La mujer que enseña a sacar plata de la basura | Economía | Portafolio

La mujer que enseña a sacar plata de la basura

En Tailandia, Chadsanan Masawang-phairojana empezó organizando el reciclaje en su barrio y ya ha creado siete cooperativas.

La emprendedora tailandesa Chadsanan Masawang-phairojana (derecha) navegando por un canal de Samut Prakan, provincia colindante con Bangkok, donde desarrolla su labor.

La emprendedora tailandesa Chadsanan Masawang-phairojana (derecha) navegando por un canal de Samut Prakan, provincia colindante con Bangkok, donde desarrolla su labor.

EFE/Gaspar Ruiz-Canela

POR:
EFE
septiembre 22 de 2017 - 06:56 p.m.
2017-09-22

“La basura es dinero” es el lema de la emprendedora Chadsanan Masawang-phairojana para promover cooperativas de reciclaje en barrios y comunidades de Tailandia, uno de los países que más plástico tira a los océanos.

(Lea: Así se sacan fortunas de la basura

Desde hace seis años, Chadsanan trabaja con las autoridades, centros educativos, ONG y vecinos con elfin de convertir la gestión de los residuos en una fuente de ingresos de las comunidades y una forma de reducir el grave problema de los desechos en Tailandia.

(Lea: Economía circular: estamos botando dinero a la caneca

“Mi trabajo consiste en buscar cómo se puede reducir la cantidad de basura, porque es una crisis medioambiental”, indica Chadsanan, de 47 años y residente en el popular distrito de Din Daen en Bangkok.

“Pensé ‘¡bueno!, voy a enseñarles a los tailandeses a clasificar las basuras y a convertirla en dinero’. Se me ocurrió promocionar el reciclaje como un hábito de ahorro. De un bat a 10 bats , de 10 a 100, de 100 a 1.000 o de 1.000 a 10.000”, agrega la tailandesa.

Chadsanan trabajaba en una empresa de seguros cuando, debido a las protestas del 2010 en Bangkok, tuvo que estar varias semanas laborando desde su casa y aprovechó para hacer un curso sobre proyectos empresariales.

Observó que la acumulación de basura era un problema en el condominio de viviendas en el que residía, así como en el resto del país, e ideó un proyecto para crear centros de reciclaje en vecindarios y comunidades pequeñas.

Presentó la idea a un concurso y ganó el primer premio, dotado con 50.000 bats (unos 1.500 dólares), con los que montó su empresa social Ruammit 2011. Empezó a aplicar su modelo para organizar la recogida y reciclaje de la basura en su barrio y, hasta la fecha, ha implementado siete cooperativas similares en otras partes de Bangkok y en las provincias de Samut Prakan, Rayong, Chumpon, Pattani.

En el distrito de Srisa Chorakhe Noi, en Samut Prakan, unos 103 vecinos han enviado 22,12 toneladas de basura a plantas de reciclaje entre abril del 2016 y mayo del 2017, y han obtenido un beneficio de más de 100.000 bats (3.000 dólares).

DOBLE DIVIDENDO

Cada quince días, algunos miembros de la cooperativa se reúnen y van haciendo la separación en bolsas con diversos tipos de plástico, latas o cartones, entre otros tipos, que luego se lleva una camioneta hasta los centros de reciclaje.

Prasert Iam-ruk, una vecina de 79 años, se muestra satisfecha con el proyecto y asegura que la venta de los desechos en la cooperativa le permite tener unos ingresos adicionales y mantener limpio el canal que pasa junto al distrito.

“Vivo junto al canal y a veces veo las basuras que se tiran allí. No sé qué hacer con ellas ni dónde echarlas si las recojo”, dice la anciana, vestida con un sarong, camisa de cuadros y un colorido sombrero amarillo.

Prasert, que ha visto cómo ha aumentado la basura en las últimas décadas debido al incremento del consumo, anota que con el reciclaje le han ingresado unos 2.700 bats (cerca de 81 dólares), que utiliza en parte para hacer donaciones al templo.

Tailandia se encuentra entre los cinco países del mundo –junto con China, Indonesia, Filipinas y Vietnam– que más plástico desechan en los océanos, los cuales acumulan unos 150 millones de toneladas de este derivado del petróleo.

Chadsanan señala que, según el Departamento de Control de la Polución, Tailandia produce unas 74.000 toneladas de basura al día, incluidos desechos orgánicos, plásticos, metales y cartones, entre otros.

Aunque existen plantas de reciclaje en esa nación, una gran parte de la basura termina en vertederos donde los residuos forman montañas.

Según la emprendedora tailandesa, la creación de cooperativas locales es una solución eficiente ante el aumento de los desperdicios y, además, tiene el incentivo de los ingresos que genera la venta. También advierte de que la gestión de los residuos es un negocio no exento de corrupción, como ocurre a veces en las concesiones irregulares de la recogida de basura.

Chadsanan no para de planear proyectos que combinen un plan de negocio y la protección del medioambiente. Esperando el tren hacia el centro de Bangkok, explica la idea de instalar centros de reciclaje en las estaciones, donde los usuarios puedan dejar sus basuras a cambio dinero, o acumular puntos canjeables en una tarjeta.

Siga bajando para encontrar más contenido