‘Millennials’ sientan cabeza al pedir créditos de vivienda

Estos préstamos mejoraron, frente a los de vehículo, tarjetas de crédito o libranzas.

Compra de vivienda

.

Archivo Portafolio

POR:
Portafolio
abril 03 de 2018 - 10:00 p.m.
2018-04-03

Mientras que las tasas de morosidad en el país siguieron aumentando para la mayoría de los principales productos de crédito en el cuarto trimestre del 2017 frente al mismo periodo del 2016, los de vivienda mostraron un mejor desempeño.

(Lea: 'El millennial se interesa más en la experiencia que en el producto')

Así lo reveló un estudio de la firma TransUnion, que identificó un comportamiento regular –no necesariamente malo– en líneas como tarjetas de crédito, libranzas y préstamos para vehículo, rotativos y de libre inversión, a los que les suman los microcréditos. Caso contrario fue el de los de vivienda, en los cuales los millennials, consumidores nacidos entre 1980 y 1994, “están jugando un papel importante”.

(Lea: Millennials pondrían en riesgo la existencia de las tarjetas de crédito)

Según Virginia Olivella, gerente de la compañía, todos los indicadores de morosidad seria para obligaciones en este segmento (60 días o más), en términos de cuentas, saldos y consumidores, mejoraron en el periodo analizado. Particularmente, este índice por deudor cayó a 5,47%, es decir, 78 puntos básicos menos. “Los préstamos de vivienda están demostrando ser el producto más resistente en el mercado colombiano”, dijo Olivella, quien destacó que los saldos están aumentando y la morosidad, bajó.

El reporte de TransUnion también reveló que, tras la caída del 13,9% y el 5,7% observada en el segundo y en el tercer trimestre de 2017, respectivamente, los nuevos empréstitos para acceder a oferta residencial crecieron 2,6% en el cuarto trimestre del 2017.

“Sin embargo, esta alza en originaciones no fue uniforme para todos los perfiles, ya que, en particular, para los segmentos de alto riesgo continuaron cayendo”, agregó.

MÁS CONFIANZA

Aun así, en términos generales se ha generado más confianza entre los interesados en la inversión inmobiliaria, lo que, de paso, ha atraído a los millennials más maduros y con poder adquisitivo, cuyas edades oscilan entre 24 y 38 años.

Para la directiva de TransUnion, “contrario a lo que normalmente se piensa de este grupo, en el sentido de que son cortoplacistas y carecen de arraigo, podríamos decir que sentaron cabeza, creen en la inversión en vivienda y, por lo tanto, piden más préstamos”.

Y el valor agregado –insistió Olivella– es que son cumplidos en sus pagos, sobre todo entre usuarios de 30 a 37 años, que están más organizados y ya tienen un ‘norte’ laboral definido. Para ellos, precisamente, se originaron casi el 50% de los créditos de vivienda.

Para la representante de TransUnion, ellos son el presente y, en consecuencia, la apuesta que tienen los bancos ahora. “Sin embargo, lo que viene, no menos importante, es la generación Z, es decir, aquella conformada por los nacidos del año 2000 en adelante, a quienes la banca tendrá que llegarles con iniciativas realmente innovadoras”, explicó Olivella, quien anotó que aquí, las entidades deberán moverse y fortalecerse, especialmente en el mundo digital.

Siga bajando para encontrar más contenido