Cerca del 60% de los graduados son mujeres: Ocde

Salud y educación son las áreas más apetecidas por el género femenino. No obstante, los hombres lideran en títulos de enseñanza superior.

Mujeres

Entre 2005 y 2014, la tasa de matriculación en educación superior de jóvenes entre 20 y 24 años creció del 29 % al 33 % en países adcritos a la Ocde.

Foto:123rf

Economía
POR:
efe
septiembre 15 de 2016 - 03:08 p.m.
2016-09-15

El porcentaje de mujeres graduadas en los países de la Ocde supera al de los hombres, aunque ellas optan más por carreras en el ámbito de la educación o la salud, y son minoritarias en las ingenierías o los estudios de ciencias, según el informe anual de Educación 2015 de ese organismo, publicado hoy.

Ese documento, presentado en Bruselas por el secretario general de la Ocde, Ángel Gurría, y el comisario europeo de Educación, Cultura, Juventud y Deportes, Tibor Navracsics, revela que el 58 % de las personas con un grado o título equivalente son mujeres, aunque la tasa se reduce en los niveles más altos de la enseñanza superior, como el doctorado o programas similares (47 %).

En 2014, según la Ocde, había de media tres veces más hombres que mujeres que se graduaron en ingeniería y cuatro veces más mujeres que hombres que completaron estudios superiores en el ámbito educativo. Los desequilibrios de género se reflejan también en el mercado laboral y, en última instancia, en los salarios.

Los graduados en ingeniería, por ejemplo, ganan cerca de un 10 % más que otros titulados superiores, mientras que los enseñantes y los graduados en ciencias de la educación cobran un 15 % menos que la media. "Los resultados son aleccionadores. La educación accesible de alta calidad sigue siendo un reto para todos los países del mundo", señaló Gurría.

Por su parte, el comisario de Educación indicó que "mejorar la eficiencia, la calidad y la equidad de la educación es fundamental para impulsar un crecimiento inclusivo y dar a todo el mundo una oportunidad justa de tener éxito". En materia presupuestaria, la OCDE constata que los países buscan cada vez más fuentes alternativas a los fondos públicos para financiar la educación superior.

De media, esos países gastan el 5,2 % de su PIB en las instituciones educativas desde primaria a la enseñanza terciaria, sumando el gasto público y privado. Un tercio de ese desembolso se destina a la enseñanza superior, donde el gasto por estudiante es mayor debido, entre otros motivos, al coste del personal dedicado a la enseñanza.

A nivel de la Ocde, el 30 % del gasto de las universidades se financia con fuentes privadas, un porcentaje que supera al de los niveles de enseñanza inferiores (Además: Con educación se reduce la desigualdad).

Teniendo en cuenta que unas tasas de matriculación altas pueden dificultar que algunos alumnos cursen esos estudios, según el informe en muchos países se establecen diferentes tasas, por ejemplo mayores en los centros privados o menores para los programas de ciclo corto.

En línea con ello, cada vez se ofrecen más becas y ayudas públicas, incluidos los préstamos con condiciones ventajosas, una opción que ha crecido en la última década. Según el informe, entre 2005 y 2014, la tasa de matriculación en educación superior de los jóvenes entre 20 y 24 años creció del 29 % al 33 % de media en los países de la OCDE, una tendencia que se mantendrá en los próximos años.

Por otra parte, el estudio concluye que los inmigrantes tienen menos posibilidades de participar en todos los niveles de educación. En muchos países el porcentaje de adultos que no han completado la educación secundaria es mayor entre las personas de origen inmigrante. El informe arroja, por otra parte, que menos de uno de cada dos estudiantes logra graduarse en los tres años previstos de una licenciatura.

En particular, el 41 % de los estudiantes a tiempo completo que accede a una licenciatura o programa de graduado termina sus estudios en el tiempo teórico del programa, mientras que el 69 % lo hace más tarde. El envejecimiento del profesorado es otra evidencia, según el estudio, que concluye que "el profesorado envejece ya que la profesión no atrae a adultos jóvenes".

De hecho, el porcentaje de profesores de 50 años o más en secundaria creció entre 2005 y 2014 en 16 de los 24 países de la OCDE. Sobre la educación preescolar, el estudio constata un aumento general de la participación entre 2005 y 2014, que ha pasado en el caso de los niños de 3 años del 54 % al 69 % en ese periodo y del 73 % al 85 % en el de los niños de 4 años.

Por último, la OCDE señala que, pese al receso económico en 2008, el gasto por estudiante ha aumentado en todos los niveles de educación en la media de países afectados. Entre 2008 y 2013 el gasto real por estudiante aumentó un 8 % en primaria y la enseñanza postsecundaria no terciaria y un 6 % en la enseñanza superior.

No obstante, reconoce que la crisis financiera tuvo un impacto en los salarios de los profesores, que en muchos países fueron congelados o recortados entre 2009 y 2013 y que ahora han comenzado a subir.

Lea también: Mejorar en educación, la clave para llegar a la Ocde.