Los temas pensional y de salud deberían discutirse este año | Economía | Portafolio

‘Los temas pensional y de salud deberían discutirse este año’

Bruce Mac Master, presidente de la Andi, dice que ojalá la política no cope la agenda nacional para que se pueda avanzar sobre desarrollo económico.

Bruce Mac Master, responsable de la política de prosperidad

Diego Santacruz / Portafolio

POR:
Portafolio
enero 16 de 2017 - 10:09 p.m.
2017-01-16

Pese a su actitud propositiva y al optimismo sobre algunos temas que impulsarían la economía este año, el presidente de la Asociación de Empresarios de Colombia (Andi), Bruce Mac Master, dice que el 2017 será un año difícil. Aspira a que el Banco de la República retome pronto la baja de la tasa de interés, y que los dividendos de la paz empiecen a sentirse en todo el país.

Tras dejar atrás la página de la reforma tributaria, el dirigente respondió inquietudes planteadas por Portafolio.

¿Qué espera de la economía colombiana este año?

El 2017 también será un año complejo y de grandes retos en lo económico. En distintos frentes hay que tener en cuenta que será un año preelectoral; empezará el proceso de implementación del proceso de paz; y las empresas y los hogares colombianos sentirán el impacto de la reforma tributaria. 

¿Cree que la industria mantendrá su tendencia de crecimiento positivo en el 2017?

Esperamos que el crecimiento general de la economía en el 2017 se situará entre 2,5% y 3,0%.

En el caso particular de la industria, de acuerdo con la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC), las expectativas de los empresarios reflejan ambiente moderado para los negocios en los primeros seis meses del 2017. Estiman que sus ventas crecerán 2,4% en 2017, en términos reales; hacia el mercado interno proyectan un aumento de 2,6% y en exportaciones 3,8%.

¿Es necesario que el Emisor baje las tasas?

En 2016 la Andi reiteradamente solicitó a las autoridades económicas que moderaran su política contraccionista y así evitar un mayor costo en términos de crecimiento. Al final del año, un poco tarde, se redujo la tasa en 0,25 puntos. Si queremos reactivar la economía, incluso como medida para contrarrestar el efecto de la reforma tributaria sobre la demanda agregada, es necesario bajar la tasa relativamente pronto.

¿Espera que el dividendo de la paz empiece a sentirse este año?

Estamos esperanzados en que así sea. Un país en paz tiene que ser más atractivo para la inversión y los negocios. Algunos sectores como el turismo llevarán el liderazgo del crecimiento. Una Colombia en paz tiene todo para ser uno de los principales destinos del continente y eso lo estamos viendo.

También nos permitirá consolidar proyectos que desde el sector privado hemos impulsado. Desde septiembre de 2015 la Andi y la Fundación lanzamos la Estrategia de Competitividad Inclusiva, al finalizar 2016 presentamos un modelo de empleo inclusivo y el Programa Alianzas para la Reconciliación, con cooperación internacional y el Gobierno.

¿Pasada la página de la reforma tributaria, cuál cree que debe ser la prioridad del Gobierno?

La reforma tributaria era necesaria desde el punto de vista fiscal, ese objetivo se cumplió. Sin embargo era necesaria también desde el punto de vista de competitividad, no solo para que nuestros productos puedan ser vendidos en mayores cantidades y en más países, sino porque debemos aspirar a que Colombia sea un país muy atractivo para la inversión internacional. Hoy no lo somos, nunca lo hemos sido. Si queremos construir desarrollo serio y sostenible tenemos que lograr ser estructuralmente atractivos para las cadenas globales de valor y la inversión internacional.

Debemos construir una estrategia seria, de largo plazo, confiable para atraer inversión de las cadenas globales de valor al país. Con reglas de juego claras y estables, con ventajas sobre otros países, pensando en productos y sectores líderes. Nuestros economistas deben pensar más en desarrollo en el sentido amplio de la palabra, desarrollo social, reducción de inequidades, pero también aumento en las tasas de inversión y ahorro. La empresa privada es motor de crecimiento y desarrollo, y eso se le olvida con demasiada frecuencia a los responsables de la política pública.

¿Cuál cree que puede ser el efecto del año preelectoral en la economía colombiana?

Ojalá la política no cope la agenda nacional, como en el 2016. Por estar ocupado en política, el país no hizo la tarea en varios frentes. En su momento llamamos la atención por ejemplo para que la Reforma Tributaria se tramitara en el primer semestre del año y no fue posible.

Hay varios desafíos para este 2017 como la implementación de los acuerdos de paz, y la actividad económica que se promueva alrededor de la construcción e infraestructura para educación, vías o vivienda, sólo por citar algunos. Es importante que retomemos el debate del desarrollo económico. A veces siente uno que el país se niega a dar los debates estructurales por estar atendiendo los afanes del día a día. Temas como la reforma pensional, la solución de largo plazo del sector salud, el plan de ampliación energética, la solución a Electricaribe o la política de desarrollo productivo deberían ser la prioridad en la discusión de este año.

¿Confía en que este año sea el turno de las exportaciones?

Ojalá así sea. Como lo muestra la EOIC se espera un crecimiento en 2017. Es necesario seguir trabajando en superar las dificultades internas que obstaculizan la actividad exportadora, en especial teniendo en cuenta que el entorno internacional es incierto, con más competencia y con el resurgimiento del proteccionismo.

¿Cuál puede ser el efecto Trump en Colombia?

Es incierto lo que pueda pasar. Persisten interrogantes sobre si como presidente seguirá con lo que anunció como candidato en términos del TPP, el NAFTA y la política industrial local. Esperamos que se mantenga la buena relación histórica con Estados Unidos. Si bien es posible que haya cambios con este nuevo Gobierno, estamos a la espera de los anuncios que haga esta semana el presidente Trump.

Siga bajando para encontrar más contenido