección directa de recursos para financiar proyectos, han logrado a lo largo de 50 años señalar caminos, proponer ideas, acompañar al país, el Gobierno y el sector privado, para mejorar permanentemente.

De ahí que estén directamente vinculados con mega proyectos como las concesiones viales 4G y el metro de Bogotá, entre otros. “Estamos apoyando un financiamiento muy importante de USD$400 millones para la construcción de la represa de Ituango en Antioquia y también apoyamos el proyecto vial perimetral que pasará por detrás de los Cerros Orientales de Bogotá, que será un bypass para desviar el tráfico de carga, con un extraordinario efecto positivo sobre la movilidad y la contaminación ambiental”, resalta Rafael De la Cruz.

Finalmente, el Representante del BID en Colombia concluye que es muy importante “transparentar al Estado para crear confianza entre sus ciudadanos y que estos puedan, gracias a la información fidedigna, saber en qué se están invirtiendo los impuestos, tal como se hace en los países desarrollados”.

Destacados

Colombia tiene un ingreso percápita promedio entre los 12 y 15 dólares anuales, pero debe elevarlo a los 30 mil dólares en los próximos 20 años si quiere ser un país desarrollado.

Para la comunidad internacional, Colombia es definitivamente un país atractivo para la inversión privada y se percibe mucho mejor desde afuera de lo que se presume desde adentro.

Mientras Colombia reporta ingresos fiscales del 17%, en Europa estos alcanzan el 38% y en Argentina y Brasil, el 30%. Por eso es necesario aumentarlos para desarrollar la infraestructura.