‘Los populismos de Latinoamérica son un mal de las democracias frágiles’

Gianpietro Mazzoleni asegura que la victoria de Macron no va a suponer un freno a la ola de esta tendencia que se está registrando en el mundo.

Gianpietro Mazzoleni

Gianpietro Mazzoleni, sociólogo político de la Universidad de Mílán.

Cortesía Alicia Peñaranda

Economía
POR:
Portafolio
mayo 16 de 2017 - 09:08 p.m.
2017-05-16

Trump, Le Pen y Maduro tienen algo en común: pertenecen a una tendencia política que, hoy en día, ha logrado hacerse un hueco importante en el panorama político global: son populistas.

Sin embargo, el nacimiento de este tipo de Gobiernos es distinto según el lugar. De acuerdo con el sociólogo político de la Universidad de Milán, Gianpietro Mazzoleni, mientras que en Europa son en mal de las democracias fuertes y consolidadas, en la región son una afección de sistemas democráticos débiles.

¿Cuál es la razón que explica la tendencia populista que está enfrentando el mundo?

A la globalización y sus efectos en la economía y la sociedad de los países se le ha echado la culpa de ser la principal razón de que la gente sienta que pierde su anterior bienestar. Además, la inmigración está contribuyendo al creciente descontento popular, el cual no ha sido abordado de manera adecuada por las clases dirigentes. Por tanto, el resultado de esto es el éxito de movimientos que aseguran tener soluciones fáciles e inmediatas para problemas difíciles e, incluso, supranacionales.

¿Cree que la derrota de Le Pen en Francia frenará esta tendencia?

No creo que la victoria de Macron sea suficiente para parar la ola populista. Este hecho, por supuesto, representa una señal de que las soluciones populistas no son necesariamente las correctas para solucionar problemas que son de carácter internacional. Además, Macron enfrentará una fuerte oposición tanto desde la izquierda como la derecha y tendrá momentos muy difíciles en los próximos cinco años al intentar llevar a cabo políticas que puede que no sean populistas, pero al mismo tiempo, que no se conviertan en populares.

¿Por qué el populismo genera miedo?¿Esta tendencia tiene que ser negativa para el país?

El populismo se ha definido como un ‘concepto resbaladizo’ o ‘fenómeno camaleónico’ porque adopta distintas formas dependiendo del país y porque originalmente se puede encontrar tanto en los movimientos de izquierda como, más comúnmente, en las tradiciones de extrema derecha. Tiene una connotación negativa porque generalmente es visto como un sinónimo de xenofobia, nacionalismo, restricciones de los derechos humanos o autoritarismo.

Macron confirma la nueva era de políticos: jóvenes, cómodos en televisión, carismáticos, etc. ¿En qué consiste la política pop?

La política pop es una de las formas en la que esta es ‘manufacturada'’ y formada por los medios de comunicación. La mayoría de las industrias de medios están comercialmente orientadas, por lo que tienden a cubrir la política como un tipo de entretenimiento o de espectáculo. Es por esto que los políticos tratan de participar, contribuyendo a hacer que la política atraiga la atención de las personas. Macron no es el mejor ejemplo de esta tendencia, pues desarrolló una campaña seria, dejando poco espacio para los eventos de espectáculo. Trump es un mayor representante porque, además, es una celebridad. E incluso a Obama, de una forma distinta, le gustaba parecer ‘popular’.

Tras el Brexit, Trump, el ascenso de Le Pen… ¿qué podemos esperar para los próximos años?

Me gusta pensar como el filósofo italiano del siglo 18 Giambattista Vico, que en la historia hay ‘ciclos’. Nuestro tiempo actual está totalmente marcado por este fenómeno. Es difícil decir por cuánto tiempo, pero no me sorprendería si los problemas en los que nos enfocamos en pocos años serán totalmente distintos a los de ahora.

¿Cuáles son las diferencias entre los populismos de Europa y Latinoamérica?

Los populismos europeos son una afección de las democracias fuertes y maduras, mientras que los de Latinoamérica aparecen como una enfermedad de sistemas democráticos frágiles. De igual forma, los europeos rara vez terminan en una dictadura, mientras que en el caso latino tienden a convertirse en regímenes represivos. Los europeos son transitorios, los latinoamericanos son dominantes.

¿Hoy en día, cuál es el aspecto principal para triunfar en política?

No hay solo un aspecto, sino que son muchos los que proporcionan el éxito. Imaginemos la política como el tiempo: existen millones de variables que hacen que los pronósticos siempre sean imprecisos. Lo mismo ocurre en política, depende del tipo de país, del contexto histórico, la cultura política, la arquitectura institucional, el sistema electoral, las circunstancias y restricciones internacionales, el sistema mediático o el liderazgo, entre otros. Estos ingredientes no funcionan igual en cualquier sitio. Aun así, estoy convencido de que una campaña de comunicación inteligente puede incrementar las posibilidades de un líder experto en medios para conseguir el éxito político.

Rubén López Pérez
rublop@eltiempo.com