Las empresas tienen que crear valor para la sociedad

“Hay que confiar en los excombatientes no de manera ingenua. Hay que darles la oportunidad de que demuestren sus capacidades”, dice Saxegaard.

Saxegaard

Saxegaard, fundador y presidente ejecutivo de la Fundación Negocios para la Paz.

Archivo particular

Economía
POR:
Portafolio
septiembre 07 de 2016 - 11:43 p.m.
2016-09-07

Per Saxegaard, fundador y presidente ejecutivo de la Fundación Negocios para la Paz, explica que el rol del sector privado en sociedades en posconflicto es el de ayudar a buscar soluciones a los problemas de las comunidades, para crear un desarrollo que beneficie a los negocios y a las personas.

“Ser exitoso en negocios en el mundo actual no es solo tener retornos financieros, deben crear valor para sus negocios y la sociedad”, afirma el líder de esta fundación, cuya misión es apoyar, inspirar y reconocer líderes empresariales del mundo que le apuestan a la sostenibilidad y construcción de paz.

¿Cómo puede colaborar el sector privado en la construcción de paz?

Hay un vínculo entre negocios y paz que no siempre es reconocido y algunas veces la comunidad de negocios es vista como el elefante en la habitación, pero lo cierto es que más del 90 por ciento de todos lo trabajos en el mundo los genera el sector privado.
La mejor manera en que el empresariado colombiano puede contribuir a la construcción de paz es ampliar su forma de pensar y entender que los negocios no son solamente para ellos, para hacer dinero, sino que deben crear un valor para la sociedad.

Esa forma de pensar la llamamos en mi fundación ‘negocios que crean valor’, que es que el beneficio también llegue a los trabajadores y a la sociedad en general. Ese cambio mental es necesario, porque si piensan solo en ellos, no están manejando una agenda para la paz.

¿Qué características de las personas de negocios hacen posible eso?

Que son especialistas en resolver problemas y tienen que poner ese potencial en cómo ayudar a resolver los problemas de la sociedad, lo que al mismo tiempo redunda en el éxito de sus negocios y se ganan el respeto y la gratitud de la gente y de las sociedades locales. Ser exitoso en negocios en el mundo actual no es solo tener retornos financieros. Deben crear valor para sus negocios y la sociedad.

De acuerdo a su experiencia internacional, ¿cuál es el mayor problema para hacer negocios en posconflicto?

La corrupción es el principal problema. Un cáncer. Hay que mirar en Colombia y en todas partes del mundo que los negocios no se pueden hacer solos. Hay unos pilares que hay que acondicionar con miras al futuro: las instituciones.

Hay un concepto de paz positiva, que no es solo la ausencia de violencia, la cual incluye diferentes variables que hacen la paz más dinámica. Este concepto dice que la paz es el ambiente óptimo para el florecimiento del potencial humano, con el cual también se construye confianza.

¿Por qué es importante la confianza?

Es la clave. La confianza es el equivalente a menos costos de transacción, esto para los negocios significa hacer más fácil y más económico todo. El aspecto fundamental es cómo puede reconstruir confianza, ya que esta es lo que une a la sociedad.

¿Es necesario que los empresarios empiecen a invertir en zonas de conflicto, olvidadas por el Estado?

Sí y hay muy buenos ejemplos de esto. Una persona en Sri Lanka transformó a guerreros y soldados en empleados y pequeños empresarios. Un empresario en Israel dice que no le interesa si es judío o musulmán, lo que le importa son las habilidades y el conocimiento de las personas para contratarlas.

Los negocios se pueden convertir en unos buenos ejemplos para evitar el antagonismo y dejar el miedo al otro. Al contrario, darles respeto y la oportunidad de que se reintegren a la sociedad y se desarrollen como personas.

Otro ejemplo es el de una mujer en Nepal, de la casta más baja de la sociedad, que ha creado 70.000 trabajos a nivel micro para mujeres. Hay muchos ejemplos en el mundo de cómo se puede convertir un problema en una oportunidad.

Por esto repito que si usted con su negocio no crea valor para la sociedad que lo rodea y no ayuda a resolver los problemas, su negocio no es valedero. Significa que usted ha tenido como foco que el negocio es solo hacer dinero, pero el dinero no es el propósito, es el resultado.

¿Qué les puede decir a los empresarios a quienes les da miedo emplear a guerrilleros?

El mayor problema aquí es el miedo al otro. Vemos a la gente que no comparte nuestros valores, ideas y gustos, y rápidamente decidimos no aceptarla. Esto lleva a no confiar en ellos, después al miedo, de allí a odiarlos, si los odia lo deshumaniza, y de allí pasas a justificar matarlos. Todo ese camino se tiene que recorrer a la inversa.

Hay que confiar en la gente no de manera ingenua, sino que hay que darles la oportunidad de que demuestren sus capacidades y habilidades. Hay que verlos como personas, tratarlos con respecto y darles la oportunidad de reintegrarse.

Un filósofo dijo: “Si usted cree que está en lo correcto y el enemigo está equivocado, cuando los dos comiencen a hablar, tal vez usted está más cerca a la verdad”. Esto quiere decir que no hay solo dos maneras de ver la realidad, sino que la realidad en el medio es asombrosa.

Pedro Vargas Núñez
Subeditor Portafolio