Más educación para el consumo sostenible

Es necesario crear estrategias para desarrollar y ampliar los mercados de los productos bio en los países latinoamericanos.

Verduras

Si bien el consumo de este tipo de productos ha aumentado en los últimos años a nivel mundial, no alcanza a ser ni el 4 % del consumo masivo en el mundo.

Archivo portafolio.co

Economía
POR:
Portafolio
junio 29 de 2017 - 07:18 p.m.
2017-06-29

El consumo de los productos que entran en las denominaciones bio, eco, orgánico, de comercio justo, responsable o sostenible, puede quedarse en una simple moda para un nicho reducido de consumidores, si no se generan estrategias para desarrollar y ampliar los mercados en los países latinoamericanos.

(Lea: ‘La sostenibilidad ambiental también es rentable’: Palatino

En contraste, en el caso de Alemania, las cifras de consumo de este tipo de productos van en aumento. Por ejemplo, para la línea de productos alimenticios, las ventas de los productos sostenibles alcanzaron la cifra de casi nueve mil millones de euros en el año 2015, 11 % más que en el año 2014, según el más reciente estudio de bio-productos de la Federación de la Industria de Alimentos Orgánicos. La razón: la implementación de estrategias empresariales colaborativas enfocadas a comunicarle al consumidor las ventajas de los productos sostenibles y a aumentar sus preferencias de consumo hacia dichos productos.

(Lea: ‘Firmas colombianas, entre las más avanzadas en RSE’) 

No obstante, desde una perspectiva más global, si bien el consumo de este tipo de productos ha aumentado en los últimos años a nivel mundial, no alcanza a ser ni el 4 % del consumo masivo en el mundo en todas sus categorías (hogar, alimentos, vestidos, transporte, ocio, salud, belleza e higiene). Es por ello que en la medida en la que las preferencias de consumo por los productos sostenibles aumenten, las oportunidades de negocio, para aquellas empresas que los generen, van a ser más reales.

No obstante, en países como Colombia todavía hay un camino largo por recorrer para que el consumo de este tipo de productos deje de ser de nicho y pase a ser de consumo masivo. Para que esto suceda, primero deben pasar algunas cosas:

1
Que la regulación y las políticas públicas generen un contexto idóneo para que las empresas inviertan más en estrategias de
eco-innovación.
2
Que los precios de transacción (por los cuales compran los consumidores), reflejen todas las externalidades ambientales y sociales que están intrínsecas en el proceso de producción de la empresa (ejemplo: contaminación, emisiones de gases de efecto de invernadero, conservación y recuperación de los recursos
naturales).
3
Que las empresas sostenibles, de manera colaborativa y determinada, expongan a los consumidores las ventajas económicas, ambientales y sociales de los productos sostenibles. Esto demandará un esfuerzo colectivo para generar una pedagogía comercial para todos los actores del mercado.

Los dos primeros argumentos no dependen de las empresas; a lo sumo pueden influenciar el diseño de políticas públicas al estar agremiadas. Pero en el segundo caso, las empresas sostenibles pueden desarrollar dos estrategias. Por una parte, actuar como un clúster y diseñar estrategias de comunicación y de educación que le permita a los consumidores entender, no solo las ventajas de adoptar estilos de vida sostenibles por medio del consumo sino, también, comprender los ahorros asociados con el consumo de estos productos a lo largo de su ciclo de vida (ejemplo: paneles solares, luminarias
eco eficientes).

La segunda estrategia depende de la voluntad de colaboración entre las empresas, las entidades académicas y los expertos en comunicación y mercadeo. Esta alianza permitirá impulsar las preferencias de consumo a través de mensajes emocionales y argumentados desde el punto de vista económico. En resumen, generar y vender productos sostenibles es una oportunidad que se evidenciará cuando su valor esté posicionado en las mentes de los consumidores. Para mayor información ir a
www.academiasostenibilidad.com. 

Julio Andrés Rozo Grisales,
director de AISO (Academia de Innovación para la Sostenibilidad)