Las prioridades de la economía colombiana en el 2017 | Economía | Portafolio

Crecimiento e inflación: prioridades en el 2017

Primer año de dividendo de la paz, recuperación del petróleo, estabilidad del clima, inflación a la baja e inicio vías 4G, son los factores positivos.

Megavía 4G

Megavía 4G

Archivo particular

POR:
Portafolio
diciembre 04 de 2016 - 09:19 p.m.
2016-12-04

El 2017 será un año crucial para la economía colombiana. Las alertas que le deja el 2016 no son de poco calado, especialmente la del crecimiento.

La actividad productiva sigue desacelerándose
y si esta tendencia no logra frenarse el año entrante, la situación podría tornarse crítica.

Lea: PIB del tercer trimestre 2016, debajo de las expectativas


Los expertos coinciden en que la economía colombiana transita por una línea muy delgada, entre la recuperación y la crisis, y rodeada de factores que pueden voltear la balanza para cualquiera de los lados.

Si no hay reforma tributaria, la cual está en trámite en el Congreso, muy posiblemente el país perderá el grado de inversión, y eso tendrá consecuencias graves en la inversión y el costo del endeudamiento. Sin embargo, el ajuste impositivo que está pendiente de aprobación en el Congreso enfrenta una dura oposición. Aún así todo indica que esta iniciativa pasará en el Legislativo, aunque no lo hará con la misma profundidad que se planteó en un comienzo y que recomendó la Comisión de Expertos Tributarios.

La reforma tributaria no solo es clave para las empresas y los ciudadanos sino para el fisco, pues de ella depende la manera como podrá atender las necesidades de inversión y gastos que implican la extensión de los programas sociales y los costos del posconflicto. Todo esto agravado por la caída de los precios del petróleo, que ha dejado un hueco que ronda los 23 billones de pesos en la cuentas del Estado.

Sin reforma tributaría, el Gobierno no tendrá cómo cuadrar cuentas, por lo que no solamente deberá reducir la inversión sino pagar una financiación externa más costosa debido a la posible pérdida del grado de inversión.

En otros frentes, el 2017 comenzará con la expectativa de la paz, aunque las posibles cuotas de su dividendo solo comenzarían a recibirse una en la medida en que se haga la implementación, y la confianza inversionista se extienda a las zonas más afectadas durante 52 años de conflicto.

El factor político también será clave el año que viene, y su influencia sobre la economía no es de poca monta. La oposición que seguirá enfrentando el Gobierno a la implementación de los acuerdos de paz, hará que las cosas sean más complejas, máxime si se tiene en cuenta que este es un camino en el que el país no tiene experiencia y está aprendiendo a recorrerlo.

El panorama externo será otro de los factores que determinará el rumbo de la economía colombiana en el 2017, empezando por el efecto que tendrá el cambio de Gobierno en los Estados Unidos, nuestro principal socio comercial y de inversión. La llegada de Donald Trump a la presidencia de ese país no necesariamente indica que tendremos problemas, pero sí abre una serie de incógnitas y prende las alarmas sobre el rumbo que tomará la política comercial norteamericana y, especialmente, cuál será la posición del mandatario en torno a los tratados de libre comercio, entre ellos el que rige con Colombia.

LAS CIFRAS

Para el 2017, la economía colombiana necesita una mejoría en los dos indicadores principales: el crecimiento y la inflación.

Lea: La inflación cerrará el año en 5,8 %, según las cuentas del Gobierno

El dato del Producto Interno Bruto del tercer trimestre de este año (1,2%) prendió las alarmas, hasta el punto de que el ministro de Hacienda redujo la expectativa para este año al 2% y para el próximo al 3%. Por su parte, la inflación va por mejor camino, luego del desborde registrado en 2015 y los primeros siete meses del 2016. Todo indica que este año terminará en alrededor del 6%, pero las autoridades económicas creen que en 2017 volverá al rango tema del Banco de la República, es decir, entre 2 y 4%.

CUENTAS FISCALES

Para el 2017 se pronostica un déficit del sector público consolidado del 2,3% del PIB, resultado similar al proyectado para 2016. En particular, se estima que el déficit total del GNC pase de 3,9% del PIB en 2016 a 3,3% del PIB en 2017. También se prevé un menor superávit, del orden de 0,5 puntos porcentuales en sector descentralizado, mientras el el sector público financiero permanecerá constante como porcentaje del PIB.

Siga bajando para encontrar más contenido