Otra de las afectaciones del paro camionero: menos cemento llegó a las obras

Los despachos del insumo en junio revelan una caída, que algunos de los directivos de las principales cementeras del país le atribuyen a los bloqueos.

cemento

Los casos más recientes estuvieron por cuenta de los despachos de cemento y la producción de concreto que, según el Dane, reportaron caídas en junio y mayo, respectivamente.

Archivo Portafolio

Economía
POR:
Portafolio
agosto 17 de 2016 - 10:57 p.m.
2016-08-17

La construcción del país, es decir, obras civiles y edificaciones, no ha sido ajena a la desaceleración económica, pero tampoco a la ‘lucha’ que libran varios sectores para mantener las cifras en un estado menos crítico.

Los casos más recientes estuvieron por cuenta de los despachos de cemento y la producción de concreto que, según el Dane, reportaron caídas en junio y mayo, respectivamente. (Lea: ¿Comprar o arrendar vivienda? Vea la opción más conveniente para usted)

De hecho, las cifras de la entidad estadística revelaron una variación de -1,5 por ciento en junio para los primeros, frente al mismo mes del 2015, y de -10,8 por ciento en la producción de concreto en mayo, frente al mismo mes del año pasado.

Este miércoles, precisamente, el Dane revelará el dato del segundo grupo para junio y, seguramente, será negativo, pues fue el mes en el que hubo más afectación.

Pero, ¿qué sucedió en este lapso, si el desempeño se había mantenido estable? Con base en los reportes vigentes, directivos de las principales cementeras del país coincidieron en que se presentó un ‘bache’ en el sexto mes del año, y parte de julio, por efectos del paro camionero, que en algunos casos impactó el transporte de cemento al lugar de las obras. (Lea: Subsidios de vivienda se otorgarán hasta por 20,7 millones de pesos)

Así lo confirmó el presidente de Holcim Colombia, Jaime Hill Tinoco, quien señaló que Boyacá –donde la empresa tiene su operación– fue uno de los departamentos más afectados con la situación, especialmente en julio.

Al indagar los datos del Dane, la distribución a esta región registró una variación de -5,6 por ciento en junio, mientras que en Casanare, con el cual limita, fue de -23,5 por ciento, lo que estaría en línea con lo explicado por el directivo, quien agregó que, específicamente, para Holcim fue de alto impacto económico.

MENOS DESPACHOS

Según Hill, “dejamos de despachar aproximadamente 100.000 toneladas de cemento y nuestros clientes se vieron perjudicados, mientras que otras empresas cementeras lograron enviar el producto desde operaciones en diferentes zonas del país, lo que ha sido desalentador para nuestra casa matriz.

“Por eso, esperamos que no se presenten más paros”, enfatizó.

Este diario también consultó al vicepresidente del canal de distribución de Cemex Colombia, Imanol Orue, quien señaló que la situación “tuvo un efecto de 13 por ciento, aproximadamente, en los despachos diarios de julio, comparados con el mismo mes del 2015”.

Aun así –agregó–, dependiendo de la ubicación de las plantas de cemento, y de acuerdo con el comportamiento de los bloqueos de las carreteras en el país, la industria afrontó la situación.

En términos generales, a futuro Orue no advierte mayores inconvenientes, pero prevé que la industria terminará el año entre el 0 y el -2 por ciento, respecto al 2015.

Para Tomás Restrepo, vicepresidente en Colombia de Cementos Argos, el paro camionero generó una ruptura en la cadena de distribución, afectando los despachos del insumo y, por consiguiente, la producción de concreto. Según el directivo, “esto produjo un efecto en el sector de la construcción, lo que se reflejó en una disminución en el ritmo de ejecución de los proyectos”.

FUE UN CASO AISLADO

A pesar de esta situación especial, Restrepo no evidencia que se esté trazando una tendencia, ya que en el acumulado a junio pasado, los despachos presentaron una variación del 0 por ciento. Incluso, prevé que la industria mejorará en el segundo semestre.

Ayer, precisamente, la compañía reveló, en su balance del primer semestre del año, el comportamiento de la regional Colombia: generó ingresos por 1,3 billones de pesos y alcanzó un ebitda (utilidades antes de impuestos) cercano a los 375.000 millones de pesos.

Sin embargo, los datos de los volúmenes de cemento y concreto despachados son consecuentes con lo expuesto por Restrepo, ya que reportaron, respectivamente, caídas del 15 y 4 por ciento que la compañía le adjudica, en mayor medida, “al paro camionero que afectó al país durante más de cuarenta días”.

En medio del entorno atípico que han enfrentado las compañías, se espera la normalización de la distribución de cemento y de la producción del concreto por la demanda, entre otros, en los proyectos de vivienda del Gobierno y en varias obras de infraestructura.

‘LO QUE VIENE SERÁ MEJOR’

Jaime Hill y Tomás Restrepo, directivos de Holcim y Cementos Argos, respectivamente, prevén que las ejecuciones de las obras por parte de los nuevos gobiernos (alcaldes y gobernadores) revertirán la caída en algunos indicadores del sector constructor. Aunque Hill cree que en el 2016 hay un evidente alto en el camino, para el 2017 el panorama será mejor. Vienen nuevas vías, carreteras, aeropuertos y más proyectos de vivienda, que permiten vislumbrar un entorno positivo en cuanto a suministro de cemento”.

Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios