Perspectivas derivadas de la cuarta revolución industrial

Gracias a los avances y los esfuerzos en dispositivos móviles, conectividad de banda ancha y educación digital, el país está posicionado para tomar ventaja en este campo.

Digital

El futuro ya está aquí, y para un país conectado y emprendedor como Colombia.

Abél Cárdenas / CEET

POR:
Portafolio
octubre 19 de 2017 - 11:06 p.m.
2017-10-19

La cuarta revolución industrial está generando cambios estructurales en nuestros modelos productivos, económicos y sociales. Tenemos muchos motivos para tener una perspectiva positiva sobre estos avances. Todos los días recibimos una avalancha de información, vivimos conectados a nuestros dispositivos y sin darnos cuenta, prestamos más atención a las noticias malas y a las tragedias que a las cosas positivas.

(Lea: Zamba se la juega por casinos y apuestas deportivas ‘online’)

Desde múltiples ángulos, nunca hubo un mejor momento para vivir. ¿No me creé? La expectativa de vida creció más en los últimos 50 años que en los 1000 anteriores, la probabilidad de morir de forma violenta nunca estuvo tan baja; en 1981 cerca de la mitad de la población en los países en desarrollo vivía por debajo de la línea de pobreza, este número se redujo a menos del 13% en 2012 y sigue cayendo.

(Lea: Transformando relaciones)

El crecimiento exponencial de la tecnología generará más cambios en esta revolución que en las tres pasadas. En las revoluciones anteriores tuvieron que pasar decenas de años para que los cambios fuesen percibidos; la revolución actual está borrando la línea entre lo físico y lo digital a una velocidad cada vez mayor.

La creación de sistemas y procesos híbridos está generando disrupciones en las empresas de todos los tamaños, en los gobiernos y hasta en nuestra forma de vivir.

El Foro Económico Mundial en un reciente estudio publicado en la edición 2017 de Davos, estimó que se pueden generar 100 trillones de dólares adicionales para la economía, gracias a la digitalización y a la democratización de la tecnología.

Son seis las tecnologías que comandan esta revolución y que combinan sus crecimientos exponenciales entre sí para acelerarse y potenciarse, al tiempo que aumentan la velocidad a la que está llegando el cambio.

1.La impresión en 3D, por medio de la cual hoy ya se habla de manufactura por demanda, personalización extrema de productos y la fabricación de materiales y estructuras que hasta hace poco eran imposibles.

2.Los avances en Inteligencia Artificial, que además de facilitar nuestras vidas muy pronto complementarán nuestras capacidades mentales y cognitivas.

3.Los vehículos autónomos, que prometen un cambio radical en los procesos logísticos de varias industrias y que alterarán, incluso, el diseño actual de las ciudades pudiendo dedicar más espacio para sitios culturales y de encuentro y menos para el estacionamiento de estos.

4.El big data y la analítica de datos, por medio de los cuales hoy es posible encontrar oportunidades de mejora en procesos de venta, control de gastos y optimización de procesos, mejorando la toma de decisiones a todo nivel.

5.El internet de las cosas, con el que pronto todo lo que veamos estará conectado internet, capturando datos y procesando información para crear un perfil más detallado de todos y de todo.

6.La masificación de los robots (físicos y digitales) que llevará a la automatización no solo de los trabajos de “cuello azul”, sino de cualquier actividad que pueda beneficiarse de ellos.

Todo esto sin contar con los efectos de la realidad aumentada y la realidad virtual, de la computación cuántica, de la nanotecnología e incluso de la edición genética de frutas y vegetales al igual que de organismos vivientes, tendencias que ya vemos despegar y comenzar a masificarse generando nuevas industrias y nuevos negocios.

La Agencia Danés para la Digitalización, una entidad del Ministerio de Industria, Negocios y Asuntos Financieros, encontró la posibilidad de generar cerca de 50 mil millones de dólares en la próxima década para la economía de Dinamarca con la reducción de emisiones de gas carbónico, el aumento de la productividad de los empleados y la mejora de procesos que hoy generan trampas de valor a la industria y a la economía en general.

Colombia, gracias a los avances y a los esfuerzos para llevar dispositivos móviles, conectividad de banda ancha y educación digital a los rincones más apartados de su geografía, está bien posicionada para tomar ventaja de esta revolución digital.

Gran parte de las industrias y de la población que ya está conectada tienen capacidad de explorar nuevos modelos de negocio, desarrollar ecosistemas y penetrar nuevos mercados con productos y servicios innovadores y de alta calidad.

La tecnología está habilitando a los empresarios colombianos para reducir costos e incrementar la satisfacción de sus clientes, al tiempo que preparan su fuerza laboral para los desafíos que les depara el futuro.

Temas como la agricultura de precisión - que incorpora tecnologías con drones, sensores inteligentes, inteligencia artificial y, por qué no, edición genética - tienen un potencial enorme para economías como la colombiana. El incremento de los servicios digitales y de la llamada "economía naranja" le abre la puerta a una nueva actividad económica que pueda exportar servicios de valor agregado y generar empleos de altísima calidad.

El futuro ya está aquí, especialmente para un país conectado y emprendedor como Colombia.

Sin embargo, para sacar el mayor provecho de las oportunidades que ofrece la cuarta transformación industrial, resulta necesario que los dueños de las compañías, los empresarios y los empleados se preparen y se entrenen, entiendan los retos y las oportunidades derivadas de la digitalización de la economía. Deben cuestionar el statu quo y retar a sus equipos a buscar soluciones alternativas e innovadoras que permitan transformar sus empresas antes de que sea demasiado tarde.

Y aquellos encargados de las leyes deben propender por facilitar la innovación y la adopción tecnológica, creando incentivos que le permitan al país pensar en el futuro.

Si fuese posible escoger un año para nacer yo ciertamente escogería el 2017.


Marco Ribas
Presidente Ejecutivo de Accenture Colombia

Siga bajando para encontrar más contenido