Continúa el control a la inflación

Hay que tener en cuenta que en agosto del año pasado, la inflación anualizada superaba el 8 por ciento.

Billete de 50 mil pesos

Cortesía Banco de la República

El nuevo billete de 50 mil pesos es un homenaje a Gabriel García Márquez.

POR:
Portafolio
septiembre 08 de 2017 - 09:16 p.m.
2017-09-08

De conformidad con las últimas cifras dadas a conocer por el Departamento de Administración Nacional de Estadísticas (DANE) de Colombia, la inflación en el país se mantiene bajo relativo control hasta agosto pasado. Efectivamente, para este último mes, la cifra de elevación generalizada de precios anualizada, se ubicó en 3.87 por ciento. Con ello se mantienen los resultados de control de inflación que se ha fijado el Banco de la República, el cual estableció la inflación objetivo, para fines de año, en un rango que va de 2 a 4 por ciento.

El dato cobra notoriedad y es alentador, al compararlo con otras cifras de la dinámica económica colombiana. Tómese para ello en cuenta que en agosto del año pasado, la inflación anualizada superaba el 8 por ciento anual.

En todo este comportamiento de la inflación ha tenido gran influencia el aumento del IVA, al pasar de 16 a 19 por ciento, con lo que aumentó la carga tributaria que soportan los sectores más vulnerables, es decir más pobres del país. Esa presión por el alza de los precios da muestras de estar cediendo, en especial respecto al renglón de alimentos. Estos últimos ubicaron sus alzas en 1.69 por ciento.

Recuérdese que para el año pasado, no sólo las afecciones de sequía golpeaban los inventarios y los canales de comercialización de la oferta agrícola en el país, sino también la huelga de transportistas que afectaron la distribución de los productos. En todo esto se evidencia una vez más, cómo los mayores problemas agrícolas no son de producción, sino pertenecen a la distribución o comercialización.

En la actualidad, no obstante la baja de ritmo de incremento de los alimentos, el sector educación tuvo un repunte que jalonó al alza todo el indicador de inflación. Este sector aumentó un 7.4 por ciento de manera anualizada. A esa alza se unió el sector salud con aumentos de 6.8 por ciento y las comunicaciones, cuyo valor promedio aumento 6.5 por ciento. Estos sectores más el de vivienda, están haciendo que los valores genéricos de la inflación en el país se mantengan relativamente altos, aunque controlados.

Nótese que la educación y la salud se estarían consolidando como aspectos de exclusión social. El sistema de salud privatizado, bajo el supuesto de que en esta modalidad se tendría mayor calidad, cobertura con menor costo, dada la competitividad que se generaría –todo ello en particular a partir de 1993- ha demostrado ser más deseo e intereses particulares y cortoplacistas que realidades objetivas.

La salud ha evidenciado ser un mercado en el cual los oferentes han segmentado y especializado la oferta tanto en el portafolio de servicios, como en la especialización de los mismos y la diferenciación geográfica con la cual se opera. Algunas EPS han realizado jugosísimos negocios. La intervenida Saludcoop y sus tres torres tipo Manhattan en la autopista norte de Bogotá, son ejemplo de los “buenos dividendos” de la privatización de servicios públicos de salud en Colombia.

Giovanni E. Reyes.
Profesor y director de la Maestría en Dirección de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario.

Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido