¿Por qué Medellín quiere cobrarles a los extranjeros que la visitan?

Según el Buró de la ciudad, el dinero se invertiría en infraestructura turística y programas de promoción de esta capital. Se buscan US$2,5 millones.

botero

Uno de los propósitos es recaudar recursos para el mantenimiento de los sitios emblemáticos.

Uno de los propósitos es recaudar recursos para el mantenimiento de los sitios emblemáticos.

Economía
POR:
Portafolio
agosto 22 de 2016 - 07:00 a.m.
2016-08-22

La posibilidad de contar a futuro con una fuente de recursos para financiar el mantenimiento de su infraestructura turística y promover la ciudad son dos razones de peso por las que el Buró de Medellín está planteando el cobro de una tarifa a los turistas extranjeros que los visitan.

La cifra que se podría conseguir oscila entre 1 y 2,5 millones de dólares. Aunque suena poco, la gerente del Buró, Ana María Gallego, dice que sería un punto de partida, pues Guadalajara, la ciudad en la que más se está inspirando esta iniciativa, comenzó recaudando 200 mil dólares y ya se acerca a los 8 millones de dólares. Otro argumento es que el 88% de los grandes destinos del mundo tienen cobros similares.

En México, por ejemplo, cada ciudad de interés cuenta con su propio modelo. Guadalajara, en particular, tiene un fideicomiso a donde va el dinero y existen unas reglas claras sobre los porcentajes que deben destinarse a desarrollo del producto turístico, mantenimiento de la infraestructura, aportes al sector público, promoción del buró. Una junta toma decisiones y lo supervisa todo.

Aplicado esto al contexto local, serviría si acaso es necesario ampliar o remodelar Plaza Mayor, el mayor escenario de eventos de la capital antioqueña; señalizar la ciudad, invertir para captar un gran evento o crear una beca para que más estudiantes de secundaria se formen como guías turísticos bilingües, según explica la Gerente del Buró.

“Creemos que Medellín está en un punto de desarrollo que le permite compararse a destinos internacionales grandes, por lo cual es necesario retomar el análisis estratégico del turismo en la ciudad”, añade Gallego, quien advierte que apenas se trata de una idea para que el sector privado y público comiencen a ver su conveniencia y la forma que se adoptaría (Lea: 'Turismo rentable y estratégico en la capital de Antioquia').

Podría ir desde modelos voluntarios como el de Río de Janeiro, donde todos los hoteles se pusieron de acuerdo para hacer un aporte para la promoción de la ciudad, hasta impositivos parecidos al de San Andrés, donde cada visitante paga una tarjeta turística que cuesta 99.000 pesos. Si se tiene en cuenta que el año pasado ingresaron al archipiélago 900 mil viajeros, el recaudo habría superado los 89.000 millones de pesos.

En el 2015 a Antioquia llegaron 608.525 turistas y de ellos 212.275 fueron extranjeros, con un incremento de 34% en los foráneos con relación al 2014. Otra información que refleja el dinamismo del sector en esa región parte de comparar el crecimiento de los turistas internacionales en el mundo, que el año pasado fue de 4%, mientras que en Colombia alcanzó el 16% y en la capital de la montaña 34% (Lea: 'Por turismo, 1.450 millones de dólares ingresaron al país'). 

Un estudio realizado por el Buró plantea la posibilidad de que la tarifa vaya de los 0,50 dólares por habitación ocupada en hostales y hoteles de menos estrellas, hasta 5 dólares en los más lujosos. En la actualidad Medellín cuenta con más de 14.000 cuartos que mantienen un promedio de ocupación del 70%. Para los próximos dos años los hoteleros planean habilitar 4.200 camas más.

Lo claro es que la tasa no debe castigar la competitividad de las tarifas, si bien está demostrado que ningún turista internacional se priva de conocer un lugar por un cobro como estos. “En lo que más se fijan es en poder disfrutar de la experiencia que se les está prometiendo”, apunta Gallego.

La iniciativa del cobro pasó su primera prueba en el consejo directivo del Bureau, donde hay representantes del sector público y privado, lo mismo que de Cotelco; pero la intención es que se debata en escenarios más amplios.