La industria detrás de la ciberdelincuencia

Con inversiones de 4,3% de su PIB en Investigación y Desarrollo, Israel ha logrado convertirse en uno de los líderes mundiales en esta materia.

CyberTech

En Tel Aviv, se celebró CyberTech, una de las principales citas del sector.

CEET / Rubén López

POR:
Portafolio
febrero 13 de 2018 - 09:16 p.m.
2018-02-13

El mundo se encuentra inmerso en una ‘guerra mundial’, en una batalla que no se ve porque no se desarrolla en el mundo físico, pero en la que se ejecutan decenas de millones de ataques diarios desde y hacia todas las partes del planeta. El mayor problema es que la mayoría de estos ataques son, en realidad, crímenes que han generado detrás una completa, global y rentable industria: la ciberdelincuencia.

(Lea: Colombia es el segundo país latinoamericano con mayor riesgo de conducta negativa en internet)

“La ciberguerra ya está aquí y lo cierto es que podría ser la más mortal de la historia, ya que aunque se ejecute en la red, los daños pueden ser físicos. Se puede hackear e inhabilitar centrales nucleares o plantas de energía, al igual que cualquier otro tipo de infraestructura física de un país, sin utilizar una sola arma. Las amenazas digitales han pasado a un nuevo nivel, el ‘salvaje oeste’ era un chiste comparado con lo que está pasando en la actualidad”, destaca Erel Margalit, fundador de la firma Jerusalem Venture Partners (JVP) y expolítico de Israel.

(Lea: El fraude electrónico, el principal problema del sistema financiero
)

De acuerdo con las cifras de la firma Fortinet, se producen mas de 545.000 intentos de intrusión en las redes cada minuto y se neutralizan más de 140.000 programas de malware cada 60 segundos en el mundo. Estos datos muestran una realidad que, según los expertos, va a ser cada vez más relevante y amenazante.

“El cibercrimen se ha convertido en una industria ya que es muy lucrativa y ejecutarla es tremendamente barato. Además, se puede hacer desde cualquier parte. En este sentido, por ejemplo el ransomware (secuestro de información para pedir un rescate a cambio) se ha convertido en un servicio que se contrata”, afirma Nadav Zafrir, cofundador y CEO de la startup israelí Team8.

Ante esto, pese a que hoy en día esta industria ya está bastante desarrollada, los actores del sector de la ciberseguridad dejan claro que no ha hecho más que comenzar. “La próxima década va a traer grandes cambios, pues la tecnología está cada vez más alrededor y dentro de nosotros. La información es un activo que se puede utilizar, bien y mal; la digitalización viene con sus propios riesgos, por lo que hay que rediseñar la forma en la que los países defienden su espacio digital y retomar su control”, resalta un exalto cargo de la división de ciberseguridad de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por su siglas en inglés).

AMENAZAS REALES

El principal mensaje que emite el sector de la ciberseguridad es que las amenazas que existen en este segmento son reales y pueden afectar a todos, no solo a gobiernos, sino también a las empresas de todo el mundo, las cuales, de hecho, se han convertido en uno de los mayores objetivos.

Un ataque digital centrado en un objetivo puede penetrar en cualquier red, desde infraestructura, hasta sistemas electorales o las mismas empresas. Por eso, en el caso de estas últimas, es fundamental que estén preparadas para saber qué hacer en caso de ser una víctima de esos sucesos”, indica Udi Mokadi, fundador y CEO de Cyberark, empresa líder en ciberseguridad en el país.

Según los expertos, las empresas enfrentan una gran cantidad de amenazas. “Los ataques van desde los más sencillos hasta los más sofisticados, por ejemplo, un hacker se puede hacer con el control de la red empresarial, con la posibilidad de pasar de un ordenador a otro”, agrega Mokadi. Pero estos no serían los únicos. De acuerdo con Yaniv Azani, director de tecnología en la unidad cibernética de la Policía Nacional de Israel, “los más típicos son los casos de ciberdelincuencia pura, el espionaje, el hackeo, el secuestro de información para hacer extorsiones o ransomware. El problema que se da es que hay miedo entre las empresas, sobre todo por temas relacionados con la reputación, pero estamos viendo un cambio y cada vez se reportan más casos”.

Asimismo, en este caso, el funcionario deja claro que la denuncia es fundamental, porque uno de los principales retos es la recolección de las evidencias. “Lo que nos ocurre muchas veces es que sabemos todo, pero no podemos actuar frente a ese problema. Hoy en día en Israel recibimos unas cuatro denuncias solo de ramsonware al día y gran parte de ellas involucra al bitcóin”.

Como destaca el CEO de CyberArk, “en Latinoamérica, estas amenazas se están desarrollando muy rápido y cada vez son más las empresas que se están preocupando por la ciberseguridad. Los ataques que enfrentan las empresas latinas son los mismos que en el resto del mundo”.

Así las cosas, en un mundo en el que la ciberseguridad va cobrando más importancia, los actores de la industria también cobran relevancia. “Los jugadores de primer nivel serían Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Israel o China, seguidos por otros como Francia, Corea del Norte o Irán”, señala Isaac Ben-Israel, director de los ciberestudios de la Universidad de Tel Aviv.

ISRAEL, LÍDER EN CIBERSEGURIDAD


En medio de este contexto, Israel se ha convertido en uno de los grandes líderes de la ciberseguridad internacional. Según las cifras que expone Aharon Aharon, director de la Autoridad de Innovación de Israel, el país dedica el 4,3% de su PIB, el mayor porcentaje en todo mundo, al mismo tiempo que el porcentaje de inversión venture capital respecto a la economía nacional es de casi 0,4%, también el dato más elevado.

Además, la alta tecnología supone el 8,3% del empleo de Israel, el 12% del PIB y el 43% de las exportaciones del país. De hecho, las estimaciones muestran que por cada dólar que el Gobierno invierte en el sector, la economía recibe de US$5 a US$8. Esto, por supuesto, ha generado que Israel sea conocido como el país de las startups, al ser uno de los países con más tecnológicas extranjeras listadas en el Nasdaq y en el que nacen más de 500 nuevas cada año.

“El Gobierno invierte el 35% de su capital en startups, mientras que el resto suele ser en grandes compañías. A estos emprendimientos se les ayuda con hasta el 85% del capital necesario”, destaca Aharon.

Todo esto ha sido posible gracias a lo que se considera el ‘ecosistema de innovación’, el cual funciona bajo un modelo en el que son varios los pilares que han impulsado el liderazgo. Estos pilares, como explicó Ron Gerstenfeld, del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel, son el Gobierno con sus planes de financiación para el emprendimiento; el ejército, en el que se lleva a cabo gran parte de la formación en ciberseguridad del país así como la academia, y la industria. “Israel tiene una cultura de tomar riesgos y en el que el apoyo de la comunidad es muy fuerte. Aquí, el principal miedo no es la vergüenza de no tener éxito, no existe esa presión social y eso es un gran impulso al emprendimiento”.


​Rubén López Pérez
Invitado a Tel Aviv por la Embajada de Israel en Colombia.

Siga bajando para encontrar más contenido