Los retos que tendrá el futuro Gobierno en competitividad

Los autores del índice por ciudades en esta área señalaron que se deben trabajar los temas de productividad, innovación y eficiencia en lo laboral.

Competitividad, una obligación empresarial en la nueva economía; hay mayor presión en las compañías

Esperamos que este índice pueda ser una herramienta para que las autoridades puedan tomar decisiones y que la ciudadanía haga veeduría.

Archivo particular. 

POR:
Portafolio
mayo 08 de 2018 - 09:56 p.m.
2018-05-08

En vísperas del final del mandato del presidente Juan Manuel Santos, ya se perfilan algunas tareas a solucionar para el próximo cuatrenio.

Del lado de la competitividad en las ciudades nacionales, los puntos que se deben abordar son el de la productividad, la fortaleza institucional, la innovación, al igual que la eficiencia en el mercado laboral para combatir la informalidad.

(Lea: ¿Cuáles son las ciudades más competitivas del país?)

Así lo afirmaron Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad (CPC), y José Manuel Restrepo, rector de la Universidad del Rosario, en el marco de la presentación de los resultados del primer índice de competitividad de ciudades, elaborado entre el CPC y el Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas (CEPEC) de la Universidad del Rosario.

(Lea: En Colombia, la competitividad pasa por las regiones

Córdoba aseguró que habría que iniciar por tomar las cosas buenas de los ocho años del gobierno del presidente Santos, para continuar y construir sobre ellas.

“Primero, considero que se ha hecho un gran trabajo sobre primera infancia, que debería prolongarse. Segundo, en infraestructura ha habido un gran esfuerzo que no debe detenerse. Tercero, la política de desarrollo productividad ha tenido éxito y por último, el ambiente macroeconómico ya se ha estabilizado y ajustado, luego de la caída en el 2014 de los precios del petróleo que generó estragos”, explicó la presidenta del Consejo Privado de Competitividad.

(Lea: Procesos burocráticos frenan la competitividad en Colombia

Sin embargo, Córdoba dijo que el “lunar” del actual Gobierno era la falta de crecimiento de la productividad en el país, que está ligada a la competitividad nacional.

En este sentido, Restrepo evidenció tres claves a trabajar en el próximo Gobierno: fortalecer las instituciones y la justicia, para que haya una correcta gestión fiscal, en especial para tratar los temas de evasión; eficiencia en el mercado, para contrarrestar la informalidad laboral, y por último, la innovación para presentar productos con mayor valor agregado.

RESULTADOS DEL ÍNDICE

Antes de entregar los principales resultados de la primera entrega del Índice de Competitividad entre Ciudades del país (ICC), Rosario Córdoba aseveró que las brechas entre las urbes nacionales eran tan grandes como las que hay entre las naciones más competitivas y las menos competitivas.

“Esperamos que este índice pueda ser una herramienta tanto para que las autoridades puedan tomar decisiones y para que la ciudadanía haga un ejercicio de veeduría”, contó la presidenta del Consejo Privado de Competitividad.

Los autores del estudio resaltaron que los resultados no provienen de un enfoque de percepción, sino de las cifras que cada administración reporta. El ICC 2018 se compone de 89 variables agrupadas en tres factores y 10 dimensiones de competitividad.

Este índice sigue la clasificación empleada por el Dane en la publicación de estadísticas referentes a ciudades, donde se tienen en cuenta 12 grandes ciudades, siete de las cuales incluyen sus áreas metropolitanas.

El primer puesto le corresponde a Bogotá-Soacha, región que obtuvo una calificación de 7,41 sobre 10. El segundo lugar lo ocupa Medellín AM (Área Metropolitana), la cual alcanza un puntaje de 7,00. Le siguen en su orden Manizales AM, Bucaramanga AM y la ciudad de Tunja con puntajes de 6,14, 6,06 y 6,03, respectivamente.

Por otro lado, la última posición es ocupada por Riohacha con un puntaje de 2,79 sobre 10. Le siguen Quibdó, Florencia, Cúcuta AM y Sincelejo con puntajes de 3,34, 3,62, 3,96 y 4,09, respectivamente.

Más allá del debate sobre posiciones en el ranquin, Córdoba expresó que “el ICC es una herramienta de referencia para que las ciudades identifiquen e implementen acciones orientadas al cierre de brechas. Esto les permitirá construir de manera articulada una agenda que genere las condiciones adecuadas para atraer mayor inversión y mejorar los estándares de calidad de vida de la población”.

Por su parte, Saúl Pineda Hoyos, director del Cepec de la Universidad del Rosario, detalló que “uno de los aportes más importantes de esta medición de la competitividad urbana, está asociado con la concentración del ejercicio en variables de desempeño. De esta manera, las instituciones locales en las ciudades que hacen parte de la medición, podrán identificar con claridad en cuáles pilares e indicadores específicos cuentan con mayor margen de maniobra para mejorar sus puntajes, sin importar el tamaño de las localidades o de las áreas metropolitanas”.

Es importante señalar que, debido a la falta de continuidad o carencia de información para la medición, este Índice aún no incluye nueve capitales de departamentos ya que la ausencia de datos impide medir variables puntuales en todas las ciudades.

El Rector de la U. del Rosario, apuntó hacia nuevos liderazgos de ciudades que encabezan algunas dimensiones de competitividad. “Hay que resaltar esas estrellas que arrojó este índice como es el caso de Tunja, Pasto y Popayán. Del lado de la capital de Boyacá tuvo el mejor resultado en cuanto a educación básica y media con una puntuación de 7,16, y también en el de educación superior y capacitación con 7,78”.
Igualmente, Popayán terminó en el top 10 del escalafón general, mientras que Pasto obtuvo el segundo puesto en cuanto a educación básica y media, con 6,97.

Ante el interrogante de por qué las cuatro grandes ciudades del país –Bogotá, Medellín, Barranquilla y Cali– no ocupaban los primeros lugares, los autores argumentaron que hubo una ponderación en los diferentes factores, por lo que no se le podía exigir lo mismo en sofisticación e innovación, por ejemplo, a Riohacha y a Barranquilla. Mientras que Bogotá-Soacha y Medellín AM alcanzaron los dos primeros puestos, Cali quedó de sexto y Barranquilla de novena.

Por último, los investigadores invitaron a realizar comparaciones entre este estudio y el anterior sobre competitividad departamental, dado que algunas capitales le aportan a su departamento como es el caso de Medellín, pero también le restan como Cali.

Andrés Felipe Quintero Vega
En Twitter: @QuinterovAndres

Siga bajando para encontrar más contenido