‘La informalidad se debe combatir mejorando la productividad laboral’

William Maloney, economista jefe de crecimiento equitativo, finanzas e instituciones del Banco Mundial habló con Portafolio de las formas para potenciar el crecimiento con mejoras desde el ámbito laboral.

William Maloney

William Maloney, economista jefe de crecimiento equitativo del Banco Mundial.

Cortesía Banco Mundial

POR:
Portafolio
noviembre 01 de 2017 - 10:16 p.m.
2017-11-01

La reducción de las tasas de informalidad laboral se ha convertido en uno de los grandes desafíos de los gobiernos en América Latina. Esto debido a que en este indicador se ha identificado una de las grandes limitantes que tienen los países de la región para presentar mejores tasas de crecimiento económico.

(Lea: Los pros y contras de tener un salario mínimo por regiones)

A propósito del Informe Nacional de Competitividad 2017-2018 que será presentado hoy por el Consejo Privado, y al cual asistirán expertos internacionales en la materia, Portafolio habló con William Maloney, economista jefe de crecimiento equitativo, finanzas e instituciones del Banco Mundial, quien participará en uno de los paneles, para que explique cuáles son los mejores mecanismos con los que cuentan economías como la colombiana para potenciar su crecimiento económico a la vez que reducen sus tasas de informalidad.

(Lea: Nuevas reglas laborales están cerca de ser decretadas)

“Es un sector que no tiene perspectivas sociales, además no paga sus impuestos y otra razón está guiada al contrato social del país. La gente quizás no paga impuestos porque no ve el beneficio de hacerlo. También está el impacto que tiene sobre la productividad. La informalidad es una de las limitantes del crecimiento en América Latina”, explica Maloney.

Así mismo, el funcionario del Banco Mundial sostiene que una gran porción de trabajadores informales está en esta condición porque pertenece a firmas medianas o pequeñas que son de origen familiar, y por ende las afiliaciones sociales y la ley laboral no son aplicadas con tanto rigor por los empleadores.

El Banco Mundial ha señalado, incluso, que la productividad representa la mitad de las diferencias en el PIB per cápita entre los países. Identificar políticas para estimular su crecimiento es, por lo tanto, fundamental para aliviar la pobreza y satisfacer las aspiraciones crecientes de los ciudadanos del mundo. Sin embargo, el incremento de la productividad se ha desacelerado a nivel mundial en las últimas décadas, y el desempeño rezagado en los países en desarrollo constituye una barrera importante para la convergencia con los niveles de ingreso de las naciones avanzadas.

“Existen rigideces y hay informalidad que se esconde en el desempleo. El salario mínimo es una de esas limitantes. Por ejemplo, en Brasil cuando aumentaron los costos de despido se disparó la tasa de informalidad, subió alrededor del 10%. En Colombia también hay esa clase de rigideces”, indica Maloney. De igual forma, asegura que muchas veces, cuando la economía marcha bien, los trabajadores tienden a crear negocios que inicialmente nacen en la informalidad y en la medida de que van creciendo entran en la formalidad. Un ejemplo es el caso mexicano.

“No obstante, a pesar de ello hay documentos elaborados en las naciones más desarrolladas que muestran que ser trabajador por cuenta propia no siempre resulta lo más favorable para el desarrollo y garantizar el nivel de vida. Por ejemplo, en Suecia, o los países del Reino Unido, e incluso, en Estados Unidos, si usted pregunta si preferiría ser trabajador independiente, el 70% le responde que sí; no quisiera tener jefe; pero entonces surge la inquietud de por qué allí no existen más trabajadores cuenta propia, y la explicación está en que si lo hicieran seguramente su productividad y su ingreso sería muy inferior al que tienen como empleados”, asegura el economista jefe de crecimiento equitativo, finanzas e instituciones del Banco Mundial.

LAS RECOMENDACIONES

Entre las recomendaciones del Informe Nacional de Competitividad está la de remover distorsiones que dificultan el mercado laboral, que impiden que se pueda entrar en la formalidad y cambiar la relación entre costo y beneficio para incentivar la formalización. Esto implica, según Malomney, “ofrecer servicios para mejorar la productividad y hacer el sistema de protección más simple y menos costoso. Cualquier forma de que pretenda hacer más rentable la formalización para las micro y pequeñas empresas será útil”.

Maloney añade que la implementación de un salario mínimo diferenciado es una de las alternativas para mejorar las tasas de formalidad. “Cualquier iniciativa que entregue mayor flexibilidad al sistema laboral es adecuada. Yo sé que es un tema complicado, pero la rigidez está vigente en Colombia y se debe buscar cómo flexibilizarla, manteniendo las protecciones para los obreros”, manifiesta.

Revisar los paquetes de gabelas que tienen los trabajadores es otro de los aspectos que Maloney indica que se deben revisar para garantizar que estos sean un factor decisivo a la hora de decidirse a ingresar a la formalidad.

Hay que mirar si los beneficios que se entregan son los que realmente requiere un trabajador para asegurarse de que le estén sirviendo y que de verdad sea un factor determinante a la hora de decidirse a entrar a la formalidad laboral”, señala.

Sin embargo, asegura que la productividad debe aumentarse, no solo entre los trabajadores formales, sino que quienes no lo son también pueden mejorar en este aspecto.

Siga bajando para encontrar más contenido