Meta de producción de café para 2017 disminuye por lluvias 

La Federación Nacional de Cafeteros, prevé que para este año la cosecha estará por debajo de los 14 millones de sacos. 

Café

La reducción de la cosecha significa que los productores dejarán de percibir entre 100 y 150 millones de dólares.

Archivo particular. 

Economía
POR:
Portafolio
julio 11 de 2017 - 07:24 p.m.
2017-07-11

Debido a las fuertes lluvias que han afectado al país entre noviembre y marzo, se redujo la previsión de producción de café a menos de 14 millones de sacos de 60 kilos para 2017 informó este martes la Federación Nacional de Cafeteros (FNC).

(Lea: Mayor inclusión social, lo nuevo de los estatutos cafeteros

"Creemos que la cosecha va a estar por debajo de los 14 millones de sacos, lo que quiere decir tranquilamente 300.000 o 400.000 sacos menos de lo previsto”, dijo el gerente de la FNC, Roberto Vélez, durante la instalación del primer Foro Mundial de Países Productores de Café que se realiza en Medellín.

(Lea: Avanza programa para que los niños caficultores no abandonen el campo

Colombia, principal productor de café de calidad y tercer productor mundial del grano por detrás de Brasil y Vietnam, tenía previsto igualar o superar levemente los 14,23 millones de sacos del año pasado, que fueron un 0,4% más que los 14,17 millones de 2015.

"El primer semestre recolectamos 6,374 (millones de sacos), deberíamos haber recolectado 6,5 (millones). Ya tenemos 150.000 sacos menos y tenemos mucho temor sobre la cosecha del segundo semestre", afirmó el directivo.

Los cafeteros achacan el descuadre a las lluvias que comenzaron en noviembre de 2016 y se alargaron hasta inicios de marzo pasado, y cuyos niveles estuvieron por encima de los promedios históricos.

Las precipitaciones impactaron de dos formas la siembra cafetera: la cantidad de agua no permitió que el árbol sintiera el estrés hídrico, por lo que no floreció, y la nubosidad impidió la fotosíntesis adecuada para que la flor se convirtiera rápidamente en grano, apuntó el dirigente.

Según Vélez, la reducción de la cosecha significa que los productores dejarán de percibir entre 100 y 150 millones de dólares. En 2016 por efectos climáticos se perdieron unos 500.000 sacos, añadió.

Para el gerente de la FNC, estos resultados alejan al país de la meta establecida por el gobierno de producir 20 millones de sacos en 2020.

Actualmente el país tiene una cosecha potencial de 14,5 millones de sacos, que tienen un valor superior a los siete billones de pesos.