Sin empezar la negociación, concertación del salario mínimo se ve compleja

La inflación y la tributaria alterarán la negociación este año. Trabajadores piden aumento de 12%, Anif dice que 6,3% estaría bien. Sería por decreto.

Salario mínimo

Archivo Portafolio

Archivo Portafolio

Economía
POR:
javier acosta
noviembre 14 de 2016 - 12:32 p.m.
2016-11-14

No será fácil el remate del año para el Gobierno Nacional. Tras la victoria del ‘No’ en el plebiscito y un nuevo proceso de renegociación del acuerdo con las Farc, además del espinoso camino que le espera a la reforma tributaria en el Congreso, aún falta en la agenda otro tema caliente e impopular: el ajuste del salario mínimo.

Sin que hayan iniciado las negociaciones formales, el tema ya empezó a calentarse y las posturas están lejanas, tal y como ocurre cada año. Sindicatos como la CUT sacan sus cuentas y consideran que su propuesta buscará un aumento del 12 por ciento.

Creemos que este año la inflación cerrará por encima del 7 por ciento (el mismo porcentaje que subió el salario mínimo este año). Además, según un estudio elaborado por la Universidad de los Andes, la aprobación de la reforma tributaria disparará la inflación entre 3 y 5 puntos por el aumento del IVA. Observando esas consideraciones creemos que el aumento debe estar por encima de los dos dígitos”, señaló Francisco Maltes, miembro de la mesa de negociación de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

En el otro extremo de la balanza está Anif, entidad que ha señalado recientemente que el incremento del salario mínimo para 2017 debería ser de 6,3%, en línea con la inflación proyectada para finales de 2016.

De llegar a fijarse ese porcentaje, el mínimo pasaría de $689.450 mensuales a $732.900, es decir, $43.450 más que este año.

Para Anif el incremento no debería ser superior, teniendo en cuenta aspectos como el deterioro de la competitividad del sector productivo.

La mayor parte de la negociación se centrará, por supuesto, en el impacto de la inflación, factor directamente determinante en las negociaciones del mínimo.

El jueves de la semana pasada, el ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas revisó a la baja la meta inflacionaria que estaba en 6,5 por ciento a 5,8 por ciento para el cierre de este año, lo cual será tenido en cuenta en la mesa tripartita conformada por los trabajadores, el Gobierno y los empresarios.

Iván Daniel Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, ve muy lejanas las posiciones,
razón por la cuál es moderadamente pesimista en que pueda existir un acuerdo este año. El ajuste podría volver a ser determinado por decreto como ha ocurrido en los últimos años.

Desde 1996, año en el que implementó el modelo de concertación a través de una mesa tripartita, tan sólo cinco veces se ha logrado un acuerdo entre todas las partes.

Además, para Jaramillo, el tema de la reforma tributaria que se estudia en el Congreso influirá negativamente en las posibilidades de consenso, ya que a los trabajadores les asusta mucho el aumento del IVA, en la medida que se perdería el poder adquisitivo, por lo cual las propuestas formales que entreguen distarán mucho de la iniciativa de los empresarios.

El director del Observatorio Laboral del Rosario también advierte que la manera como fue fijado el ajuste salarial este año dificultará el consenso para el siguiente.

“El año pasado, el ajuste se decretó sin acuerdo y por debajo de la inflación, con lo cual se violaron abiertamente las leyes constitucionales y legales que regulan el tema, lo que puede dificultar y enrarecer aún más el ambiente de la concertación”, señaló Jaramillo.

Otro factor que entrará a jugar parte de esta negociación será la presencia de la ministra Clara López en la cabeza de la mesa.

Aunque la ministra López ha manifestado que es importante incorporar elementos de diálogo social, se va a encontrar con un escenario difícil por el inconformismo de los sectores.

Jaramillo considera que un aumento menor al 10 por ciento no va a lograr corregir el déficit del poder adquisitivo de los trabajadores y que el camino
, que aún no comienza a andarse, será empinado.

Javier Acosta
@javaco18
Portafolio.co