La prudencia de ser neutral | Economía | Portafolio

La prudencia de ser neutral

Esperamos que en la reunión de la Junta del Emisor de mañana haya entre 4 y 5 votos por mantener inalterada la tasa de intervención en 5,25%.

Imagen de una de las reuniones de este año de la Junta del Banco de la República.

Imagen de una de las reuniones de este año de la Junta del Banco de la República.

Archivo Portafolio/Mauricio Moreno

POR:
Portafolio
septiembre 27 de 2017 - 11:24 p.m.
2017-09-27

Esta semana esperamos que el Banco de la República mantenga su tasa de intervención en 5,25%, en una decisión que sería por mayoría, y estimamos que permanezca en ese nivel hasta el cierre del año. Seguimos pronosticando que el siguiente recorte ocurrirá en marzo del 2018, una vez desaparezcan los efectos alcistas de una sola vez que causó la reforma tributaria sobre la inflación anual.

(Lea: El mercado espera que el Emisor no baje tasas)

En una columna reciente explicamos que la decisión de este viernes, que creemos que estará entre mantener la tasa de intervención en 5,25% y recortarla a 5%, iba a ser especialmente sensible al dato de inflación del mes pasado, que se publicó el 5 de septiembre. Esto se debía a que en la reunión de agosto hubo dos codirectores que votaron por recortarla en medio punto, cuando un mes antes no había habido votos por esa magnitud, y a que el grupo mayoritario que optó por bajarla en un cuarto de punto parecía estar viendo que el espacio para recortes adicionales se estaba agotando.
Recordemos que cuatro codirectores votaron por el recorte de 5,50% a 5,25%, que se determinó en la reunión de agosto, y uno votó por conservarla inalterada.

(Lea: Banco de la República no modificaría tasa de interés este mes

En su momento, mencionamos que si el dato de inflación anual de agosto se llegara a ubicar alrededor de nuestro pronóstico de 3,82% o por encima, veíamos una alta probabilidad de que la tasa de intervención siguiera en 5,25% en el encuentro de este mes. En caso contrario, esperábamos un nuevo recorte a 5%. El dato que finalmente se reportó fue de 3,87%, un poco por encima de nuestro pronóstico y del promedio de las encuestas (3,84%).

En cuanto a los dos codirectores que votaron por recortar el tipo a 5% (un recorte de medio punto), venimos anticipando que esta semana insistirán por reducirla nuevamente a ese nivel, lo cual equivaldría a votar por un recorte más moderado de un cuarto de punto, y reiteramos nuestra expectativa luego de conocer las minutas de esa reunión.

El documento reveló que estos codirectores efectivamente están más preocupados por la debilidad de la actividad económica que por el repunte moderado que se espera en la inflación. Este grupo manifestó que “la debilidad de la actividad económica amerita una respuesta contra-cíclica más fuerte” y que “lo que resulta relevante en este momento es darle un mayor estímulo a la recuperación del crecimiento”.

En cuanto a los cuatro codirectores que en agosto votaron por recortar la tasa de intervención en un cuarto de punto, venimos anticipando que sean más cautelosos en la reunión de este mes y que la mayoría vote por dejarla igual.

Nuestra expectativa se basaba en que una de las prioridades del Banco en el 2017 era llevar su tasa de intervención a un nivel neutral y en que el comunicado de agosto resaltaba que algunos indicadores sugerían que se encontraba cercana a dicho nivel, aunque existía incertidumbre sobre el mismo.

Lo anterior había reforzado nuestra hipótesis de que el nivel neutral de la tasa de intervención, según las estimaciones del Emisor, estaría entre 5% y 5,25%.

Las minutas de la reunión de agosto mostraron una posición un poco más concreta sobre el nivel de la tasa neutral, según estos cuatro codirectores.

Ese grupo considera que “la tasa (de intervención) podría estar YA en terreno neutral”. En consecuencia, esperamos que la mayoría de estos codirectores (al menos 3 de los 4) vote por sostenerla en 5,25% este viernes, pues creemos que primará la prudencia de optar por la parte alta del rango de 5% a 5,25% de posibles tasas neutrales, según explicamos previamente.

Finalmente, con respecto al codirector que en agosto votó por no modificar la tasa de intervención, seguimos esperando una votación similar. Este voto es más predecible, especialmente considerando que el repunte de la inflación el mes pasado seguramente habrá reforzado su preocupación sobre “los riesgos que aún persisten en términos de inercia inflacionaria”, según se desprende de las minutas de agosto.

A lo anterior es importante sumarle el dato del Indicador de Seguimiento a la Economía (ISE) de julio que se publicó recientemente, el cual refuerza nuestra expectativa de un mayor crecimiento económico en el tercer trimestre.

El ISE, que es un proxy mensual del PIB, creció 3% anual en julio, el valor más alto desde marzo del 2016 y muy superior al 1,7% del segundo trimestre y al promedio de 1,4% en los últimos cinco trimestres. Las minutas de la reunión de agosto también revelaron que “Todos (los codirectores) esperan que la desaceleración de la actividad económica haya tocado fondo y que en el segundo semestre se empiece a evidenciar su recuperación”.

Los datos del ISE estarían confirmando esta expectativa unánime de los codirectores del Banco y contribuirán a que, en esta ocasión, las preocupaciones sobre el comportamiento de la inflación ganen algo de terreno frente a aquellas relacionadas con la debilidad de la economía.

Esa es otra razón de peso por la cual esperamos que la mayoría de los codirectores que votaron por un recorte de un cuarto de punto en la reunión de agosto voten mañana por que siga igual.

En resumen, podría ser que en la reunión de esta semana haya entre 4 y 5 votos por que siga sin modificación la tasa de intervención en 5,25% y entre 2 y 3 votos por recortarla a 5%.

Andrés Pardo Amézquita
​Director de Investigaciones

Siga bajando para encontrar más contenido