El dato del PIB marcaría el futuro de las tasas de interés

Para los expertos, será crucial para que el Emisor defina si es posible realizar un recorte de más de 25 básicos.

Plaza de mercado

Credicorp esperaba que el aumento del IVA impactara en 50 puntos básicos la inflación del 2017.

Archivo portafolio.co

Economía
POR:
Portafolio
agosto 08 de 2017 - 09:31 p.m.
2017-08-08

En julio, el dato de la inflación sorprendió al mercado financiero. El promedio de los analistas esperaba un registro de 0,11% y lo reportado por el Dane fue de -0,05%, lo cual dejó el IPC de 12 meses en una posición más favorable de la que estaba prevista, incluso, por los más optimistas.

(Lea: Cepal proyecta que Colombia crecería 2,1% este año

Sin embargo, el simple hecho de que los precios estén en una postura más cercana a la meta del Banco de la República no implica necesariamente que este ajustará su política monetaria al nuevo escenario.

(Lea: La deuda externa llega a 39,9% del PIB

Los expertos consultados por Portafolio coinciden en que para que el Emisor se sienta con mayor libertad de realizar recortes más significativos en las tasas de interés de intervención, el buen dato registrado en el IPC de julio tendría que verse reflejado en las expectativas a 12 y 24 meses.

(Vea: La economía colombiana cojea más de lo esperado

Para Alejandro Reyes, economista del BBVA, “hay que mirar la otra arista de la posición del Banco de la República, ya tenemos el dato de inflación que fue más positivo de lo que se esperaba, toca ver si el del PIB sale más débil de lo que está previsto, y si eso sucede, eventualmente la junta podría tener más argumentos para realizar un movimiento más agresivo que el de 25 puntos básicos que está previsto para la reunión de agosto”.

Daniel Velandia, director de Investigaciones Económicas de Credicorp Capital Colombia, considera por su parte que “el dato de julio fue mucho mejor de lo que se esperaba y eso se traducirá en una mejora en las expectativas a uno y dos años, no será de la misma magnitud, pero sí es posible que impacte positivamente lo que el mercado prevé en materia de inflación”.

No obstante, no todos los analistas están en la misma línea. Daniel Escobar, director de Investigaciones Económicas de Global Securities, no cree que las expectativas se vean beneficiadas del dato que se obtuvo en el séptimo mes. “Las expectativas ya estaban ancladas entonces es poco probable que estas tengan algún impacto adicional. Sin embargo, la junta del banco irá mirando cuál es su evolución y con base a eso, tomará mes a mes sus decisiones de política monetaria”, indicó.

Velandia por su parte, trabaja con un escenario base en el que a la junta del Emisor solo le resta una reducción de 25 básicos en el 2017, sin embargo, sostiene que “el Banco de la República va a ir evaluando mes tras mes el rebote que tendrá la inflación para así tener mayores herramientas para la toma de decisiones en torno a sus tasas. Hay que recordar que por efecto estadístico, desde agosto la inflación va a tener tendencia ascendente, porque en el 2016 los registros mensuales fueron muy bajos, toca ver que tanto es el rebote para que la junta tome sus decisiones en cuanto a la tasa, en todo caso, en Credicorp manejamos un escenario en el que desde muy temprano el próximo año la inflación va a ser cercana al 3%”.

Incluso, en Credicorp abrieron la puerta a la posibilidad de que el IPC cierre el año dentro del rango del Emisor, “el 3,40% es un dato muy cómodo, y aunque en los próximos meses se volverá a acercar al 4%, es posible que quede dentro del rango meta, no obstante, revisamos nuestra estimación para final del año del 4,3% al 4,1%”.

Escobar por su parte, cree que “a pesar del dato positivo y sorpresivo de julio, lo más probable es que el que se obtenga al final del año sea de 4,3%, principalmente por el repunte que tendrán los precios entre agosto y octubre”, señaló el economista.

Sin importar las previsiones que tengan frente al cierre del año, los analistas coinciden en que la inflación de julio no solo fue sorpresa sino ampliamente inferior a la que estaban esperando, lo cual jugará a favor del Gobierno y la junta del Emisor de cara a poder cumplir sus objetivos tanto de crecimiento como de IPC para este y el próximo año.

El 15 de agosto el Dane entregará los resultados del comportamiento de la economía durante el segundo trimestre, con lo cual la junta del banco central tendrá herramientas adicionales para definir las acciones de política monetaria que tomará durante los siguientes meses. Es de recordar que los expertos y el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, esperan que el periodo que se reportará todavía muestre algunas señales de debilidad, no obstante, sería mejor que el registrado en los primeros tres meses del 2017.