Sembrar para restaurar, modelo que gana terreno

La Misión de Crecimiento Verde hace un llamado para articular esfuerzos y mitigar el daño que se hace a los bosques del país.

bosques

Según el Ideam, en 2016 el país perdió 178.597 hectáreas de bosque debido a la tala indiscriminada.

Archivo particular.

POR:
Portafolio
noviembre 20 de 2017 - 10:06 p.m.
2017-11-20

Por causa de la deforestación en Colombia, según cifras del Ideam, en 2016 el país perdió 178.597 hectáreas de bosque, representando un aumento del 44 % frente al 2015.

(Lea: Alerta, es la deforestación

Estamos acabando aceleradamente con nuestros bosques y especies vegetales. Esa realidad causada por eventos tan disímiles como la minería ilegal, la praderización, los incendios, o el uso extralimitado de tierra para ganadería, ha comenzado a generar consciencia desde un sector creciente del empresariado, que ya comenzó a implementar programas concretos de reforestación que permitan devolverle a la tierra algo que lo que le hemos quitado y garantizar sus servicios eco sistémicos en el futuro.

Desde el sector energético, por ejemplo, dado que la demanda del agua crece al punto que podría a llegar ser insuficiente en el mediano plazo para abastecer acueductos y embalses, y cuya existencia depende también de que existan los bosques, se han desarrollado sistemas creativos para hacerle frente a esta realidad a través de un concepto clave del crecimiento verde: la reforestación.

(Lea: Colombia quiere reducir la deforestación amazónica a cero

Para el director de la Misión de Crecimiento Verde, del DNP, Hernando José Gomez: “las cifras que arrojan las mediciones de Ideam al respecto, son muy preocupantes, lo cual nos empuja a redoblar los esfuerzos para frenar este fenómeno frente al que cualquier esfuerzo desde el sector privado, y de parte del sector público, es bienvenido; uno los pilares sobre los cuales trabajamos en la Misión es precisamente el de generar conciencia en los empresarios acerca de que su actividad económica no riñe con que puedan tener un comportamiento rentable, protector y cooperativo con su entorno y ese ejemplo, por fortuna, proviene de varias empresas que nos ayudan a demostrar que sí es posible, eso produce un efecto espejo y multiplicador muy positivo”, señaló.

(Lea: La Popa, amenazada por la deforestación y la erosión

No es un secreto que uno de los retos que impuso la terminación de la confrontación armada con la guerrilla de las Farc, es precisamente el ambiental que se configuró por cuenta del abandono de tierras que antes eran escenario de guerra. En esa materia trabaja intensamente el Gobierno, con el liderazgo de entidades como el Ideam; el objetivo es poder ejecutar planes que le permitan ocupar y proteger eficientemente zonas al sur del país en donde, consecuencia del conflicto, antes eran de difícil acceso.

“Uno de los temas que ocupará un lugar relevante dentro de la hoja de ruta que le presentaremos desde Misión de Crecimiento Verde al país en el segundo trimestre del 2018, es precisamente sobre este asunto en el que desde ya hacemos un llamado para que se articulen y redoblen esfuerzos desde lo privado y lo público para mitigar este daño descomunal que están sufriendo nuestros bosques”, puntualizó Gómez.

SEMBRANDO AHORA PARA PROTEGER EL FUTURO

Un caso de éxito se aplica en Celsia, del Grupo Argos que con el objetivo de desarrollar acciones que le permitan la conservación del agua como recurso básico para generar energía limpia, en 2016 presentó el programa ReverdeC, una iniciativa con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), y que busca la restauración de cuencas hidrográficas con la siembra de árboles nativos en las zonas de protección de las fuentes hídricas de la región.

Sólo durante ese primer año se sembraron 562.000 árboles en 780 hectáreas de 16 municipios del Valle del Cauca.

La meta es sembrar 10 millones de árboles cultivados y cuidados en un periodo de 10 años con la participación de las comunidades rurales y campesinas, con quienes la compañía trabaja de la mano para que realicen las siembras, aislamientos y mantenimientos en las zonas reforestadas. Este proyecto genera alrededor de 400 empleos directos.

“Con este proyecto llegamos a complementar el valioso esfuerzo que vienen realizando las instituciones, gremios y organizaciones sociales en diferentes iniciativas desarrolladas en la región desde hace varios años y que también buscan contribuir con la restauración de las cuencas hidrográficas. Nuestro aporte tiene un carácter voluntario y nace del compromiso de devolver a nuestros bosques todo lo que nos han dado en tantos años”, explica Ricardo Sierra, presidente de Celsia.

Misión de Crecimiento Verde

Siga bajando para encontrar más contenido