En las plazas y tiendas de barrio Minhacienda está atajando la inflación

El ministro Cárdenas pidió a los consumidores que comparen los precios entre tiendas y supermercados, para evitar la especulación y denunciar.

tiendas

La recomendación está dirigida a comprar precios y denunciar posibles abusos.

Archivo

Economía
POR:
Portafolio
agosto 09 de 2016 - 12:22 p.m.
2016-08-09

Dos temas -principalmente- se roban la atención del Ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas por estos días. Primero, el del día a día, que tiene que ver con que la inflación retome al rango meta (entre 2 % y 4 %) para que el Banco de la República no continúe en su senda alcista de tasas de interés, y el otro, a mediano plazo el trámite en el Congreso de la reforma tributaria que se requiere para encaminar las finanzas públicas, afectadas por la caída del ingreso petrolero. (Lea: En el último año la inflación se ubica en 8,97 %)

Por eso, para atajar los precios de los alimentos, que en julio pasado crecieron 1,11 por ciento frente a ese mismo mes del 2015, el ministro Cárdenas decidió 'ponerse el overol' y meterse a las plazas de abastos, como Corabastos (el pasado lunes) para verificar cuáles son los alimentos que más suben y en cuáles se puede estar dando alguna especulación de precios por parte de los proveedores y tenderos.

Cárdenas está convencido de que ya es hora de que los precios de los alimentos empiecen a ceder, pues no solo pasó el fenómeno de El Niño sino que el paro camionero se superó y el tránsito de víveres y alimentos volvió a la normalidad. (Lea: Sin Niño, precios de los alimentos deben empezar a ceder)  

Tras su visita a Corabastos, Cárdenas les pidió a las amas de casa y a los consumidores en general que hagan comparaciones entre los precios en las tiendas de barrio y los supermercados y grandes superficies, para que detecten posibles brotes de especulación, de manera que los castiguen comprando más barato y denunciando.

Precisamente, es en Corabastos donde se surten la mayoría de los locales de verduras y víveres de Bogotá y, allí, Cárdenas constató que la carestía ha cedido en este nivel, por lo cual esto se debe reflejar en la parte baja de la cadena hasta llegar al consumidor final.

“Se normalizó la oferta de alimentos: están llegando 12.500 toneladas diarias a Corabastos y han caído de manera contundente los precios, esto debe ayudar a que la inflación en los próximos meses comience a ceder”, dijo el Minhacienda.

Cárdenas celebró que se diera por terminado el fenómeno de ‘El Niño’ y que se levantara el paro de los transportadores de carga, hechos que impulsaron el precio de algunos productos afectando la inflación.

“Durante el paro, el bulto (50 kilos) de arveja verde llegó a estar en $500.000, hoy está a $50.000; la papa estuvo en $110.000 y ahora está en $60.000; la yuca estuvo a $80.000 y ahora está a $35.000; la mazorca tuvo una caída considerable de precio: de $120.000 el bulto, a $40.000”, explicó Cárdenas, de acuerdo a los precios proporcionados por los comerciantes de Corabastos.

Vale recordar que Cárdenas, desde hace dos reuniones de la junta del Emisor, ha venido insistiendo en que la economía ya realizó el ajuste que debería y que por lo tanto, no se requieren nuevos incrementos en las tasas; no obstante, en la más reciente cita de los codirectores se decidió incrementar en 25 puntos básicos los tipos de intervención.

Así mismo, en aquella oportunidad, el equipo técnico del Banco Central recortó su previsión de crecimiento económico para todo el 2016, lo bajó a 2,3% desde 2,5% en un rango de entre 1,5% y 3%.

A lo largo de esta semana se conocerían los datos más frescos de la encuesta de expectativas que realiza la autoridad monetaria. Esta será crucial para la próxima junta del Emisor, ya que les permitirá a los integrantes tener una visión más amplia de lo que espera el mercado sea el comportamiento del Índice de Precios al Consumidor en los próximos meses.

De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), en julio respecto a junio, se redujeron las cotizaciones mayoristas de las verduras y hortalizas, los tubérculos, raíces y plátanos, los lácteos y los huevos.

En cambio, se incrementaron las de las frutas frescas, los cereales, las carnes y los pescados y los alimentos procesados. El aumento de la oferta en algunos productos favoreció el precio, se espera que se mantenga en agosto.

Portafolio.co