El flujo de venezolanos hacia Colombia sigue en aumento

Buena parte se queda en el territorio nacional, pero otros atraviesan el país y salen hacia diversas naciones de Suramérica.

En agosto del año pasado, Venezuela abrió su frontera con Colombia.

En agosto del año pasado, Venezuela abrió su frontera con Colombia.

Schneyder Mendoza/EFE

POR:
Portafolio
noviembre 22 de 2017 - 09:48 p.m.
2017-11-22

Aunque la migración de venezolanos al territorio colombiano sigue en aumento, los habitantes del país vecino están utilizando a Colombia como un puente de tránsito para llegar a otras naciones de Suramérica.

(Lea: Bonistas venezolanos se preparan para potencial batalla amarga y desordenada

Cifras de Migración Colombia lo sustentan. El aumento de la migración es notorio, pues solo en septiembre pasado entraron al país unos 79.306 venezolanos, por Cúcuta, mientras que en el mismo mes del 2016 ingresaron unas 54.336 personas de ese país, lo que significó un ascenso de 45,9%.

Entre tanto, en la frontera sur del país, de enero a septiembre, pasaron por el puesto de control de Rumichaca, en Ipiales, 196.675 personas, es decir, 137% más, comparado con el mismo periodo de 2016.

(Lea: Gobierno venezolano interviene a Makro

Para Édgar Insandará, secretario de Gobierno de Nariño, este comportamiento se ha venido presentando porque no todos los venezolanos están entrando a Colombia para quedarse o buscar trabajo. “Por las dificultades económicas y sociales que vive el país vecino, esos habitantes están buscando oportunidades en lugares como Ecuador, Chile o Perú”, dijo el funcionario.

(Lea: En Colombia ya hay casi medio millón de venezolanos

Situación que ratificó en días pasados Christian Kruger, director de Migración Colombia. “Un gran porcentaje de los ciudadanos venezolanos que ingresan a Colombia lo está haciendo para utilizar nuestro país como puente hacía terceros destinos. Esta dinámica no sólo se ha mantenido, sino que, incluso, se ha acrecentado en los últimos meses, siendo los principales destinos Ecuador, Estados Unidos, Panamá, Perú y Chile”,explicó.

Tanto así, que una fuente cercana al movimiento de los venezolanos en el país, dijo que más de 170.000 venezolanos han salido del territorio colombiano en lo que va del año.

Juan León, jefe de personal de un centro comercial en la frontera, denominado la Estrella, también explicó a Portafolio que aunque sí se ve una importante presencia de venezolanos en la zona, no muchos tienen intenciones de quedarse en el país.
“Muy pocos buscan instalarse aquí. De las hojas de vida que me llegan para entrar a trabajar al centro comercial, solo tengo tres o cuatro de venezolanos”, aclaró León.

De hecho, según un informe de Migración Colombia, entre los 263.331 ciudadanos del vecino país que han entrado al territorio colombiano a junio de 2017, 228.380 ya habían salido para esos primeros seis meses. Y, precisamente, la segunda ciudad de destino de dichos migrantes era Ipiales.

Además de la salida acelerada de extranjeros por el puesto de migración de esta ciudad nariñense, la entrada de foráneos por ese punto también se ha incrementado. Entre enero y septiembre han entrado 87.482 personas, con una variación de 9,6%, frente a los que arribaron al departamento de Nariño en 2016.

Curiosamente, un análisis comparativo de la entidad migratoria muestra que las entradas de extranjeros por el puesto de control de Rumichaca (Ipiales) en el último año frente al 2016 (enero a octubre), ha presentado una variación del ingreso de personas con nacionalidad venezolana de 207%, por lo que se cree que, además de salida de algún grupo de venezolanos del país, hay otro que también está ingresando por dicho punto.

Para César Cristian Gómez, alcalde de Popayán, ese comportamiento se explica en que para evitar problemas en otros puntos de la frontera, ciudadanos de dicho país prefieren entrar por Ipiales.

Por su parte, Migración Colombia ha asegurado en distintas ocasiones que, por cuenta de los problemas que vive el país vecino, la función de Colombia es acoger a los ciudadanos vecinos.

María Camila González
marola@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido