‘La tecnología no soluciona sola el bajo uso de los pagos electrónicos’

Los Gobiernos deben ser más activos en el diseño de estrategias que permitan reducir el uso del efectivo, lo cual ayudará  a la inclusión financiera.

Ann Cairns, presidente de Mercados Internacionales de Mastercard a nivel global.

Ann Cairns, presidente de Mercados Internacionales de Mastercard a nivel global.

Cortesía Mastercard

Economía
POR:
Portafolio
agosto 13 de 2017 - 08:26 p.m.
2017-08-13

El uso de los medios de pago electrónicos sigue creciendo a pasos agigantados, lo que demanda cada vez más innovación en todo el ecosistema (entidades financieras, proveedores de infraestructura, comercios, etcéra).

Sin embargo, la tecnología no resuelve por sí sola la situación que se ve en países como Colombia, en los cuales el efectivo sigue siendo mayoría en las transacciones.

Sobre el tema, Ann Cairns, presidente de Mercados Internacionales de Mastercard, habló con Portafolio.

¿Qué tanto han sentido el enfriamiento de la economía?

La verdad es que Mastercard ha crecido bien en la región, porque a pesar de la desaceleración, nuestro negocio crece con la mejor demanda de los consumidores, y en la medida en que los pagos que eran en efectivo van migrando hacia los pagos electrónicos. Ambos temas han tenido una tendencia muy positiva, lo que nos ha ayudado a crecer en los últimos años e incluso en este.

¿Qué representa Colombia?

Latinoamérica es una de las regiones más fuertes para nosotros, Brasil, México y Colombia son muy importantes en el crecimiento del negocio. Particularmente en Colombia tenemos muchas oportunidades de crecimiento, pues el 87% de las transacciones son en efectivo y nuestro negocio crece en la medida en que se va reemplazando por medios de pago electrónicos.

¿En qué están trabajando?

Estamos trabajando para que la gente los use en sus transacciones cotidianas, por ejemplo en varias partes ya se utilizan las tarjetas para el sistema de transporte, que es un buen punto para empezar. También estamos viendo más pagos sin contacto, pero además trabajamos con el Gobierno y ayudamos a ver cómo dar beneficios a las personas por el uso de los pagos electrónicos. Tratamos de usar nuestro conocimiento en todo el mundo para asegurarnos de que podemos incluir a cada vez más personas en el sistema financiero. A nivel global, nuestro compromiso es aumentar en 500 millones de personas los vinculados al sistema financiero entre 2015 y 2020, y seguramente vamos a superar esa meta.

¿Cómo lograrlo?

Antes que nada, los Gobiernos son promotores, porque han migrado cada vez más hacia los pagos electrónicos, pues los usan en vez del efectivo para girar pensiones, salarios y subsidios, además están comprando soluciones biométricas para asegurarse de que los recursos lleguen a quien debe ser. También hay tecnologías para vincular más a pequeños negocios como el código QR, pero creo que la tecnología no soluciona el problema. El Gobierno debe crear las condiciones para que las personas usen más medios electrónicos, por ejemplo quitar los impuestos a las transacciones electrónicas y poner barreras a los montos que pueden pagarse con efectivo. La gente cree que el efectivo es gratis pero no lo es, se calcula que su conteo, manejo, transporte y aseguramiento cuesta entre 0,5 y 1,05 por ciento del PIB.

Más que la inclusión financiera, en Colombia el reto es que los productos financieros se usen con mayor frecuencia. ¿Qué puede hacerse?

Es más fácil pensar en eliminar las barreras que existen, por ejemplo suprimir los impuestos a las transacciones electrónicas y quitar los descuentos que dan en algunos negocios por hacer pagos en efectivo. Pero también hay que asegurarse que las tarjetas puedan usarse en los pagos del día a día, porque así se vuelve un hábito. Esto, al igual que la necesidad de tarjetas para pagar Netflix, Uber y otros servicios que son altamente demandados y que seguirán creciendo, significan un cambio muy importante. De hecho, si podemos dar algún tipo de recompensa por los pagos digitales, también se convierte en una buena experiencia para el consumidor.

Otra de las características de la economía colombiana es el alto nivel de informalidad. ¿Cómo llegar a negocios más pequeños?

Eso se ve en muchas partes del mundo, hay que sacar un modelo de negocio que los convenza de que con los pagos electrónicos van a ganar más dinero y sus negocios van a crecer. Hay estudios que dicen que cuando las personas pueden pagar con tarjeta en un establecimiento de comercio, gastan más de lo previsto inicialmente. Pero además, son una ayuda para formalizar los negocios y les ayudará a que las entidades tengan información cuando necesiten pedir un préstamo. Incluso, una estructura de pagos electrónicos les ayuda a pequeños negocios que venden por internet. El Gobierno debe pensar en cómo ayudar a incentivar a que los pequeños negocios sean más formales.

¿Cuáles son las prioridades de Mastercard en inversiones para innovación?

Estemos desarrollando tecnologías contra el cibercrimen y herramientas para prevenir y detectar el fraude, también en inteligencia artificial, y en tecnologías de autenticación que usen biometría más que las contraseñas, lo que es más seguro y bueno para personas de cualquier edad, porque la idea es que estos procesos sean fáciles para el usuario. También hemos invertido en empresas especializadas en algoritmos, para ayudar a que los negocios planeen estrategias basadas en estadísticas. En síntesis, somos algo más amplio que una empresa de pagos, estamos llegando a más áreas de datos.

Tienen sus propios equipos, ¿o trabajan con firmas 'fintech'?

Tenemos ambos. Nuestra red es gigante, pero no podemos inventarlo todo, así que invitamos a las 'fintech' para que analicen cosas que podemos usar, de hecho trabajamos con muchas que son locales, porque tienden a entender mejor cómo funciona el entorno local y nos ayudan a crear mejores productos.