Lo que necesita el país para cerrar la brecha tecnológica

Proponen macrorruedas de tecnología y que el Gobierno otorgue créditos blandos y exenciones para importaciones de este tipo.

Tecnologías

Las herramientas que más van a impactar positivamente la productividad son las relacionadas con la cuarta revolución industrial.

123 rf

POR:
Portafolio
julio 13 de 2018 - 08:16 p.m.
2018-07-13

Así como ProColombia realiza ruedas de negocios y promueve misiones empresariales hacia otros países en busca de nuevos mercados para la compañías nacionales, también debería hacer eventos similares, pero centrados en tecnología, con el fin de que las compañías negocien lo que requieren para su modernización. 

De hecho, esa propuesta ya se la hizo la Andi al Gobierno, tras la presentación de los resultados del estudio 'Cierre de brechas de innovación y tecnología'. que realizó el gremio con recursos del programa iNNpulsa. La idea era tener un diagnóstico sobre la distancia que debe recorrer el país para ponerse al día en materia tecnológica con respecto a quienes, a nivel global, están en la cresta de la ola. 

(Lea: Escuelas públicas usan tecnología con energía solar

Adicional a esa primera recomendación, Bancóldex debería crear una línea especial de crédito con intereses bajos y periodos de gracia muertos y debería haber exenciones arancelarias para importar tecnologías que no se estén produciendo en el país, según Juan Camilo Quintero, gerente nacional de Innovación y Emprendimiento de la Andi, y quien estuvo al frente de la investigación mencionada. 

El análisis se centró en ocho sectores que hacen parte de las 29 cámaras sectoriales de la Andi y que a la vez han sido considerados estratégicos por el Programa de Transformación Productiva (PTP) del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT): posconsumo, siderúrgico y metalmecánica, electrodomésticos, automotriz, BPO, dispositivos médicos, textil y confección de cosméticos. 

(Lea: Samsung abre en la India la mayor fábrica de móviles del mundo

De acuerdo con Quintero, hubo una conclusión general que no representó una novedad: el atraso en la adopción tecnológica, producto no solo de la lentitud en este aspecto dentro del ámbito corporativo, sino de la lejanía entre las aspiraciones de los empresarios y la frontera del conocimiento a nivel global. 

FALTAN VISIONARIOS 

Un hallazgo con respecto a los ocho campos es que las tecnologías que más van a impactar en la productividad de estos en el futuro son las relacionadas con la cuarta revolución industrial, como la realidad virtual, la realidad aumentada, el internet de las cosas y la analítica. 

(Lea: Las aulas virtuales, estrategia clave para mejorar la educación

Sin embargo, "ninguno de los analizados está pensando en disruptividad, en hacer cosas totalmente diferentes a las capacidades que hoy tiene. Además están pensando más en innovación en el presente con tecnologías de hoy, pero no están desarrollando ni acoplándose a las tecnologías que saldrán en el futuro", señala Quintero. 

En su opinión, la innovación todavía se está viendo de una manera muy unidimensional, enfocados en servicios y productos, sin aprovechar bien oportunidades, por ejemplo, en cuanto a canales y aspectos organizacionales. 

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores hicieron entrevistas con empresarios, sector Gobierno, grupos de investigación, centros de desarrollo tecnológico y doctores expertos en el tema. Así mismo, hubo talleres con el sector productivo y emprendieron una pesquisa en publicaciones indexadas. 

Tal vez la razón principal del rezago, según Quintero, es la falta de conocimiento y concientización, así como (en buena medida producto de lo anterior) la carencia de una estrategia de innovación, pues el precio cada vez pesa menos y aun así muchos piensan que la tecnología solo es para las multinacionales. "La realidad es que cada vez hay más posibilidades, porque en la medida en que una tecnología se vuelve exponencial cae su precio, y la consecuencia es que estos han bajado dramáticamente en los últimos diez años", anota. 

Añade que si bien las empresas más grandes suelen tener más dinero, les falta de agilidad por sus estructuras más pesadas y difíciles de mover. Entre tanto, en las de tamaño menor la velocidad puede ser mayor pero el flujo de caja resulta insuficiente. 

A la par con la presentación de este estudio, la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) presentaba en días pasados el primer informe del Observatorio de la Economía Digital, elaborado por el experto Raúl Katz.

Este análisis contempla variables de tamaño, por región y diferencias entre la adopción de tecnologías maduras (consistentes por ejemplo en contar con computadores, internet de banda ancha, software para automatizar procesos y uso de redes sociales) y avanzadas (comprenden lo último, como internet de las cosas, inteligencia artificial, analítica, robótica y machine learning). 

Este también concluye que, si bien en los últimos años se ha reducido mucho la brecha en tecnologías maduras, falta mucho, pues hay firmas que no cuentan siquiera con página web, ni con un dominio propio y muchas no hacen comercio electrónico, según destaca Andrés Carbó, director de la Iniciativa de Clúster de Software y TI de la CCB. En cuanto a las tecnologías avanzadas, la brecha es todavía mayor. Uno de sus cuadros del estudio revela que el índice de gestión de tecnologías maduras en las grandes empresas está en el 76%, en las pymes en 50% y en las microempresas es del 25%. En tecnologías avanzadas, las primeras están en un 20%, las segundas en 10% y las terceras en 7%. 

Tres sectores muestran una digitalización de producción sensiblemente menor que el resto del aparato productivo: industrias manufactureras, comercio y hoteles y restaurantes. "Las empresas grandes son las que muestran un maypr acercamiento, pero aun las pymes tienen mucho camino por recorrer, tanto en adopción como gestión de las tecnologías", acota además Carbó. En cuanto a las regiones, casi todas avanzan pero la brecha entre el centro y la periferia sigue siendo sensible. 

Si bien ambos estudios parecer ser coherentes, cada uno por su lado, resulta revelador que sean financiados por dos entidades estatales (el primero por el MinCIT a través de iNNpulsa, y el segundo por el Ministerio de las TIC), que no hayan coordinado los sectores en los cuales se centraron y que sean hechos con metodologías diferentes. 

Al respecto, Juan Camilo Quintero dice que el Estado tiene alrededor de dos billones de pesos para innovación y tecnología dispersos en ministerios y entidades que no coordinan entre sí. El próximo gobierno debe adoptar una estrategia científica y tecnológica. 

IDEAS PARA UN POSIBLE SALTO

Del estudio de la Andi salieron 44 iniciativas que, según la entidad, deben ayudar al país a dar el salto tecnológico.

En primer lugar, de acuerdo con el gerente nacional de Innovación y Emprendimiento de este gremio, Juan Camilo Quintero, resulta esencial crear un mecanismo de adopción tecnológica temprana.

“El país ha hablado mucho de un centro de investigación y desarrollo tecnológico, pero muy poco de adopción tecnológica”, dijo al explicar que no se trata solo de seguir pensando en resolver las necesidades en este aspecto dentro del ecosistema local de innovación, sino de conectarse con quienes en el exterior están produciendo las tecnología de frontera.

“En innovación hay una premisa: lo que ya existe se compra, no se desarrolla”, apuntó. Esta iniciativa ya fue puesta en conocimiento de ProColombia y el minCIT.

Otro proyecto posible es la creación de un centro de inteligencia artificial que permita congregar intereses nacionales en torno al desarrollo de aplicaciones para la industria.

Por su parte, el director de la Iniciativa de Clúster de Software y TI de la Cámara de Comercio de Bogotá, Andrés Carbó, anunció que, en unión del MinCIT, MinTIC, iNNpulsa, gremios y las cámaras de comercio, próximamente lanzarán 18 centros de innovación digital, donde cualquier empresa podrá tener un diagnóstico de su madurez en temas digitales y le ayudarán a trazar una hoja de ruta al respecto. En Bogotá quedarán dos.

Igualmente, el Observatorio de Economía Digital tendrá cada año un diagnóstico actualizado sobre los avances y los retos.

Siga bajando para encontrar más contenido